Rajoy elu­de la Gür­tel y re­ta a la opo­si­ción a que pre­sen­te otra mo­ción de cen­su­ra

Re­vi­ve el ca­so La­sa y Za­ba­la, del GAL, pa­ra in­ten­tar des­ca­li­fi­car a la por­ta­voz so­cia­lis­ta

La Voz de Galicia (Lugo) - - España - ENRIQUE CLEMENTE

Ma­riano Rajoy no acu­dió ayer al Con­gre­so a ha­blar del ca­so Gür­tel ni de la su­pues­ta fi­nan­cia­ción irre­gu­lar del PP ni de Luis Bár­ce­nas, que eran el ob­je­to de su com­pa­re­cen­cia so­li­ci­ta­da por la opo­si­ción. De he­cho, ni si­quie­ra pro­nun­ció las pa­la­bras Gür­tel y Bár­ce­nas. El pre­si­den­te del Go­bierno se es­cu­dó en que el país se en­fren­ta a otros re­tos más ur­gen­tes, co­mo la ame­na­za del te­rro­ris­mo yiha­dis­ta, el desafío in­de­pen­den­tis­ta —«un pro­yec­to au­to­crá­ti­co li­de­ra­do por ra­di­ca­les»— o con­so­li­dar la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, pa­ra no abor­dar la cues­tión, ter­mi­nó con el que se re­fi­rió al ob­je­ti­vo de su pre­sen­cia en la Cá­ma­ra. Es más, re­tó a la opo­si­ción a pre­sen­tar otra mo­ción de cen­su­ra pa­ra de­rri­bar­lo, ya que en es­tos mo­men­tos si­gue te­nien­do la con­fian­za del Par­la­men­to.

Pa­ra el pre­si­den­te, su com­pa­re­cen­cia en el pleno ex­tra­or­di­na­rio era so­lo fru­to del «ce­lo in­qui­si­to­rial» de quie­nes tie­nen la ob­se­sión de «juz­gar y con­de­nar» al PP. «Con­tra la co­rrup­ción son más efec­ti­vas las re­for­mas que los re­pro­ches», afir­mó, pre­su­mien­do de los cam­bios le­gis­la­ti­vos que ha he­cho su el Go­bierno en ma­te­ria de lu­cha con­tra la co­rrup­ción.

Ata­ques a la opo­si­ción

Ade­más, adu­jo que ya ha da­do to­das las ex­pli­ca­cio­nes que se le han de­man­da­do, con­cre­ta­men­te me­dian­te 52 in­ter­ven­cio­nes en el Par­la­men­to. Rajoy em­pleó la co­no­ci­da téc­ni­ca de que la me­jor de­fen­sa es un buen ata­que, pa­ra lo que ba­jó al ba­rro y ti­ró de he­me­ro­te­ca, de ven­ti­la­dor y del y tú más pa­ra de­vol­ver la pe­lo­ta al PSOE y Uni­dos Po­de­mos en for­ma de bu­me­rán.

Lo más lla­ma­ti­vo es que Rajoy se cen­tró en ata­car, in­clu­so per­so­nal­men­te, a la por­ta­voz so­cia­lis­ta, Mar­ga­ri­ta Ro­bles, a quien re­cor­dó que ella tam­bién com­pa­re­ció co­mo tes­ti­go en el ca­so La­sa y Za­ba­la, los eta­rras ase­si­na­dos por los GAL que apa­re­cie­ron en­te­rra­dos en cal vi­va. Era una es­tra­te­gia que lle­va­ba pre­pa­ra­da por­que lle­vó es­cri­tas ci­tas de Ro­bles y da­tos so­bre su ges­tión cuan­do era se­cre­ta­ria de Es­ta­do de Se­gu­ri­dad con Fe­li­pe González.

Ro­bles, vi­si­ble­men­te afec­ta­da por un ata­que que no es­pe­ra­ba, le con­tes­tó que, gra­cias a su de­cla­ra­ción, los cul­pa­bles de aquel ca­so fue­ron con­de­na­dos y acu­só al PP de con­ni­ven­cia con los con­de­na­dos por aque­llos crí­me­nes. El pre­si­den­te tam­bién hur­gó en la he­ri­da de que la jue­za sea por­ta­voz del PSOE sin mi­li­tar en el par­ti­do. A Pa­blo Igle­sias, que le pi­dió que le res­pon­die­ra seis pre­gun­tas sin éxi­to, le exi­gió que die­ra ex­pli­ca­cio­nes so­bre la su­pues­ta fi­nan­cia­ción de Ve­ne­zue­la e Irán a Po­de­mos.

Rajoy se apro­ve­chó del for­ma­to del de­ba­te, que le per­mi­tía no te­ner lí­mi­te de tiem­po en sus in­ter­ven­cio­nes y cons­tre­ñía las de los por­ta­vo­ces de los gru­pos a diez mi­nu­tos en su pri­mer ale­ga­to y cin­co en la ré­pli­ca. Es­to hi­zo po­si­ble que no die­ra nin­gún ti­po de ex­pli­ca­cio­nes y que elu­die­ra res­pon­der a las pre­gun­tas de la opo­si­ción, lo que sí ten­drá que hacer en la co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción a la que ten­drá que acu­dir pró­xi­ma­men­te.

Ro­bles re­cla­ma su di­mi­sión.

Ro­bles ase­gu­ró que Rajoy es un «pre­si­den­te ba­jo sos­pe­cha» que es­tá «atrin­che­ra­do en la Mon­cloa» y le exi­gió que di­mi­ta «por dig­ni­dad». «La cre­di­bi­li­dad en la po­lí­ti­ca exi­ge de­cir la ver­dad a los ciu­da­da­nos en te­mas tan gra­ves co­mo la co­rrup­ción», se­ña­ló. De­nun­ció su «ab­so­lu­ta pa­si­vi­dad pa­ra lu­char con­tra la co­rrup­ción en su par­ti­do» y le re­pro­chó que se en­vuel­va «en los gran­des pro­ble­mas que tie­ne Es­pa­ña pa­ra no hacer fren­te a sus omi­sio­nes en lu­cha con­tra la co­rrup­ción».

Seis pre­gun­tas sin res­pues­ta.

El lí­der de Po­de­mos acu­só al pre­si­den­te de men­tir y le ad­vir­tió de que no po­drá es­con­der­se de la co­rrup­ción de su par­ti­do. Pe­ro Igle­sias fue con­cre­to al plan­tear­le seis pre­gun­tas, que re­pi­tió en su ré­pli­ca y que Rajoy elu­dió. Ade­más, le ad­vir­tió de que su gru­po va a se­guir tra­ba­jan­do pa­ra echar­lo de la Mon­cloa.

Mi­tin en fa­vor de la se­ce­sión.

El por­ta­voz de ERC, Joan Tar­dá, uti­li­zó su tiem­po pa­ra de­fen­der la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña, que jus­ti­fi­có tam­bién por­que se­rá, se­gún su in­ter­pre­ta­ción, una for­ma de de­cir adiós a la co­rrup­ción. An­te las pro­tes­tas de la ban­ca­da po­pu­lar, que le re­cor­da­ba que su par­ti­do es­tá go­ber­nan­do con la an­ti­gua Con­ver­gèn­cia, su­mi­da en el ca­so de las co­mi­sio­nes de 3 %, res­pon­dió: «¿Qué se creen? ¿Que so­mos im­bé­ci­les?». El por­ta­voz del Gru­po Po­pu­lar, Ra­fael Her­nan­do, tam­bién se lo echó en ca­ra. Car­les Cam­pu­zano (PDeCAT) acu­só a Rajoy de «tan­cre­dis­mo», no so­lo con la co­rrup­ción, sino tam­bién en la cues­tión ca­ta­la­na. Ai­tor Es­te­ban (PNV) le pi­dió que «no es­con­da la ca­be­za» en el ca­so Gür­tel y re­co­no­ció que ha ha­bla­do mu­chas ve­ces so­bre el te­ma pe­ro «con­tes­tar, con­tes­tar, no lo ha he­cho».

«Es us­ted un pre­si­den­te ba­jo sos­pe­cha, di­mi­ta por dig­ni­dad» Mar­ga­ri­ta Ro­bles Por­ta­voz so­cia­lis­ta «Si hay un par­ti­do que se ha fi­nan­cia­do con di­ne­ro de Ve­ne­zue­la e Irán, a mí me im­por­ta» Ma­riano Rajoy Pre­si­den­te del Go­bierno «La co­rrup­ción es un pro­ble­ma de pri­mer or­den del que us­ted no se va a po­der es­con­der» Pa­blo Igle­sias Por­ta­voz de Uni­dos Po­de­mos «Si a los me­jor no ha di­cho la ver­dad en los tri­bu­na­les ni la di­ce en la co­mi­sión, ¿la va a de­cir en un mi­tin?» Al­bert Ri­ve­ra Por­ta­voz de Ciu­da­da­nos

BE­NI­TO ORDÓÑEZ

Rajoy acu­só a PSOE y Po­de­mos de obli­gar­lo a com­pa­re­cer por un «ce­lo in­qui­si­to­rial».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.