Co­rea del Nor­te po­ne a prue­ba a EE.UU.

Pro­me­te lan­zar más mi­si­les so­bre el Pa­cí­fi­co a pe­sar de la con­de­na in­ter­na­cio­nal

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - SA­RA R. ESTELLA PEKÍN / E.LA VOZ

Re­pi­tien­do las imá­ge­nes de un lan­za­mien­to de mi­sil gra­ba­do des­de to­dos sus án­gu­los, la pro­pa­gan­da nor­co­rea­na alar­dea­ba de su úl­ti­mo éxi­to. La te­le­vi­sión ofi­cial, que emi­te en pan­ta­llas gi­gan­tes en va­rios pun­tos de Piong­yang, con­cre­tó que el mi­sil que pro­ba­ron el mar­tes era un Hwa­song-12, ca­paz de trans­por­tar ca­be­zas nu­clea­res y de gol­pear ob­je­ti­vos a más de 5.000 ki­ló­me­tros. Un alar­de de fuer­za acom­pa­ña­do de una nue­va ame­na­za di­rec­ta con­tra Es­ta­dos Uni­dos: Guam si­gue es­tan­do en el pun­to de mi­ra.

Su úl­ti­mo en­sa­yo ba­lís­ti­co es «el pri­mer pa­so de una ope­ra­ción mi­li­tar en el Pa­cí­fi­co y un im­por­tan­te pre­lu­dio pa­ra man­te­ner a ra­ya a Guam», di­jo Kim Jong-un se­gún in­for­mó la agen­cia ofi­cial KCNA. Va­rias fo­tos con­fir­man que el dic­ta­dor pre­sen­ció el lan­za­mien­to que, por pri­me­ra vez, se reali­zó cer­ca de Piong­yang, en un mo­vi­mien­to del ré­gi­men pa­ra bus­car nue­vas áreas de dis­pa­ro y es­qui­var así la vi­gi­lan­cia in­ter­na­cio­nal.

Aun­que es­te úl­ti­mo pro­yec­til no se lan­zó en di­rec­ción a Guam, Co­rea del Nor­te ase­gu­ra que sir­ve pa­ra de­mos­trar su ca­pa­ci­dad de «gue­rra real» en el Pa­cí­fi­co. Una ame­na­za que re­nue­va la que el ré­gi­men nor­co­reano lan­zó con­tra ese en­cla­ve es­tra­té­gi­co, que aco­ge va­rias ba­ses nor­te­ame­ri­ca­nas, ha­ce ape­nas tres se­ma­nas. En­ton­ces in­clu­so se de­ta­lló un plan de ata­que con cua­tro mi­si­les ca­yen­do cer­ca de sus aguas, pro­yec­ti­les del exac­ta­men­te igua­les al que so­bre­vo­ló Ja­pón el mar­tes.

El tuit de Trump

La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal en blo­que ha condenado es­te en­sa­yo. A tra­vés de Twit­ter, Do­nald Trump afir­mó que el diá­lo­go «no es la res­pues­ta» an­te unas ame­na­zas ca­da vez más pro­vo­ca­do­ras. «Es­ta­dos Uni­dos ha es­ta­do ha­blan­do con Co­rea del Nor­te, y pa­gán­do­le ex­tor­sio­nes du­ran­te 25 años. ¡Ha­blar no es la res­pues- ta!», es­cri­bió en su per­fil. Ho­ras an­tes, el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad, ha­bía condenado el lan­za­mien­to pe­ro no de­ci­dió si im­pon­drá nue­vas san­cio­nes a Piong­yang.

Chi­na, so­por­te eco­nó­mi­co del ré­gi­men de Kim Jong-un, ve co­mo la pre­sión au­men­ta pa­ra exi­gir­le que ac­túe con­tra Piong­yang. El mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, Wang Yi, re­co­no­ció que su ve­cino «vio­ló las re­so­lu­cio­nes de las Na­cio­nes Uni­das» y ase­gu­ró que «da­rá la res­pues­ta ne­ce­sa­ria al re­cien­te lan­za­mien­to del mi­sil». Wang ins­tó a retomar las ne­go­cia­cio­nes a seis ban­das y reite­ró la po­si­ción de Chi­na de que «las san­cio­nes son in­su­fi­cien­tes» pa­ra fre­nar la am­bi­ción mi­li­tar nor­co­rea­na. Más ro­tun­dos se mos­tra­ron los lí­de­res de Ja­pón y Co­rea del Sur, Shin­zo Abe y Moon Jae-in, que acor­da­ron in­cre­men­tar la pre­sión so­bre Piong­yang «has­ta un ni­vel ex­tre­mo» e im­po­ner­le nue­vas san­cio­nes.

KCNA EFE

La agen­cia ofi­cial nor­co­rea­na di­fun­dió ayer el lan­za­mien­to del mi­sil Hwa­song-12 que el mar­tes so­bre­vo­ló te­rri­to­rio ha­bi­ta­do de Ja­pón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.