EE.UU. se en­fren­ta al desas­tre na­tu­ral más cos­to­so de su his­to­ria

Crí­ti­cas a Trump por no re­unir­se con las víc­ti­mas y por los re­cor­tes a las agen­cias de emer­gen­cia

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - ADRIANA REY

Los de­be­res ofi­cia­les del pre­si­den­te de EE.UU. es­tán es­pe­ci­fi­ca­dos en el ar­tícu­lo 2 de la Cons­ti­tu­ción que, sin em­bar­go, no men­cio­na cier­tas obli­ga­cio­nes por las que se es­cru­ta al mi­lí­me­tro al co­man­dan­te en je­fe. Una de ellas es el con­sue­lo que, en nom­bre de la na­ción, de­be brin­dar a los es­ta­dou­ni­den­ses víc­ti­mas, por ejem­plo, de una ca­tás­tro­fe na­tu­ral. Ocu­rrió con Ba­rak Oba­ma cuan­do el hu­ra­cán Sandy (2012). El en­ton­ces pre­si­den­te pro­ta­go­ni­zó de­ce­nas de imá­ge­nes jun­to a los damnificados, imá­ge­nes que en el ca­so de Do­nald Trump bri­llan por su au­sen­cia.

En su via­je a Te­xas, el neo­yor­quino no co­no­ció ni a una so­la víc­ti­ma, ni tam­po­co pi­só nin­gu­na de las ca­lles inun­da­das. Pe­se a que sus ase­so­res vie­ron en Har­vey una opor­tu­ni­dad pa­ra mos­trar su li­de­raz­go, Trump pre­fi­rió ce­ñir­se a un guion más pro­pio de un mi­tin de cam­pa­ña. Su com­por­ta­mien­to fue cri­ti­ca­do por el pre­si­den­te del Par­ti­do Re­pu­bli­cano en Te­xas, Ja­mes Dic­key, quien re­co­no­ció que el mag­na­te no po­día per­mi­tir­se re­pe­tir los erro­res de Geor­ge W. Bush con el hu­ra­cán Ka­tri­na (2005).

A pe­sar de que Trump ha pro­me­ti­do fa­ci­li­tar to­da la ayu­da ne­ce­sa­ria pa­ra la re­cons­truc­ción de las áreas afec­ta­das, lo cier­to es que su dis­cur­so cho­ca con sus re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios. Las cuen­tas de la Ca­sa Blan­ca re­du­cen la fi­nan­cia­ción a to­das aque­llas agen­cias que aho­ra el pre­si­den­te ala­ba por su ges­tión de Har­vey y que se en­car­gan de las emer­gen­cias, la re­cons­truc­ción de las ciu­da­des azo­ta­das por fe­nó­me­nos na­tu­ra­les, así co­mo aque­llas que in­ves­ti­gan có­mo pre­de­cir an­tes las tor­men­tas y así aler­tar con tiem­po a los ciu­da­da­nos. Ade­más, ha­ce tan so­lo dos se­ma­nas el pre­si­den­te re­vo­có la re­gu­la­ción que obli­ga­ba a las nue­vas infraestructuras a es­tar me­jor pre­pa­ra­das en ca­so de ca­tás­tro­fe.

Re­cor­tes, a de­ba­te

No es­tá cla­ro si los re­cor­tes so­bre­vi­vi­rán a las vo­ta­cio­nes en el Ca­pi­to­lio. De mo­men­to, los lí­de­res del Con­gre­so y el pre­si­den­te se re­uni­rán el pró­xi­mo miér­co­les pa­ra co­men­zar las con­ver­sa­cio­nes en torno a la ayu­da que se en­via­rá a Te­xas. Se­gún las es­ti­ma­cio­nes de Ac­cuWeat­her, Har­vey lle­va ca­mino de ser el desas­tre na­tu­ral más cos­to­so de la his­to­ria de EE.UU.: 160.000 mi­llo­nes de dó­la­res, una ci­fra si­mi­lar al «efec­to com­bi­na­do» del Ka­tri­na y Sandy, cu­yas fac­tu­ras aún pro­vo­can dispu­tas. Es el ca­so del go­ber­na­dor de Nue­va Jer­sey, Ch­ris Ch­ris­tie, que lla­mó «hi­pó­cri­ta» al se­na­dor Ted Cruz, por pe­dir ayu­da pa­ra Te­xas cuan­do en el 2012 vo­tó en con­tra de un es­fuer­zo si­mi­lar cuan­do el Sandy. «Un 30 % de la ayu­da so­li­ci­ta­da no te­nía na­da que ver con Sandy», jus­ti­fi­có Cruz tras de­cir que Ch­ris­tie es­ta­ba de­ses­pe­ra­do por sa­lir en te­le­vi­sión.

Pe­se a ha­ber­se con­ver­ti­do en tor­men­ta tro­pi­cal, Har­vey con­ti­nuó des­car­gan­do ayer vien­to y llu­via so­bre el sur de Lui­sia­na, mien­tras da­ba al­go de tre­gua a Te­xas, don­de ciu­da­des co­mo Hous­ton si­guen com­ple­ta­men­te anega­das. Se­gún el úl­ti­mo ba­lan­ce, ya son 31 los fa­lle­ci­dos, en­tre ellos seis miem­bros de una mis­ma fa­mi­lia his­pa­na en­con­tra­dos ayer den­tro de una fur­go­ne­ta inun­da­da. Has­ta el mo­men­to, 8.500 per­so­nas han si­do res­ca­ta­das y cer­ca de 30.000 se re­par­ten en más de 230 re­fu­gios ha­bi­li­ta­dos des­pués de que más del 30 % de Ha­rris County (un te­rri­to­rio co­mo la ciu­dad de Nue­va York y Chica­go jun­tas) es­té ba­jo el agua. Con­si­de­ran­do la mag­ni­tud de la ca­tás­tro­fe, 14.000 guar­dias se han su­ma­do a las la­bo­res de emer­gen­cia y se es­pe­ra la lle­ga­da de otros 10.000 pro­ce­den­tes de otros es­ta­dos. Ade­más, el Departamento de De­fen­sa ha pro­por­cio­na­do 200 em­bar­ca­cio­nes, 600 vehícu­los y 100 he­li­cóp­te­ros.

M. RALSTON AFP

En­tre los 31 muer­tos, hay seis miem­bros de una fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.