El rey y la po­li­cía, los gran­des fa­vo­ri­tos de un pú­bli­co en­tre­ga­do

Aba­rro­te his­tó­ri­co en el Pa­seo de la Cas­te­lla­na en un des­fi­le mar­ca­do por la crisis en Ca­ta­lu­ña

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - FRAN BALADO MA­DRID / LA VOZ

«Yo soy es­pa­ñol, es­pa­ñol, es­pa­ñol». Re­tum­ba la lí­nea 10 del me­tro de Ma­drid con el cán­ti­co que se po­pu­la­ri­zó du­ran­te el Eu­ro­peo de fút­bol del 2008, el del gol de To­rres. To­da­vía fal­ta una ho­ra pa­ra que co­mien­ce el des­fi­le del Día de la Fies­ta Na­cio­nal y los via­je­ros en los va­go­nes pa­re­cen sar­di­nas den­tro de sus la­tas. An­to­nio es­tu­dia con su mu­jer la con­ve­nien­cia de ba­jar­se en la pa­ra­da de Nue­vos Mi­nis­te­rios o en la de Cuz­co, ya que la del Ber­na­béu, la me­jor si­tua­da pa­ra pre­sen­ciar el pa­so de las tro­pas, en don­de se en­cuen­tran los pal­cos de las au­to­ri­da­des, per­ma­ne­ce­rá ce­rra­da du­ran­te to­da la ma­ña­na por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad, y los con­vo­yes pa­sa­rán de lar­go. Cual­quie­ra es­ta­rá aba­rro­ta­da.

Las pre­vi­sio­nes de asis­ten­cia eran tan ele­va­das que obli­ga­ron a la or­ga­ni­za­ción a tras­la­dar el des­fi­le has­ta el Pa­seo de la Cas­te­lla­na, pa­ra po­der aco­mo­dar al pú­bli­co a lo lar­go de es­ta ki­lo­mé­tri­ca ave­ni­da. ¿El mo­ti­vo? «El año pa­sa­do llo­vió a cán­ta­ros», re­cuer­da una se­ño­ra a la que le aca­ban de ce­der un asien­to y que pre­su­me de no ha­ber fa­lla­do a nin­gu­na de las úl­ti­mas edi­cio­nes. «Pe­ro la úni­ca ra­zón es que he­mos des­per­ta­do», apun­ta. An­to­nio asien­te con la ca­be­za y evi­den­cia que a na­die se le es­ca­pa lo que es­tá su­ce­dien­do en Ca­ta­lu­ña. «El rey ha he­cho mu­cho. Ha si­do el que ha cam­bia­do las co­sas», di­ce. Fi­nal­men­te se ba­ja­rán en la pa­ra­da de Nue­vos Mi­nis­te­rios, don­de la ma­yo­ría. Una ma­rea hu­ma­na ro­ja y ama­ri­lla avan­za con len­ti­tud bus­can­do la sa­li­da al ex­te­rior. Fue­ra, en la ca­lle, se agol­pan va­rios ven­de­do­res am­bu­lan­tes que bus­can sa­car pro­ve­cho del fer­vor na­cio­nal pa­ra ga­nar unos du­ros: ban­de­ras, ban­de­ri­nes y ban­de­ro­las de Es­pa­ña, bu­fan­das, go­rras, lla­ve­ros… Una ma­dre co­lom­bia­na aca­ba de com­prar dos de las pe­que­ñas pa­ra sus hi­jos, na­ci­dos aquí ha­ce sie­te y nue­ve años. Ya las on­dean or­gu­llo­sos.

Pa­re­ce que en los úl­ti­mos días mu­chos han de­ja­do atrás el mie­do a aga­rrar con fuer­za es­te tro­zo de te­la bi­co­lor sin la ne­ce­si­dad de ce­le­brar un Mun­dial, ha­cien­do bue­na la teo­ría de que el desafío se­ce­sio­nis­ta ha lo­gra­do cohe­sio­nar a la po­bla­ción del país al­re­de­dor de una ban­de­ra. La cues­tión in­de­pen­den­tis­ta es­tá muy pre­sen­te. En­tre las mu­chas en­se­ñas na­cio­na­les que cuel­gan de los bal­co­nes de es­ta cén­tri­ca zo­na de la ca­pi­tal, des­ta­can al­gu­nas pan­car­tas con men­sa­jes re­pe­ti­dos du­ran­te las úl­ti­mas se­ma­nas, co­mo «No es­táis so­los», di­ri­gi­do a los cuer­pos y fuer­zas de se­gu­ri­dad del Es­ta­do, «Ca­ta­lu­ña es Es­pa­ña» o in­clu­so el tam­bién ya cé­le­bre «Puig­de­mont, a pri­sión».

Sal­vas de ca­ñón

De re­pen­te atrue­nan en el cie­lo de Ma­drid las sal­vas de ca­ñón que con las que da co­mien­zo la ce­re­mo­nia. Los gri­tos de «¡Vi­va Es­pa­ña!» y «¡Vi­va el Rey!» se re­pi­ten cons­tan­te­men­te. Por ahí vie­ne la Pa­tru­lla Águi­la, ahí en­tra el gru­po de Re­gu­la­res de Me­li­lla, con su uni­for­me de ga­la, que re­cuer­da al de la Guar­dia Mo­ra; los es­pe­cia­lis­tas de mon­ta­ña, con los es­quís a la es­pal­da; y la Le­gión, con su ca­bra, por su­pues­to. Pe­ro es­te año la gran no­ve­dad es la po­li­cía, in­vi­ta­da por De­fen­sa.

El tra­mo fi­nal que­da em­pa­ña­do con una no­ti­cia de úl­ti­ma ho­ra: una de las na­ves que par­ti­ci­pó en el espectáculo aé­reo se ha es­tre­lla­do en Al­ba­ce­te. Se con­fir­ma la muer­te del ca­pi­tán Ay­bar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.