En Ga­li­cia hay vi­vien­do de al­qui­ler 30.000 fa­mi­lias más que an­tes de la cri­sis

Una cuar­ta par­te de los ho­ga­res destinan más de un 30 % de sus in­gre­sos a pa­gar la ren­ta

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - G. LE­MOS REDACCIÓN / LA VOZ

No quie­ren ha­blar de bur­bu­ja, por­que aún pa­de­cen las con­se­cuen­cias de la úl­ti­ma, pe­ro las em­pre­sas in­mo­bi­lia­rias no es­con­den la preo­cu­pa­ción por el cre­ci­mien­to des­con­tro­la­do del mer­ca­do del al­qui­ler en Ga­li­cia, que ha re­du­ci­do la ofer­ta de vi­vien­das a mí­ni­mos his­tó­ri­cos (el

stock de in­mue­bles dis­po­ni­bles ha caí­do un 40 % en el úl­ti­mo año) y ha dis­pa­ra­do los pre­cios. En­con­trar ca­sa en al­gu­nas ciu­da­des de la co­mu­ni­dad es una mi­sión ca­si im­po­si­ble, ap­ta pa­ra muy po­cos bol­si­llos.

Y es que la de­man­da se ha dis­pa­ra­do en los úl­ti­mos años. En el 2007, jus­to an­tes del es­ta­lli­do de la cri­sis, en Ga­li­cia eran po­co más de 106.000 las fa­mi­lias que vi­vían de al­qui­ler. A fi­na­les del 2016, úl­ti­mo dato dis­po­ni­ble, la ci­fra se ha­bía in­cre­men­ta­do has­ta las 136.000, un 28 % más en so­lo nue­ve años, se­gún la encuesta es­truc­tu­ral a los ho­ga­res que pu­bli­ca el Ins­ti­tu­to Ga­le­go de Es­ta­tís­ti­ca.

Cla­ro que, co­mo ad­vier­ten des­de el sec­tor, el cre­ci­mien­to no se ha re­par­ti­do de for­ma ho­mo­gé­nea en la co­mu­ni­dad, don­de el por­cen­ta­je de vi­vien­das arren­da­das so­bre el to­tal ape­nas al­can­za el 13 %. Mien­tras en los mu­ni­ci­pios de me­nos de 20.000 ha­bi­tan­tes el mer­ca­do es­tá to­tal­men­te plano, hay pi­sos dis­po­ni­bles y los pre­cios si­guen es­ta­bles, en los ayun­ta­mien­tos más po­bla­dos la si­tua­ción es bien di­fe­ren- te. En los con­ce­llos in­ter­me­dios, de en­tre 20.000 y 50.000 ve­ci­nos, ca­be­ce­ras de co­mar­ca o cin­tu­ro­nes me­tro­po­li­ta­nos de las gran­des ur­bes, la de­man­da de al­qui­le­res es­tá dis­pa­ra­da, ya que en so­lo nue­ve años se ha du­pli­ca­do el por­cen­ta­je de fa­mi­lias que vi­ven en un in­mue­ble que no es de su pro­pie­dad (del 7,8 % ha pa­sa­do ya a más de un 14 %). En las ciu­da­des, aun­que la evo­lu­ción no es tan es­pec­ta­cu­lar en tér­mi­nos re­la­ti­vos, hay una subida ma­yor en nú­me­ros ab­so­lu­tos, con 16.500 nue­vas fa­mi­lias que han op­ta­do por el al­qui­ler des­de el ini­cio de la cri­sis. En las sie­te gran­des ciu­da­des, dos de ca­da diez ho­ga­res vi­ven en ré­gi­men de arren­da­mien­to.

El mer­ca­do se reor­de­na

En ese cam­bio so­cial in­flu­yen mu­chos fac­to­res. Cier­to que la men­ta­li­dad ha cam­bia­do, y que pa­ra mu­chas fa­mi­lias al­qui­lar ya no equi­va­le a ti­rar el di­ne­ro, pe­ro no lo es me­nos que pa­ra otros no hay otra op­ción. Aun­que el gri­fo del cré­di­to se ha reabier­to, las hi­po­te­cas de aho­ra no son las de ha­ce diez años. Si an­tes los ban­cos no te­nían pro­ble­mas pa­ra cu­brir el 100 % del cos­te del pi­so, in­clu­so al­go más pa­ra mue­bles o al­gún ca­pri­cho a ma­yo­res, aho­ra la ba­rre­ra del 80 % no se tras­pa­sa. Pa­ra po­der com­prar un pi­so, es ne­ce­sa­rio te­ner aho­rra­do el otro 20 % y lo ne­ce­sa­rio pa­ra abo­nar los im­pues­tos co­rres­pon­dien­tes. «Pa­ra un pi­so de 150.000 eu­ros, hay que dis­po­ner de unos 50.000», di­ce Be­ni­to Igle­sias, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Ga­le­ga de Em­pre­sas In­mo­bi­lia­rias, que cons­ta­ta que el seg­men­to de po­bla­ción que tra­di­cio­nal­men­te más ti­ra­ba de la ven­ta de vi­vien­das, el de los me­no­res de 35 años, no dis­po­ne de esas ta­sas de aho­rro y ha que­da­do re­le­ga­do a la fuer­za al mer­ca­do de al­qui­ler, que sí ofre­ce gran­des ren­ta­bi­li­da­des pa­ra los in­ver­so­res que pue­den afron­tar la com­pra de una vi­vien­da con re­cur­sos pro­pios.

Un es­fuer­zo ca­da vez ma­yor

Y esa pre­sión ca­da vez ma­yor de la de­man­da ha ele­va­do los pre­cios, es­pe­cial­men­te en las áreas ur­ba­nas. Se­gún el IGE, el gas­to me­dio en al­qui­ler se ha in­cre­men­ta­do un 5 % res­pec­to al año 2007, pa­san­do de los 288 eu­ros de en­ton­ces a los 303 de aho­ra. Cla­ro que esas cifras es­tán muy ma­ti­za­das por los arren­da­mien­tos en zo­nas ru­ra­les. En las ciu­da­des, los pre­cios son mu­cho ma­yo­res y los in­cre­men­tos, más abul­ta­dos.

De he­cho, ese en­ca­re­ci­mien­to del mer­ca­do ha he­cho que las fa­mi­lias ca­da vez ten­gan que de­di­car un por­cen­ta­je ma­yor de sus in­gre­sos al pa­go del al­qui­ler. En la ma­yo­ría de los ca­sos (36 %), la ren­ta del pi­so se lle­va en­tre un 10 y un 20 % del di­ne­ro que en­tra to­dos los me­ses en ca­sa, pe­ro en uno de ca­da cua­tro ho­ga­res ga­lle­gos que vi­ven de al­qui­ler la ci­fra su­pe­ra ya el 30 %. De he­cho, hay 9.000 fa­mi­lias que destinan más de la mi­tad de su sa­la­rio al pa­go de la vi­vien­da.

El por­cen­ta­je de ho­ga­res arren­da­dos se du­pli­ca en los mu­ni­ci­pios de más de 20.000 ha­bi­tan­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.