Un ra­dar de len­ti­tud en Opor­to «mul­ta» en los atas­cos con abo­nos pa­ra ir en tren

Com­boios, la Ren­fe por­tu­gue­sa, in­ten­ta ga­nar clien­tes en­tre los que su­fren la con­ges­tión del trá­fi­co en ho­ras pun­ta

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - PA­BLO GON­ZÁ­LEZ

Los usua­rios del au­to­mó­vil pri­va­do son rea­cios a aban­do­nar­lo, aun­que su­fran a dia­rio los atas­cos y sus enor­mes pér­di­das de tiem­po. Com­boios de Por­tu­gal, la ope­ra­do­ra fe­rro­via­ria, ha ini­cia­do en Opor­to una cam­pa­ña de már­ke­ting di­rec­to pa­ra in­ten­tar cap­tar a es­tos con­duc­to­res con el ob­je­ti­vo de que uti­li­cen el tren me­tro­po­li­tano y evi­tar así el des­gas­te dia­rio de las co­las. La es­tre­lla de es­ta cam­pa­ña es un ra­dar que mi­de la ve­lo­ci­dad de los co­ches bau­ti­za­do co­mo ra­dar de len­ti­dão (len­ti­tud). «Se tra­ta del pri­mer equi­pa­mien­to de ra­dar que no ca­za al que co­me­te un ex­ce­so de ve­lo­ci­dad, sino al que es­tá pa­ra­do sin ne­ce­si­dad», ase­gu­ra con cier­ta iro­nía Com­boios en el co­mu­ni­ca­do en el que anun­cia­ba una me­di­da que ya fue pro­ba­da con éxi­to en Lis­boa, tam­bién con una im­por­tan­te red fe­rro­via­ria me­tro­po­li­ta­na.

En es­te ca­so la mul­ta tie­ne pre­mio y no cas­ti­go. Unos jó­ve­nes con­tra­ta­dos por la em­pre­sa fe­rro­via­ria se acer­can a los vehícu­los pa­ra­dos e im­po­nen a los con­duc­to­res unas san­cio­nes muy par­ti­cu­la­res. En ellas apa­re­ce la ma­trí­cu­la del vehícu­lo, la ri­dí­cu­la ve­lo­ci­dad a la que cir­cu­la­ba a su pa­so por el ra­dar, y un tex­to en el que se le ex­pli­ca que en una web po­drá in­ter­cam­biar esa mul­ta por un abono men­sual en los tre­nes me­tro­po­li­ta­nos. En esa pá­gi­na, la iro­nía se man­tie­ne: «Si ha en­tra­do en es­te si­te es por­que ha si­do ca­za­do en un ex­ce­so de len­ti­tud, cuan­do que­dó atra­pa­do de ca­mino al tra­ba­jo, a la es­cue­la, a la uni­ver­si­dad o sim­ple­men­te al sa­lir a pa­sear».

Des­pués ex­pli­can que se pue­de in­ter­cam­biar la san­ción por un bono men­sual «pa­ra ex­pe­ri­men­tar las ven­ta­jas de lle­gar de for­ma más rá­pi­da y eco­nó­mi­ca a su des­tino». Eso sí, ca­da cam­pa­ña tie­ne un lí­mi­te pa­ra unos tres mil nue­vos clien­tes, re­par­ti­dos a par­tes igua­les en­tre las tres ciu­da­des por­tu­gue­sas que cuen­tan con tren me­tro­po­li­tano o de cer­ca­nías: Lis­boa, Opor­to y Coím­bra. Aun­que se tra­ta de una cam­pa­ña que pue­de re­to­mar­se pe­rió­di­ca­men­te y tam­bién se pue­de uti­li­zar pa­ra ac­ce­der a los abo­nos de los tre­nes re­gio­na­les o de me­dia dis­tan­cia. Al com­prar el pri­mer abono men­sual se ofre­ce el del mes si­guien­te gra­tis. Es de­cir, se obli­ga al po­ten­cial clien­te a ha­cer una pri­me­ra com­pra y lue­go se le ob­se­quia con otra men­sua­li­dad gra­tui­ta.

La cam­pa­ña se rea­li­za en zo­nas con al­ta con­cen­tra­ción de trá­fi­co. En el ca­so de Opor­to, en la in­ter­sec­ción de las ca­lles de As Fon­tain­has con la de O In­fan­te. Des­de Com­boios de Por­tu­gal ase­gu­ran que su cam­pa­ña «se cen­tra en la ca­li­dad de vi­da que se ga­na cuan­do se cambia el vehícu­lo pri­va­do por el tren en los des­pla­za­mien­tos co­ti­dia­nos en las prin­ci­pa­les ciu­da­des». El tiem­po en el co­che, di­cen, es un tiem­po per­di­do. En el tren se pue­de leer o in­clu­so tra­ba­jar.

En cual­quier ca­so, se tra­ta de una cam­pa­ña im­po­si­ble de rea­li­zar en Ga­li­cia, don­de no exis­ten re­des de cer­ca­nías que co­nec­ten las áreas me­tro­po­li­ta­nas con el centro de las ciu­da­des.

GLO­BAL IMAGENS

En la ima­gen su­pe­rior, el ra­dar que mi­de la len­ti­tud del trá­fi­co en una de las zo­nas más con­ges­tio­na­das de Opor­to. Cuan­do el se­má­fo­ro se po­ne en ro­jo, los em­plea­dos de Com­boios en­tre­gan a los con­duc­to­res una «mul­ta» can­jea­ble por un abono men­sual del tren.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.