Tre­nes con re­tra­so

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - AL­FRE­DO VA­RA

No tie­ne suer­te Ga­li­cia con el tren. Des­pués de pa­sar lar­gas dé­ca­das con una co­ne­xión con Madrid pro­pia del si­glo XIX, cuan­do por fin se aco­me­ten las obras de un fe­rro­ca­rril de al­ta ve­lo­ci­dad, los su­ce­si­vos re­tra­sos van di­la­tan­do el fi­nal, aun­que los tramos ya en fun­cio­na­mien­to, co­mo el que une A Co­ru­ña con Santiago y Ou­ren­se, han de­mos­tra­do el acier­to de la ini­cia­ti­va mul­ti­pli­can­do el nú­me­ro de via­je­ros.

Tam­bién han vis­to au­men­tar de for­ma muy con­si­de­ra­ble las cifras de usua­rios las uni­da­des rá­pi­das que re­co­rren el eje atlán­ti­co y unen las dos prin­ci­pa­les ur­bes ga­lle­gas en me­nos de ho­ra y me­dia. Pe­ro el éxi­to no pa­re­ce ha­ber si­do ar­gu­men­to su­fi­cien­te ni pa­ra evi­tar que, en oca­sio­nes, nu­me­ro­sas per­so­nas ten­gan que via­jar de pie —con el ries­go que su­po­ne a las ve­lo­ci­da­des que al­can­zan esos tre­nes—, ni pa­ra com­ple­tar el eje por sus dos ex­tre­mos. En­tre A Co­ru­ña y Fe­rrol es tan len­to que ape­nas sir­ve pa­ra otra co­sa que pa­ra con­tem­plar her­mo­sos pai­sa­jes. Y tam­po­co hay al­ter­na­ti­vas a la al­tu­ra del si­glo XXI pa­ra unir Ga­li­cia con el pu­jan­te nor­te por­tu­gués y se­llar de una vez tam­bién con la co­ne­xión fe­rro­via­ria la vía de la coope­ra­ción en­tre ve­ci­nos tan pró­xi­mos pe­ro que han per­ma­ne­ci­do tan ale­ja­dos du­ran­te tan­to tiem­po.

Se pla­ni­fi­can lí­neas de al­ta ve­lo­ci­dad fe­rro­via­ria, pe­ro no se co­nec­tan con los ae­ro­puer­tos.

Se pla­ni­fi­can puer­tos ex­te­rio­res en Fe­rrol y A Co­ru­ña, pe­ro no se con­tem­pla en pa­ra­le­lo la co­ne­xión por tren. En es­ta úl­ti­ma ciu­dad lan­gui­de­ce una ter­mi­nal por­tua­ria, a la que ape­nas lle­gan con­vo­yes. De es­ta for­ma, la ca­rre­te­ra si­gue sien­do ca­si la úni­ca al­ter­na­ti­va pa­ra las mer­can­cías que sa­len de nues­tros puer­tos, con la mer­ma de com­pe­ti­ti­vi­dad que su­po­ne, y en un país que tie­ne que im­por­tar el com­bus­ti­ble pa­ra sus ca­mio­nes.

Y pa­ra col­mo, el aban­dono en al­gu­nas lí­neas de via­je­ros es tal que hay tre­nes que tan si­quie­ra lle­van ins­pec­to­res que atien­dan a los es­ca­sos via­je­ros y com­prue­ben si han pa­ga­do el tra­yec­to.

Pa­re­ce una cons­tan­te his­tó­ri­ca que a Ga­li­cia los tre­nes siem­pre lle­guen con re­tra­so.

Si lle­gan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.