In­fra­es­truc­tu­ras e in­mi­gra­ción, las prio­ri­da­des del 2018

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional -

Eco­no­mía, co­mer­cio, in­fra­es­truc­tu­ra e in­mi­gra­ción. Co­mo ade­lan­tó ayer la Ca­sa­ba Blan­ca es­tos eran los cua­tro pi­la­res del pri­mer dis­cur­so del es­ta­do de la Unión de Do­nald Trump. El pre­si­den­te de EE.UU. te­nía pre­vis­to mos­trar una na­ción or­gu­llo­sa de sí mis­ma y más fuer­te, apo­ya­do en los da­tos ma­cro­eco­nó­mi­cos que ha­blan de un cre­ci­mien­to anual del 3 %, ré­cords his­tó­ri­cos en la bol­sa, una ba­ja­da en la ta­sa de des­em­pleo si­tua­da en el 4,1 % y la ma­yor re­for­ma fis­cal del país en va­rias dé­ca­das. «¡Es­ta­mos en el ca­mino co­rrec­to!», cla­mó el re­pu­bli­cano ho­ras an­tes de su alo­cu­ción en Ca­pi­tol Hill.

El dis­cur­so, que mar­ca el ini­cio del se­gun­do año de su pre­si­den­cia, pre­ten­día ser una oda a los mé­to­dos del mag­na­te pa­ra im­pul­sar el pro­gre­so eco­nó­mi­co ba­sa­do en una ma­yor con­fian­za que lle­va­rá a las em­pre­sas a vol­ver a in­ver­tir en EE.UU., en aras de su cé­le­bre le­ma de cam­pa­ña Ma­ke Ame­ri­ca first again, y pro­mo­ver ade­más un am­bi­cio­so plan de in­fra­es­truc­tu­ras por va­lor de 1,7 bi­llo­nes de dó­la­res. «Los es­ta­dou­ni­den­ses van a sor­pren­der­se de to­do lo que ha­rá Trump en los pró­xi­mos sie­te años», an­ti­ci­pó la Ca­sa Blan­ca.

Co­mo mar­ca la tra­di­ción, el pre­si­den­te de­bía ha­cer ba­lan­ce de su pri­mer año y desa­rro­llar las prio­ri­da­des pa­ra el 2018, en­tre las que es­tá la in­mi­gra­ción. En­tre ellas su pro­pues­ta de ofre­cer la ciu­da­da­nía a me­dio pla­zo a 1,8 mi­llo­nes de jó­ve­nes in­do­cu­men­ta­dos co­no­ci­dos co­mo drea­mers (so­ña­do­res) a cam­bio de 25.000 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra el mu­ro fron­te­ri­zo con Mé­xi­co y un en­du­re­ci­mien­to de los pro­gra­mas con­tra la in­mi­gra­ción le­gal.

La mi­no­ría de­mó­cra­ta del Con­gre­so —cu­ya ré­pli­ca en in­glés es­tu­vo a car­go de Joe Ken­nedy, el so­brino nie­to de JFK, y en es­pa­ñol, por Eli­za­beth Guz­mán— in­vi­tó al dis­cur­so a va­rios drea­mers, así co­mo a Cindy Gar­cía cu­yo es­po­so fue de­por­ta­do tras 30 años vi­vien­do en EE.UU. «Quie­ro que [Trump] di­ga có­mo pue­de jus­ti­fi­car lo que le hi­cie­ron a mi ma­ri­do, que no tie­ne an­te­ce­den­tes cri­mi­na­les». En con­tra­po­si­ción, la Ca­sa Blan­ca in­vi­tó a la ma­dre de una me­nor ase­si­na­da por la MS-13, una pan­di­lla sal­va­do­re­ña que el mag­na­te sue­le men­cio­nar cuan­do de­nun­cia los pe­li­gros de la in­mi­gra­ción.

Trump se di­ri­ge a los es­ta­dou­ni­den­ses co­mo el pre­si­den­te con la apro­ba­ción más ba­ja en­tre un 30 % y 40 % en su pri­mer año de man­da­to. Se­gún un son­deo de As­so­cia­ted Press, so­lo tres de ca­da diez en­cues­ta­dos creen que el país se mue­ve en la bue­na di­rec­ción y un 67 % con­si­de­ra que EE.UU. es­tá más di­vi­di­do por cul­pa del neo­yor­quino. El pre­si­den­te ha man­te­ni­do in­tac­ta a su ba­se de vo­tan­tes que si­gue sien­do fiel a sus cues­tio­na­dos mé­to­dos y tor­men­tas tui­te­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.