Merkel y Schulz avan­zan ha­cia la gran coa­li­ción tras el pac­to so­bre mi­gra­ción

Los par­ti­dos ale­ma­nes po­nen un to­pe de mil en­tra­das por re­agru­pa­cio­nes fa­mi­lia­res

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - PA­TRI­CIA BAELO

La lí­nea que se­pa­ra a los con­ser­va­do­res de An­ge­la Merkel y los so­cial­de­mó­cra­tas de Mar­tin Schulz re­sul­ta ca­da vez más im­per­cep­ti­ble. In­clu­so an­tes de las elec­cio­nes de sep­tiem­bre los ana­lis­tas so­lo veían di­fe­ren­cias de ma­tiz en los pro­gra­mas de los dos gran­des par­ti­dos ale­ma­nes. Una ten­den­cia que vol­vió a que­dar de ma­ni­fies­to ayer, cuan­do la CDU/CSU y el SPD lle­ga­ron a un acuer­do so­bre el de­re­cho de re­agru­pa­ción fa­mi­liar de los re­fu­gia­dos, uno de los gran­des es­co­llos en las ne­go­cia­cio­nes pa­ra re­edi­tar la gran coa­li­ción en un país huér­fano de Go­bierno des­de ha­ce más de cua­tro me­ses.

La ban­ca­da con­ser­va­do­ra es­ta­ba a fa­vor de una po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria res­tric­ti­va, fren­te a los so­cia­lis­tas, de­ci­di­dos a me­jo­rar el prea­cuer­do al­can­za­do por am­bas de­le­ga­cio­nes a me­dia­dos de enero du­ran­te la fa­se de sondeos. Sin em­bar­go, el pac­to fir­ma­do ayer de­ja la par­ti­da en ta­blas y se si­gue li­mi­tan­do a 1.000 la ci­fra de per­so­nas que pue­den en­trar ca­da mes en Ale­ma­nia en vir­tud del de­re­cho de re­agru­pa­ción fa­mi­liar. Aun­que en ese to­pe no se in­clu­yen los ca­sos gra­ves, que se­rán acep­ta­dos por ra­zo­nes hu­ma­ni­ta­rias.

Des­de el 1 de agos­to aque­llos que no son con­si­de­ra­dos re­fu­gia­dos pe­ro sí cuen­tan con pro­tec­ción sub­si­dia­ria tam­bién po­drán reuni­fi­car­se con sus fa­mi­lia­res. Pues la res­tric­ción del Eje­cu­ti­vo ale­mán, que fi­na­li­za­ba en mar­zo y es­ta­ba pen­dien­te de re­no­va­ción, des­apa­re­ce­rá en ju­lio y de­be­rá ser sus­ti­tui­da de aquí a en­ton­ces por una nue­va ley que el Bun­des­tag tie­ne pre­vis­to de­ba­tir des­de ma­ña­na. Sien­do es­ta la úni­ca no­ve­dad, los ex­per­tos coin­ci­den en que el acuer­do su­po­ne un tan­to pa­ra la CDU/CSU, par­ti­da­ria de re­du­cir la aco­gi­da de in­mi­gran­tes has­ta un má­xi­mo de 200.000 anua­les.

Se­gún el mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res, en el 2017 se con­ce­die­ron 96 per­mi­sos por ca­sos gra­ves, es de­cir unos 8 de me­dia al mes. «Po­si­bi­li­ta­rá la aco­gi­da en oca­sio­nes con­ta­das», re­co­no­cía Step­han Ma­yer, dipu­tado de la CSU. «La fu­tu­ra gran coa­li­ción se ayu­da a sí mis­ma, más que a los re­fu­gia­dos y a sus fa­mi­lias», con­cluía el dia­rio Frank­fur­ter Runds­chau. Tam­bién las oe­ne­gés ex­pre­sa­ron su de­cep­ción an­te un con­sen­so que no im­pli­ca «nin­gu­na me­jo­ra sus­tan­cial».

Com­pro­mi­so equi­li­bra­do

Quien sí se mos­tró sa­tis­fe­cha fue la can­ci­ller, que ve más cer­ca su cuar­to man­da­to con­se­cu­ti­vo. Merkel ha­bló de «una muy bue­na no­ti­cia», mien­tras que su mi­nis­tro de In­te­rior, Tho­mas de Mai­ziè­re, lo de­fi­nió co­mo un «com­pro­mi­so in­te­li­gen­te y equi­li­bra­do». El SPD se ha «im­pues­to», apun­ta­ba Schulz, an­te las crí­ti­cas de mu­chos co­rre­li­gio­na­rios, co­mo el vi­ce­je­fe de la for­ma­ción, Ralf Steg­ner, que di­jo que­rer re­ne­go­ciar el to­pe de los 1.000 de­man­dan­tes de asi­lo en los pró­xi­mos días.

«El SPD re­ci­be un che­que en blanco de la CDU/CSU», afir­mó el com­ba­ti­vo pre­si­den­te de las ju­ven­tu­des so­cial­de­mó­cra­tas. Ke­vin Küh­nert pro­si­gue con su cam­pa­ña de boi­cot ha­cia la ter­ce­ra alian­za con Merkel. Un re­cha­zo que com­par­te con va­rios sec­to­res del par­ti­do, que más di­vi­di­do que nun­ca, apro­bó el 21 de enero ini­ciar las ne­go­cia­cio­nes por una ajus­ta­da ma­yo­ría del 56 %. Mien­tras las tres for­ma­cio­nes con­ti­núan li­man­do as­pe­re­zas has­ta el do­min­go, au­men­ta el nú­me­ro de afi­lia­cio­nes so­cia­lis­tas. Y es que, de lo­grar­se un acuer­do fi­nal de gran coa­li­ción, es­te de­be­rá ser so­me­ti­do al vo­to de to­dos y ca­da uno de los mi­li­tan­tes del SPD.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.