Bru­se­las exi­ge acciones con­tra los ex­pe­ri­men­tos del sec­tor del mo­tor

Volks­wa­gen ce­sa a un eje­cu­ti­vo tras ha­cer­se pú­bli­cos los test de emi­sio­nes de dié­sel con hu­ma­nos y mo­nos

La Voz de Galicia (Lugo) - - Sociedad -

Las prue­bas con mo­nos y hu­ma­nos en el sec­tor ale­mán de la au­to­mo­ción se co­bra­ron ayer su pri­me­ra víc­ti­ma con la sus­pen­sión de un al­to eje­cu­ti­vo de Volks­wa­gen, un es­cán­da­lo que ha im­pac­ta­do a la Unión Eu­ro­pea. De he­cho, el por­ta­voz prin­ci­pal del Eje­cu­ti­vo co­mu­ni­ta­rio, Mar­ga­ri­tis Schi­nas, ins­tó ayer al Go­bierno ale­mán a to­mar «me­di­das ur­gen­tes». «To­ma­mos no­ta —di­jo— del ob­je­ti­vo de las au­to­ri­da­des ale­ma­nas de in­ves­ti­gar la cues­tión y es­pe­ra­mos que lo ha­gan cuan­to an­tes».

Mien­tras tan­to, Volks­wa­gen sus­pen­dió ayer a un al­to car­go, Tho­mas Steg, por el pa­pel desem­pe­ña­do, se­gún él mis­mo ad­mi­tió, en la or­ga­ni­za­ción de las prue­bas con mo­nos pa­ra me­dir el im­pac­to de las emi­sio­nes de ga­ses con­ta­mi­nan­tes. Steg «fue sus­pen­di­do de su car­go has­ta que es­tos he­chos se es­cla­rez­can», se­gún in­di­có el fa­bri­can­te en un co­mu­ni­ca­do, al tiem­po que ase­gu­ra que es­te es tan so­lo el co­mien­zo de la in­ves­ti­ga­ción.

Steg, en­car­ga­do de las re­la­cio­nes pú­bli­cas e ins­ti­tu­cio­na­les del gru­po au­to­mo­tor, ad­mi­tió en el dia­rio Bild que es­ta­ba al tan­to de las prue­bas pa­ra es­tu­diar los efec­tos de la con­ta­mi­na­ción de los mo­to­res dié­sel de Volks­wa­gen, un gru­po sal­pi­ca­do tam­bién por otro es­cán­da­lo: la ma­ni­pu­la­ción de da­tos pa­ra que los co­ches pa­re­cie­ran me­nos con­ta­mi­nan­tes. En su de­fen­sa, di­jo ha­ber im­pe­di­do que es­tos ex­pe­ri­men­tos se rea­li­za­ran con hu­ma­nos a tra­vés del Gru­po Eu­ro­peo de In­ves­ti­ga­ción So­bre Me­dio Am­bien­te y Sa­lud en el Sec­tor del Trans­por­te, EUGT, un or­ga­nis­mo de in­ves­ti­ga­ción fi­nan­cia­do por Volks­wa­gen, sus com­pe­ti­do­res Daim­ler y BMW y el fa­bri­can­te de equi­pos elec­tró­ni­cos Bosch. «Es­te es­tu­dio nun­ca de­be­ría ha­ber­se rea­li­za­do con hu­ma­nos ni con mo­nos. Lo que su­ce­dió nun­ca de­be­ría ha­ber su­ce­di­do, lo la­men­to real­men­te», di­jo Steg, que an­tes de tra­ba­jar en Volks­wa­gen fue por­ta­voz del can­ci­ller so­cial­de­mó­cra­ta Ger­hard Schrö­der.

Sin em­bar­go, los me­dios ale­ma­nes re­ve­la­ron que un ins­ti­tu­to del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio de Aquis­grán exa­mi­nó a 25 per­so­nas que ha­bían in­ha­la­do can­ti­da­des va­ria­bles de dió­xi­do de ni­tró­geno du­ran­te va­rias ho­ras, y que no en­con­tró «reac­ción al gas in­ha­la­do». Es­to se co­no­ció des­pués de que la se­ma­na pa­sa­da The New York Ti­mes in­for­ma­se de que un centro de in­ves­ti­ga­ción es­ta­dou­ni­den­se lle­vó ca­bo un ex­pe­ri­men­to en el 2014 en el que diez mo­nos fue­ron en­ce­rra­dos en un con­te­ne­dor her­mé­ti­co mien­tras in­ha­la­ban el hu­mo de un Volks­wa­gen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.