¿Có­mo he­mos lle­ga­do a es­to en Ca­ta­lu­ña?

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - ROBERTO L. BLAN­CO VAL­DÉS

En 1980 se ce­le­bra­ron en Ca­ta­lu­ña las pri­me­ras au­to­nó­mi­cas, con una no­ta­ble ven­ta­ja de las fuer­zas no na­cio­na­lis­tas: PSC, PSUC, UCD y Par­ti­do So­cia­lis­ta An­da­luz ob­te­nían el 54,5 % de los vo­tos y 78 es­ca­ños fren­te al 36,7 % y 57 de CiU y ERC. Con ser grande, esa ven­ta­ja era muy in­fe­rior a la de las ge­ne­ra­les de 1977 y 1979, en las que los no na­cio­na­lis­tas se si­tua­ron por en­ci­ma del 63 % y del 66 % de los vo­tos.

Cons­ti­tu­ye, pues, una to­tal fal­se­dad la idea de la he­ge­mo­nía ori­gi­na­ria del na­cio­na­lis­mo catalán. La pre­gun­ta, ob­via­men­te, es de ca­jón: ¿Có­mo la ha al­can­za­do, has­ta el pun­to de ha­cer pre­si­den­te de Ca­ta­lu­ña a un ra­cis­ta de­cla­ra­do, que odia sin di­si­mu­lo a los ca­ta­la­nes no na­cio­na­lis­tas? ¿Qué ha ocu­rri­do en Ca­ta­lu­ña pa­ra que el na­cio­na­lis­mo ha­ya po­di­do lle­gar a sen­tir­se con fuerza pa­ra dar un gol­pe de Es­ta­do y pro­cla­mar la in­de­pen­den­cia y la re­pú­bli­ca?

Pa­ra esas pre­gun­tas exis­ten dos res­pues­tas. To­dos los na­cio­na­lis­mos pe­ri­fé­ri­cos, Po­de­mos, una par­te del PSOE (ma­yo­ri­ta­ria en el PSC) y la in­te­lec­tua­li­dad que su­mi­nis­tra mu­ni­ción al iden­ti­ta­ris­mo reac­cio­na­rio creen que la ex­pli­ca­ción hay que bus­car­la en la in­com­pren­sión es­pa­ño­la de lo que lla­man el he­cho catalán. Pa­ra decirlo pron­to y cla­ro: el na­cio­na­lis­mo ha­bría cre­ci­do so­bre la ola del su­pues­to mal­tra­to a Ca­ta­lu­ña, el pre­ten­di­do ex­po­lio de su eco­no­mía y el pre­sun­to des­pre­cio a su per­so­na­li­dad di­fe­ren­cial y a su cul­tu­ra.

No hay que ser un lin­ce pa­ra cons­ta­tar que la reali­dad con­tra­di­ce pe por pa tal cuen­to chino. Por­que la reali­dad es que los na­cio­na­lis­tas han dis­fru­ta­do de mu­chí­si­mo poder en Ca­ta­lu­ña y gran in­fluen­cia en la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la. Su de­ri­va so­be­ra­nis­ta y su­pre­ma­cis­ta la ex­pli­ca jus­ta­men­te el fin que han per­se­gui­do con el in­men­so poder del que han go­za­do du­ran­te ca­si cua­tro dé­ca­das: ha­cer un país a la ima­gen y se­me­jan­za de su pro­yec­to his­tó­ri­co de fon­do, que no era otro que cons­truir una na­ción en que sos­te­ner un Es­ta­do in­de­pen­dien­te.

Pa­ra ello el na­cio­na­lis­mo ha des­pre­cia­do la plu­ra­li­dad in­ter­na de la so­cie­dad ca­ta­la­na, arrin­co­nan­do en to­dos los ám­bi­tos a los no na­cio­na­lis­tas, que han vi­vi­do me­ti­dos en sus ca­sas has­ta que la in­mi­nen­cia de la se­ce­sión con­si­guió al fin, rom­pien­do un si­len­cio de dé­ca­das, sa­car­los a la ca­lle. Y pa­ra ello el na­cio­na­lis­mo ha uti­li­za­do to­dos los ins­tru­men­tos que lo­gró con­tro­lar gra­cias a un poder que cre­cía año tras año. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pú­bli­cos y la es­cue­la, ins­ti­tu­cio­nes am­bas so­me­ti­das a in­ten­sos pro­ce­sos de ma­ni­pu­la­ción, han si­do la pun­ta de lan­za de esa cons­truc­ción na­cio­nal que ha aca­ba­do en lo que es­tá bien a la vis­ta: una Ca­ta­lu­ña go­ber­na­da por unos fa­ci­ne­ro­sos y una so­cie­dad ci­vil (fa­mi­lias, ami­gos, com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo) di­vi­di­da en dos par­tes irre­con­ci­lia­bles.

Es tal el desas­tre que el na­cio­na­lis­mo ha pro­vo­ca­do que la úni­ca for­ma de ex­pli­car lo que ha ocu­rri­do en Ca­ta­lu­ña es que fue­ra de allí no nos he­mos en­te­ra­do o no he­mos querido en­te­rar­nos de lo que es­ta­ba su­ce­dien­do. Así de te­rri­ble. Así de cla­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.