El men­sa­je col­ga­do en Fa­ce­book que in­cen­dió la fron­te­ra de Ga­za

Ah­med Abu Rtei­ma, pe­rio­dis­ta y ac­ti­vis­ta, es el pa­dre in­te­lec­tual de la Mar­cha del Re­torno na­ci­da en las re­des so­cia­les

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - MIKEL AYESTARAN

En Ga­za no to­do es ver­de, co­lor de Ha­más; o ama­ri­llo, de Fa­tah; las dos gran­des fac­cio­nes pa­les­ti­nas. Tam­bién hay vo­ces in­de­pen­dien­tes co­mo la de Ah­med Abu Rtei­ma, pe­rio­dis­ta y ac­ti­vis­ta de Ra­fah de 33 años que es el pa­dre in­te­lec­tual de la Mar­cha del Re­torno, la gran mo­vi­li­za­ción que arran­có el 30 de mar­zo y a la que Is­rael ha res­pon­di­do abrien­do fue­go con­tra los ma­ni­fes­tan­tes de for­ma sis­te­má­ti­ca ca­da se­ma­na. Pe­ro Abu Rtei­ma ade­lan­ta que «va­mos a se­guir por­que en es­te tiem­po no he­mos con­se­gui­do los ob­je­ti­vo que nos pro­pu­si­mos, pe­ro pue­de que cam­bie­mos al­gu­nos mé­to­dos a par­tir de aho­ra, aun­que siem­pre mé­to­dos pa­cí­fi­cos co­mo has­ta aho­ra».

El te­lé­fono de es­te ac­ti­vis­ta echa hu­mo. La CNN le aca­ba de en­tre­vis­tar en di­rec­to pa­ra un es­pe­cial so­bre la ma­tan­za co­me­ti­da por los fran­co­ti­ra­do­res de Is­rael el lu­nes, The New York Ti­mes le ha pe­di­do un ar­tícu­lo de opi­nión so­bre la evo­lu­ción de la pro­tes­ta y sien­te que se ha «vuel­to a po­ner el te­ma del de­re­cho al re­torno de los re­fu­gia­dos pa­les­ti­nos so­bre la me­sa» y «con­se­gui­do, por pri­me­ra vez, que en Ga­za se pon­ga en prác­ti­ca la re­sis­ten­cia pa­cí­fi­ca». Is­rael acu­sa a Ha­más de uti­li­zar las mo­vi­li­za­cio­nes pa­ra in­ten­tar lle­var a ca­bo ac­cio­nes te­rro­ris­tas y de­nun­cia el lan­za­mien­to de pie­dras o co­me­tas in­cen­dia­rias. «Vea­mos los da­tos y ha­ga­mos un ba­lan­ce. ¿Hay al­gún sol­da­do muer­to o he­ri­do?

Por mu­cho que en los me­dios sal­gan siem­pre las mis­mas imá­ge­nes de esa mi­no­ría de ma­ni­fes­tan­tes que se acer­can a la ver­ja, nues­tro éxi­to es que de­ce­nas de mi­les de per­so­nas no lo ha­cen, se que­dan a una dis­tan­cia pru­den­cial, pe­ro tam­bién les dis­pa­ran y les ga­sean. Is­rael quie­re que sea­mos vio­len­tos, es lo que me­jor le va y por eso nos ase­si­na, pa­ra bus­car res­pues­tas vio­len­tas».

Men­sa­je en las re­des

En la vi­da de Abu Rtei­ma no exis­ten el pa­pel y el bo­lí­gra­fo. Es un hom­bre pe­ga­do a un mó­vil y a las re­des so­cia­les. Ha­bla y te­clea. Te­clea y ha­bla. Re­cuer­da que «to­do es­to em­pe­zó con un post col­ga­do en Fa­ce­book el 7 de enero en el que pe­día a 200.000 ga­za­tíes que se acer­ca­ran a la ver­ja y la sal­ta­ran pa­ra vol­ver a las tie­rras de las que fue­ron ex­pul­sa­das sus fa­mi­lias ha­ce 70 años, cuan­do se creó Is­rael». Se fue a la ca­ma y a la ma­ña­na si­guien­te el men­sa­je se ha­bía he­cho vi­ral por­que lan­za­ba una idea que unía a los pa­les­ti­nos por en­ci­ma de la frac­tu­ra po­lí­ti­ca en­tre Fa­tah y Ha­más: «el de­re­cho al re­torno, el mis­mo que de­fien­de la re­so­lu­ción 194 de la ONU y que Is­rael quie­re ale­jar de cual­quier po­si­ble pro­ce­so ne­go­cia­dor». Fa­ce­book hi­zo de ele­men­to aglu­ti­na­dor, co­mo ocu­rrió en­tre los ma­ni­fes­tan­tes du­ran­te la Pri­ma­ve­ra Ára­be del 2011, pe­ro que­da­ba el re­to de obli­gar a Ha­más a de­jar las ar­mas en sus ar­se­na­les. «Mu­chos de los par­ti­ci­pan­tes so­mos muy crí­ti­cos con Ha­más, pe­ro ellos han en­ten­di­do que la po­bla­ción es­ta­ba ago­ta­da, que no po­día aguan­tar más gue­rras y que ha­bía que apos­tar por al­go di­fe­ren­te y lo res­pe­tan. Pue­do ase­gu­rar que los is­la­mis­tas no han se­cues­tra­do es­ta mo­vi­li­za­ción, aun­que Is­rael di­ga lo con­tra­rio». Pe­se a ello, Ha­más, que con­tro­la la Fran­ja des­de ha­ce una dé­ca­da, es quien ma­yor ca­pa­ci­dad de mo­vi­li­za­ción tie­ne y las pro­tes­tas son real­men­te ma­si­vas cuan­do el gru­po is­la­mis­ta lla­ma a los su­yos a to­mar par­te.

La po­li­cía is­la­mis­ta tie­ne tam­bién la ca­pa­ci­dad de pre­ve­nir el ac­ce­so de los más exal­ta­dos a la ver­ja y así lo es­tá ha­cien­do en los úl­ti­mos días tras el lu­nes san­grien­to. Las imá­ge­nes que sa­len de la Fran­ja al mun­do son te­rri­bles. Is­rael las in­ter­pre­ta en cla­ve de gue­rra me­diá­ti­ca y pien­sa que «Ha­más ha ga­na­do la ba­ta­lla de las re­la­cio­nes pú­bli­cas», pe­ro por en­ci­ma de las fo­to­gra­fías y ví­deos es­tán los nom­bres y ape­lli­dos de 111 muer­tos y más de 10.000 he­ri­dos, la ma­yo­ría con le­sio­nes gra­ves que les de­ja­rán gra­ves se­cue­las, se­gún los mé­di­cos. «Los hos­pi­ta­les es­tán al bor­de del co­lap­so. Ellos son los vio­len­tos. El mun­do de­be­ría des­per­tar e in­ter­ve­nir de for­ma ur­gen­te, pe­ro no lo ha­ce». Abu Rtei­ma guar­da su te­lé­fono, se ajus­ta la ku­fi­ya al cue­llo y se pier­de en la noche ga­za­tí. An­tes de que to­do es­to co­men­za­ra su as­pi­ra­ción era lo­grar un per­mi­so pa­ra poder emi­grar al ex­tran­je­ro, pe­ro aho­ra ha re­cu­pe­ra­do la ilu­sión. Se que­da.

I. ABU MUSTAFA

Mer­ca­do de Ga­za en el pri­mer día del Ra­ma­dán

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.