Dos mil gallegos con an­te­ce­den­tes por de­li­tos se­xua­les no pue­den tra­ba­jar con me­no­res

Tie­nen prohi­bi­do ejer­cer tra­ba­jos o ac­ti­vi­da­des en con­tac­to ha­bi­tual con me­no­res

La Voz de Galicia (Lugo) - - PORTADA - JOSÉ MANUEL PAN

No pue­den tra­ba­jar ni co­la­bo­rar en ac­ti­vi­da­des que ten­gan con­tac­to ha­bi­tual con me­no­res por­que lle­van so­bre sus es­pal­das an­te­ce­den­tes pe­na­les por ha­ber si­do con­de­na­dos en fir­me co­mo au­to­res de de­li­tos se­xua­les muy graves. Son 2.167 gallegos que han si­do en­jui­cia­dos y sen­ten­cia­dos por co­me­ter al­gún de­li­to con­tra la li­ber­tad e in­dem­ni­dad se­xua­les, in­clui­da la tra­ta de se­res hu­ma­nos con fi­nes de ex­plo­ta­ción se­xual, y por ese mo­ti­vo sus nom­bres apa­re­cen re­fle­ja­dos en el Re­gis­tro Cen­tral de De­lin­cuen­tes Se­xua­les, una po­ten­te ba­se de da­tos que ges­tio­na el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia y a la que so­lo pue­den ac­ce­der jue­ces y tri­bu­na­les, así co­mo re­pre­sen­tan­tes del Mi­nis­te­rio Fis­cal y agen­tes de los cuer­pos de se­gu­ri­dad en fun­cio­nes de Po­li­cía Ju­di­cial y en el cur­so de sus in­ves­ti­ga­cio­nes.

En el Re­gis­tro Cen­tral de De­lin­cuen­tes Se­xua­les fi­gu­ran los da­tos de au­to­res de de­li­tos de má­xi­ma gra­ve­dad, mu­chos de ellos co­me­ti­dos con­tra me­no­res, co­mo la agresión se­xual, el abu­so y el acoso, el ex­hi­bi­cio­nis­mo y la pro­vo­ca­ción se­xual, la pros­ti­tu­ción de ni­ños y su ex­plo­ta­ción se­xual, in­clui­da la por­no­gra­fía, ade­más de la co­rrup­ción de me­no­res. Ese ins­tru­men­to de con­trol es un sis­te­ma de in­for­ma­ción en el que se in­clu­ye la iden­ti­dad del con­de­na­do en sentencia fir­me, ade­más de su per­fil ge­né­ti­co (ADN) y de las pe­nas y me­di­das de se­gu­ri­dad que les han si­do im­pues­tas por jue­ces y tri­bu­na­les. Fue crea­do con el ob­je­ti­vo de pro­te­ger a los me­no­res con­tra la ex­plo­ta­ción y los abu­sos se­xua­les me­dian­te un me­ca­nis­mo de pre­ven­ción que per­mi­ta evi­tar que los con­de­na­dos en sentencia fir­me por de- li­tos se­xua­les reali­cen ac­ti­vi­da­des o ejer­zan pro­fe­sio­nes y ofi­cios que im­pli­quen un con­tac­to ha­bi­tual con ni­ños.

Cer­ti­fi­ca­do obli­ga­to­rio

Pa­ra eso, des­de mar­zo del 2016, es obli­ga­to­rio que las per­so­nas que pre­ten­dan ejer­cer tra­ba­jos o ac­ti­vi­da­des en con­tac­to ha­bi­tual con me­no­res ne­ce­si­ten un cer­ti­fi­ca­do que acre­di­te que ca­re­cen de an­te­ce­den­tes pe­na­les por de­li­tos de na­tu­ra­le­za se­xual. En ese ca­so se en­cuen­tran pro­fe­so­res, mo­ni­to­res de ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas o cul­tu­ra­les, per­so­nal de co­me­do­res es­co­la­res, con­duc­to­res y acom­pa­ñan­tes de au­to­bu­ses de trans­por­te es­co­lar, pe­dia­tras o tra­ba­ja­do­res y co­la­bo­ra­do­res de cen­tros in­fan­ti­les, en­tre otros. So­lo es­te año más de on­ce mil per­so­nas han pe­di­do ese cer­ti­fi­ca­do en Ga­li­cia. La ma­yo­ría de las so­li­ci­tu­des se con­cen­tran en los pe­río­dos pró­xi­mos al ve­rano, en mu­chos casos pa­ra poder tra­ba­jar en cam­pa­men­tos ju­ve­ni­les, y al co­mien­zo del cur­so es­co­lar, cuan­do se pro­du­ce la ma­yor de­man­da pa­ra pro­fe­sio­nes re­la­cio­na­das con me­no­res de edad. De he­cho, a me­dia­dos de es­te mes de sep­tiem­bre ya se han tra­mi­ta­do des­de la Ge­ren­cia de Jus­ti­cia de Ga­li­cia 1.482 so­li­ci­tu­des del cer­ti­fi­ca­do ne­ga­ti­vo de an­te­ce­den­tes pe­na­les por de­li­tos se­xua­les. En to­do ca­so, se tra­ta de da­tos que pue­den va­riar en cues­tión de ho­ras, pues los ciu­da­da­nos pue­den so­li­ci­tar el cer­ti­fi­ca­do por va­rias vías y Jus­ti­cia pue­de no te­ner cons­tan­cia in­me­dia­ta de to­das ellas.

El cer­ti­fi­ca­do de de­li­tos se­xua­les, que es gra­tui­to, pue­de de­man­dar­se por In­ter­net, a tra­vés de la se­de elec­tró­ni­ca del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia, o en per­so­na en la se­de de la Ge­ren­cia Te­rri­to­rial de Jus­ti­cia de Ga­li­cia, si­tua­da en la ca­lle Al­cal­de Manuel Casás de A Co­ru­ña. Tam­bién se pue­de so­li­ci­tar por co­rreo pos­tal di­ri­gi­do a esa Ge­ren­cia o en los re­gis­tros de las Ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, co­mo por ejem­plo las sub­de­le­ga­cio­nes del Go­bierno. En am­bos casos, el cer­ti­fi­ca­do se re­mi­te por SMS al mó­vil del so­li­ci­tan­te, o por co­rreo pos­tal, tal co­mo lo ha­ya in­di­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.