Los úl­ti­mos de la mina de A Sil­va­ro­sa

La mis­ma fa­mi­lia vi­ve des­de ha­ce un si­glo en la ca­sa obre­ra del ya­ci­mien­to de Vi­vei­ro ex­plo­ta­do por los ale­ma­nes. Pe­ro les re­cla­man la pro­pie­dad

La Voz de Galicia (Lugo) - - GALICIA - LU­CÍA REY

El ter­mó­me­tro su­pera los vein­te gra­dos, el ai­re pu­ro en­tra en los pul­mo­nes con fuer­za y el sol bri­lla en lo al­to de un cie­lo ab­so­lu­ta­men­te des­pe­ja­do cuan­do fo­tó­gra­fo y pe­rio­dis­ta co­ro­nan los mon­tes de A Sil­va­ro­sa pa­ra com­par­tir un ra­to con Sal­va­dor Arias, su mu­jer y su hi­ja, los úl­ti­mos ha­bi­tan­tes del an­ti­guo po­bla­do mi­ne­ro de Vi­vei­ro, si­tua­do a más de 400 me­tros de al­tu­ra. «Así dá gus­to, is­to pa­re­ce un pa­raí­so!», co­men­tan. «Ai... Non pen­se­des que is­to vos é sem­pre así! Se vi­des nou­tro mo­men­to es­tá to­do cu­ber­to de né­boa, e no in­verno é moi hú­mi­do e vai moi­to frío. Días co­ma o de ho­xe non hai moi­tos», con­tes­ta el hom­bre, que den­tro de dos me­ses cum­pli­rá 85 años, aun­que apa­ren­ta bas­tan­tes me­nos por la agi­li­dad con la que ca­mi­na cal­za­do con bo­tas es­ti­lo trek­king, y se sien­ta y se le­van­ta pa­ra la se­sión fo­to­grá­fi­ca del cam­po don­de pas­tan sus va­cas.

Su fa­mi­lia, ase­gu­ra, lle­va más de un si­glo vi­vien­do de ma­ne­ra inin­te­rrum­pi­da en la co­no­ci­da co­mo «ca­sa obre­ra» de la mina, un ya­ci­mien­to de hierro que en tiempos fue con­si­de­ra­do co­mo un sím­bo­lo de de­sa­rro­llo in­dus­trial en una Ga­li­cia pro­fun­da­men­te atra­sa­da, y que fue ex­plo­ta­do des­de fi­na­les del si­glo XIX has­ta bien en­tra­do el XX. Pri­me­ro, por ca­pi­tal ale­mán a tra­vés de la em­pre­sa The Vi­vei­ro Iron Ore Co. Ltd., y más tar­de por el em­pre­sa­rio vas­co Ho­ra­cio Eche­va­rrie­ta o el ga­lle­go José Ba­rro González, pio­ne­ro en la in­dus­tria del au­to­mó­vil. En el úl­ti­mo tra­mo se hi­zo car­go de la mina la em­pre­sa pú­bli­ca En­si­de­sa, que de­cre­tó su cie­rre en 1966 de­bi­do a la ma­la ca­li­dad del mi­ne­ral ex­traí­do.

Su ma­dre se ca­só allí en 1924

Y es a lo lar­go de to­do ese tiem­po don­de la his­to­ria de la fa­mi­lia de Sal­va­dor, ase­gu­ra, ca­mi­na a la par y se en­tre­mez­cla con la de A Sil­va­ro­sa, pues­to que, se­gún cuen­ta, tres de los nue­ve hi­jos que tu­vo su abue­lo tra­ba­ja­ron en la ex­plo­ta­ción me­ta­lúr­gi­ca. La fa­mi­lia al com­ple­to, di­ce, re­si­día en el com­ple­jo que los ale­ma­nes inau­gu­ra­ron en el año 1905 pa­ra evi­tar que los obre­ros que eran de le­jos —en las eta­pas de má­xi­ma pro­duc­ción lle­gó a ha­ber más de 500— tu­vie­sen que des­pla­zar­se a dia­rio en una épo­ca en la que las con­di­cio­nes la­bo­ra­les eran bas­tan­te du­ras. La ca­sa obre­ra es­tá for­ma­da por va­rias vi­vien­das y cuen­ta in­clu­so con una pe­que­ña ca­pi­lla, en la que po­si­ble­men­te se ca­só la ma­dre de Sal­va­dor, Ade­la. «Eu na­cín en Gal­do [una pa­rro­quia ve­ci­na] e vin pa­ra aquí con 11 ou 12 anos, pe­ro mi­ña nai ca­sou na mina no ano 1924», se­ña­la el hom­bre, que en la ac­tua­li­dad re­si­de en una de las ca­sas del com­ple­jo. Las otras son em­plea­das co­mo cua­dra pa­ra los animales.

Va­cas de car­ne

Su hi­ja, Au­ro­ra, es la pro­pie­ta­ria de la do­ce­na de va­cas que ven­den pa­ra car­ne, y que hoy por hoy com­ple­tan la eco­no­mía fa­mi­liar, pues­to que el ma­tri­mo­nio lle­va años ju­bi­la­do. «An­tes ta­mén ti­ña­mos ove­llas e ca­bras, máis de oi­ten­ta, pe­ro co­mé­ron­no­las os lo­bos e non nos de­ron na­da por elas», apun­ta Sal­va­dor, que ase­gu­ra «non entender» por qué. «Por un la­do que­ren xen­te pa­ra o cam­po, pe­ro por ou­tra bó­ta­na con cou­sas co­ma esa», se­ña­la.

El ga­na­do va­cuno pa­ce tran­qui­la­men­te en las in­me­dia­cio­nes de las ca­sas, don­de tam­bién se pue­den ver un buen nú­me­ro de ga­lli­nas y al­gún ga­llo. En­tre to­da es­ta fau­na co­rre­tean dos ga­tos pe­que­ños y des­can­san los tres pe­rros de la fa­mi­lia: Terry, Jacky y Ma­du­ro. El úl­ti­mo de­be su nom­bre al pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la, un país que tam­bién es­tá es­tre­cha­men­te vin­cu­la­do a Sal­va­dor Arias, pues­to que a él emi­gró a fi­na­les de los años cin­cuen­ta, des­pués de tra­ba­jar un tiem­po en la mina y aca­bar el ser­vi­cio mi­li­tar. Y allí co­no­ció a su mu­jer, Car­men.

«Can­do mar­chei, un obrei­ro da Sil­va­ro­sa co­bra­ba 16,5 pe­se­tas e un qui­lo de arroz xa cus­ta­ba 12. Pe­ro en Ve­ne­zue­la, un bo­lí­var que afo­rra­bas xa che da­ba as 16 pe­se­tas», se­ña­la el hom­bre, que ex­pli­ca que al no poder es­tu­diar tu­vo que li­diar siem­pre con los ofi­cios más du­ros en ciu­da­des co­mo Caracas o Ma­ra­cay. «Ve­ne­zue­la sa­cou­lle moi­ta fa­me a Ga­li­cia», re­fle­xio­na, y aña­de La co­mu­ni­dad de mon­tes ve­ci­na­les en man­co­mún de Co­vas, la pa­rro­quia vi­vei­ren­se a la que per­te­ne­ce la al­dea, lle­va va­rias dé­ca­das re­cla­man­do la pro­pie­dad tan­to de las vi­vien­das co­mo de los te­rre­nos que ex­plo­ta la fa­mi­lia Arias Ma­cha­do. Y va­rias sen­ten­cias ju­di­cia­les le han da­do la ra­zón, al se­ña­lar que Sal­va­dor no pue­de so­li­ci­tar la ti­tu­la­ri­dad de los bie­nes in­mue­bles (to­das las ca­sas y más de 7 hec­tá­reas de mon­tes). El hom­bre man­tie­ne que los ale­ma­nes ce­die­ron las par­ce­las gra­tui­ta­men­te a su abue­lo cuan­do aban­do­na­ron la mina al ini­cio de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, en 1914. Tam­bién ase­gu­ra que años más tar­de el in­dus­trial José Ba­rro «man­ti­vo a pro­me­sa». Sin em­bar­go, no exis­te nin­gún do­cu­men­to es­cri­to que acre­di­te ta­les ce­sio­nes.

Con to­do, los dis­tin­tos miembros de es­ta fa­mi­lia, des­de los abue­los de Sal­va­dor a sus hi­jos, pa­san­do por sus pa­dres, han es­ta­do em­pa­dro­na­dos en A Sil­va­ro­sa. «E ta­mén pa­ga­mos im­pos­tos co­mo o IBI. Ata nos che­ga­ron a em­bar­gar por non pa­gar un­has mul­tas polo pas­to­reo no mon­te. Di­go eu que se non fo­se no­so ou non ti­vé­se­mos nin­gún de­rei­to non nos po­de­rían em­bar­gar na­da, non? Non se en­ten­de», co­men­ta el hom­bre.

«Can­do aca­bei o ser­vi­zo mi­li­tar, emi­grei por­que na mina un obrei­ro co­bra­ba 16,5 pe­se­tas e un qui­lo de arroz cus­ta­ba 12; e en Ve­ne­zue­la, un bo­lí­var que afo­rra­bas xa che da­ba as 16 pe­se­tas» Sal­va­dor Arias Úl­ti­mo ha­bi­tan­te del po­bla­do de A Sil­va­ro­sa

XAI­ME RAMALLAL

Sal­va­dor Arias, que en bre­ve cum­pli­rá 85 años, con va­rios de sus pe­rros y ga­tos en el cam­po don­de pas­tan las va­cas de la fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.