Exa­brup­to e in­dig­na­ción

La Voz de Galicia (Lugo) - - OPINIÓN - YASHMINA SHAWKI

La di­plo­ma­cia ya no es lo que era pe­ro, lo cier­to es que ni la so­cie­dad, ni la política lo son tam­po­co. La ma­yo­ría de los mi­nis­tros de Asun­tos Ex­te­rio­res afron­tan las tor­tuo­sas aguas de la ne­go­cia­ción in­ter­na­cio­nal in­ten­tan­do no aho­gar­se ni per­der de vis­ta la ori­lla pe­ro, ob­via­men­te, no es fá­cil. To­dos so­mos hu­ma­nos y, aun cuan­do se quie­ra con­tro­lar el tem­pe­ra­men­to no siem­pre es po­si­ble. Así, Jean As­sel­born, el mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res de Lu­xem­bur­go, es­ta­lló an­te el pro­vo­ca­dor Mi­nis­tro del In­te­rior ita­liano, Ma­teo Sal­vi­ni, en una reunión in­for­mal que tu­vo lu­gar el vier­nes pa­sa­do en Vie­na y lo man­dó, li­te­ral­men­te «a la mier­da». Y es que la in­mi­gra­ción ilegal que sa­tu­ra el Me­di­te­rrá­neo ha de­ja­do de ser una cues­tión es­pi­no­sa pa­ra con­ver­tir­se en el ta­lón de Aqui­les de la UE. Una de­bi­li­dad es­truc­tu­ral que es­tá sien­do ex­plo­ta­da por po­lí­ti­cos po­pu­lis­tas co­mo Sal­vi­ni, Or­bán o Kurz. Por des­gra­cia, no po­de­mos se­guir re­man­do en una bar­ca que ha­ce aguas. No que­da más re­me­dio que es­ta­ble­cer una nor­ma co­mún pa­ra to­dos los paí­ses que per­mi­ta con­tro­lar la in­mi­gra­ción ilegal dis­tin­ta, por cier­to, de los que bus­can asi­lo po­lí­ti­co, y asu­mir que no po­de­mos aco­ger a to­dos. Pe­ro, ade­más de ce­rrar las fronteras, de­be­mos in­ten­tar ayu­dar a los paí­ses de don­de sa­len los emi­gran­tes pa­ra que no sea ne­ce­sa­rio que ten­gan que mar­char­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.