La de­bi­li­dad política lle­va a Sán­chez al abis­mo

Tras una su­ce­sión de rec­ti­fi­ca­cio­nes, la di­mi­sión de la mi­nis­tra Mon­tón y el ca­so de la te­sis de­jan al pre­si­den­te en su peor si­tua­ción, aco­sa­do por la opo­si­ción y a mer­ced de sus so­cios

La Voz de Galicia (Lugo) - - ESPAÑA - FRAN BALADO

Sán­chez se en­con­tró el vier­nes so­bre la me­sa del Con­se­jo de Mi­nis­tros una ca­ri­ño­sa no­ta fir­ma­da por sus hi­jas. Pro­ba­ble­men­te con la in­ten­ción de le­van­tar el áni­mo a su pa­dre al fi­nal de su semana más com­pli­ca­da des­de que es­tá al fren­te de Go­bierno, jus­to coin­ci­dien­do con los cien días des­de su lle­ga­da a la Mon­cloa, al­go que no le im­pe­di­rá ce­le­brar­lo ma­ña­na con un ac­to en Ma­drid.

«El pre­si­den­te es­tá fuerte y fir­me», afir­ma­ba el vier­nes la por­ta­voz del Eje­cu­ti­vo, Isa­bel Ce­laá. Pe­ro a na­die se le es­ca­pa que es­ta semana su Eje­cu­ti­vo ha su­fri­do un des­co­mu­nal des­gas­te que ha mo­ti­va­do que has­ta in­te­gran­tes de su ga­bi­ne­te ad­mi­tan que hay pro­ble­mas y más que evi­den­tes fa­llos de coor­di­na­ción en­tre sus dis­tin­tos bra­zos, así co­mo un in­jus­ti­fi­ca­ble nú­me­ro de rec­ti­fi­ca­cio­nes que no con­tri­bu­yen a mos­trar una ima­gen de so­li­dez.

El úl­ti­mo de es­tos «ban­da­zos», co­mo gus­ta lla­mar­los a la opo­si­ción, lle­gó a car­go del Mi­nis­te­rio de De­fen­sa, con el pre­si­den­te en­men­dán­do­le la pla­na a su ti­tu­lar, Mar­ga­ri­ta Ro­bles, que unos días atrás ha­bía anun­cia­do a bom­bo y pla­ti­llo la can­ce­la­ción de la ven­ta de 400 bom­bas a Ara­bia Sau­dí, una transac­ción que fi­nal­men­te sí se lle­va­rá a ca­bo an­te la ame­na­za de es­te país de res­cin­dir otro con­tra­to por va­lor de 18.000 mi­llo­nes de eu­ros que po­ne en pe­li­gro la via­bi­li­dad de Na­van­tia. Es­te epi­so­dio desató im­por­tan­tes ten­sio­nes en­tre dis­tin­tos mi­nis­te­rios, al afec­tar de lleno a Ha­cien­da, Em­pleo y Ex­te­rio­res, cons­ta­tan­do así, una vez más, la fal­ta de en­ten­di­mien­to en­tre los res­pon­sa­bles de las car­te­ras gu­ber­na­men­ta­les.

Lo cier­to es que es­ta semana, mar­ca­da por la di­mi­sión de la mi­nis­tra de Sa­ni­dad y las du­das so­bre la te­sis doc­to­ral del je­fe del Eje­cu­ti­vo, no ha he­cho más que dis­pa­rar ti­tu­beos en­tre car­gos so­cia­lis­tas que demandan una con­vo­ca­to­ria elec­to­ral an­tes de ex­po­ner­se a un ma­yor des­gas­te.

Fragilidad par­la­men­ta­ria

La ero­sión co­mien­za a ha­cer me­lla en un Go­bierno cons­trui­do so­bre una ex­tre­ma­da de­bi­li­dad par­la­men­ta­ria, 84 dipu­tados, que obli­gan a con­tar con la ben­di­ción de Po­de­mos, na­cio­na­lis­tas vas­cos e in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes an­tes de eje­cu­tar cual­quier me­di­da, una re­la­ción de va­sa­lla­je po­lí­ti­co de don­de pro­ce­den gran par­te de sus ma­les. Mien­tras tan­to, la opo­si­ción de PP y Ciu­da­da­nos, cons­cien­tes de su fragilidad, no da tre­gua.

De vuelta a la semana fa­tí­di­ca del Eje­cu­ti­vo, Sán­chez se le­van­tó ya el lu­nes con el pie cam­bia­do. Le to­có desa­yu­nar con una in­for­ma­ción que cues­tio­na­ba un más­ter de su mi­nis­tra de Sa­ni­dad, su oji­to de­re­cho en el Go­bierno y una de las per­so­nas con ma­yor pe­so or­gá­ni­co den­tro de un Eje­cu­ti­vo for­ma­do en su bue­na par­te por gen­te sin car­né so­cia­lis­ta. Car­men Mon­tón in­ten­tó sa­lir al pa­so de las crí­ti­cas: «No to­dos so­mos igua­les», se des­ga­ñi­ta­ba, tra­tan­do de mar­car dis­tan­cias con Ci­fuen­tes y Ca­sa­do. El pre­si­den­te tra­tó de sos­te­ner­la ra­ti­fi­cán­do­la en pú­bli­co: «Ha­ce un gran tra­ba­jo y lo se­gui­rá ha­cien­do», ga­ran­ti­zó el mar­tes. En­ton­ces no sa­bía que so­lo se­ría por cua­tro ho­ras. Fue el po­co tiem­po que tar­dó la si­tua­ción en vol­ver­se in­sos­te­ni­ble, con Pablo Igle­sias exi­gien­do su ca­be­za tras des­ta­par­se que ha­bía fu­si­la­do de In­ter­net gran par­te de su tra­ba­jo de fin de más­ter. Se­gun­do mi­nis­tro que salía del Go­bierno en es­tos cien días, pe­ro Mon­cloa tra­tó de bus­car­le el la­do bueno con la presión que es­ta re­nun­cia le me­te­ría al lí­der del PP. «No­so­tros asu­mi­mos res­pon­sa­bi­li­da­des», afir­ma­ba Sán­chez la jor­na­da si­guien­te en el Con­gre­so, mien­tras se­ña­la­ba a la ban­ca­da po­pu­lar.

El miér­co­les tam­po­co fue un buen día. Al­bert Ri­ve­ra ases­tó un gol­pe bajo cam­bian­do su pre­gun­ta en la se­sión de con­trol pa­ra sem­brar un re­gue­ro de du­das so­bre la te­sis doc­to­ral de Sán­chez. Que si se la ha­bían he­cho des­de el Mi­nis­te­rio de In­dus­tria, que si ha­bía pla­gia­do ca­pí­tu­los, que si el tri­bu­nal que le con­ce­dió el cum lau­de es­ta­ba re­ple­to de ami­gos... «Há­ga­la pú­bli­ca», le in­vi­tó el pre­si­den­te de C’s. El in­cen­dio no se con­tro­ló has­ta el vier­nes, cuan­do el je­fe del Eje­cu­ti­vo col­gó su tra­ba­jo en In­ter­net y una vez que Pablo Igle­sias le exi­gió que así lo hi­cie­ra. De nue­vo el Go­bierno bus­có una lec­tu­ra po­si­ti­va: más presión a Ca­sa­do.

Igle­sias mar­ca el rit­mo

Es­te des­gas­te del Eje­cu­ti­vo ha su­pues­to una bom­bo­na de oxí­geno pa­ra Pablo Igle­sias, re­cu­pe­ran­do par­te del es­pa­cio que el Go­bierno le ha­bía arre­ba­ta­do en sus pri­me­ros pa­sos con ges­tos co­mo el de la aco­gi­da de los mi­gran­tes del Aqua­rius, enar­bo­lan­do la ban­de­ra del fe­mi­nis­mo o con la ex­hu­ma­ción de los res­tos de Fran­co, real de­cre­to que el Go­bierno lo­gró con­va­li­dar el jue­ves en el Con­gre­so, y por su sim­bo­lis­mo, una de la me­di­das estrella de la le­gis­la­tu­ra, pe­ro que que­dó di­fu­mi­na­da en­tre tan­to rui­do.

Si en el PP y Ciu­da­da­nos son cons­cien­tes de la fragilidad gu­ber­na­men­tal, lo son to­da­vía más en Po­de­mos, so­cios del Eje­cu­ti­vo y, co­mo ha­cía Ri­ve­ra con Ra­joy, los en­car­ga­do de po­ner la mú­si­ca pa­ra ha­cer bai­lar al pre­si­den­te. Igle­sias elo­gió la ex­ce­len­cia de Mon­tón, pe­ro, «muy a su pe­sar», exi­gió su di­mi­sión. Tam­bién de­fen­dió que la te­sis de Sán­chez no es­tu­vie­se col­ga­da en In­ter­net, jus­to an­tes de pe­dir­le que se­ría bueno que la subie­se pa­ra des­pe­jar du­das. Y en me­dio de to­do, la ne­go­cia­ción de unos Pre­su­pues­tos que se an­to­jan más que im­po­si­bles.

J. C. HI­DAL­GO EFE

Sán­chez vi­vió el miér­co­les, en la pri­me­ra se­sión de con­trol, su peor mo­men­to co­mo pre­si­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.