Las di­ver­gen­cias en los blo­ques abren nue­vos es­ce­na­rios en Ca­ta­lu­ña

Di­ri­gen­tes de ERC y PDECat se han des­mar­ca­do de la fé­rrea es­tra­te­gia dic­ta­da por Puig­de­mont

La Voz de Galicia (Lugo) - - ESPAÑA - EN­RI­QUE CLE­MEN­TE

Las de­cla­ra­cio­nes del por­ta­voz de ERC en el Con­gre­so, Joan Tar­dá, quien ase­gu­ró que no se pue­de im­po­ner la in­de­pen­den­cia al 50 % de ca­ta­la­nes que no son in­de­pen­den­tis­tas, o la ini­cia­ti­va de su ho­mó­lo­go del PDECat, Car­les Cam­pu­zano, de pac­tar con los so­cia­lis­tas una ini­cia­ti­va pa­ra abrir un diálogo en­tre Go­bier­nos en el mar­co de la ley, que lue­go tu­vo que re­ti­rar des­au­to­ri­za­do por su pro­pio par­ti­do, evi­den­cian las di­fe­ren­cias en el cam­po in­de­pen­den­tis­ta. En el cons­ti­tu­cio­na­lis­ta, el PP se ha des­mar­ca­do de la es­tra­te­gia de re­ti­rar la­zos ama­ri­llos de Ciu­da­da­nos, mien­tras el Go­bierno apues­ta por el diálogo. Los ex­per­tos con­sul­ta­dos por La Voz ana­li­zan es­tas di­ver­gen­cias que po­drían abrir nue­vos es­ce­na­rios en Ca­ta­lu­ña.

¿Hay di­fe­ren­cias po­lí­ti­cas en­tre los in­de­pen­den­tis­tas?

Ro­ber­to L. Blan­co Val­dés con­si­de­ra que «hay di­fe­ren­cias tác­ti­cas, aun­que la po­si­ción de fon­do es la mis­ma, rom­per con España me­dian­te una política de presión ba­sa­da en el en­ga­ño y la ma­ni­pu­la­ción ma­si­va de la opi­nión pú­bli­ca ca­ta­la­na». Di­cho es­to, ad­mi­te que esas di­fe­ren­cias tác­ti­cas en­tre ERC, el PDECat y la gen­te de Puig­de­mont «pue­den ofre­cer una opor­tu­ni­dad pa­ra rom­per su fren­te co­mún en Ca­ta­lu­ña, pe­ro con­fiar en su ex­plo­ta­ción, bajo el prin­ci­pio di­vi­de y ven­ce­rás, es in­ge­nuo», por­que «esas fuer­zas han Ar­ge­lia Que­ralt de­mos­tra­do que en los mo­men­tos cla­ves es­tán uni­das con­tra la le­ga­li­dad del Es­ta­do de­mo­crá­ti­co». Sos­tie­ne que lo que exis­te es una competencia cons­tan­te so­bre «a ver quién es más na­cio­na­lis­ta y odia más a España, lo que di­fi­cul­ta las po­si­bi­li­da­des de mo­de­ra­ción de cual­quie­ra de las dos». Xavier Ar­bós es­ti­ma que «los lí­de­res de ERC es­tán aban­do­nan­do las po­si­cio­nes rup­tu­ris­tas, mien­tras que el PDECat es­tá eclip­sa­do por la es­tra­te­gia de Puig­de­mont». Se­gún Ele­na García-Gue­re­ta, «el PDECat pa­re­ce un par­ti­do en li­qui­da­ción». En cuan­to a ERC, «pa­re­ce ha­ber mu­chas Es­que­rras, la ma­xi­ma­lis­ta, la ra­di­cal o la dia­lo­gan­te». As­trid Ba­rrio con­si­de­ra que las di­fe­ren­cias son en­tre «el puig­de­mon­tis­mo, que busca po­ner en evi­den­cia a España de­nun­cian­do su pre­ten­di­da es­ca­sa ca­li­dad de­mo­crá­ti­ca y la vul­ne­ra­ción de de­re­chos pa­ra le­gi­ti­mar la se­ce­sión, y ERC y una par­te del PDECat, par­ti­da­rios de una vía ne­go­cia­da y a lar­go pla­zo». Ar­ge­lia Que­ralt des­ta­ca que los in­de­pen­den­tis­tas «man­tie­nen po­si­cio­nes di­fe­ren­tes, que, aun­que de ma­tiz, son muy im­por­tan­tes». Por un la­do, el gru­po de Puig­de­mont «pre­ten­de man­te­ner el pro­ta­go­nis­mo del que pa­ra ellos es el pre­si­den­te en el exi­lio, y sa­be que pa­ra lo­grar­lo tie­ne que ten­sio­nar al má­xi­mo y en to­do mo­men­to la si­tua­ción, aun­que sea con men­ti­ras co­mo que exis­te un man­da­to pa­ra la re­pú­bli­ca o que Ca­ta­lu­ña tie­ne de­re­cho a la au­to­de­ter­mi­na­ción». To­rra «es­tá en la mis­ma es­te­la, sin Puig­de­mont no pin­ta na­da». En ERC, al­gu­nos de sus lí­de­res han en­ten­di­do que «o se en­san­cha la ma­yo­ría so­cial o no se va a nin­gu­na par­te y pien­san que no se dan las con­di­cio­nes pa­ra bus­car la in­de­pen­den­cia».

¿Qué es­tra­te­gias si­guen PP y Ciu­da­da­nos?

García-Gue­re­ta afir­ma que las di­fe­ren­cias son evi­den­tes. «Ciu­da­da­nos na­ce de la or­fan­dad política de quie­nes se sen­tían es­pa­ño­les y ca­ta­la­nes, que se re­be­la­ron fren­te a una si­tua­ción so­cial que per­ci­bían co­mo de na­cio­na­lis­mo obli­ga­to­rio, y por tan­to su pos­tu­ra en es­te con­flic­to es­tá con­di­cio­na­da y li­mi­ta­da». Por su par­te, «el PP es un par­ti­do de Es­ta­do y es­tá en una en­cru­ci­ja­da, por­que tie­ne que com­pe­tir con Ciu­da­da­nos en Ca­ta­lu­ña, don­de cla­ra­men­te ha per­di­do la par­ti­da, pe­ro tam­bién en el res­to de España». Ba­rrio des­ta­ca que «ca­da vez hay me­nos di­fe­ren­cias». Ex­pli­ca que «el PP pa­re­ce que­rer com­pe­tir con Ciu­da­da­nos en du­re­za y al igual que es­te par­ti­do ya re­cla­ma un nue­vo 155 más ri­gu­ro­so». Ar­bós ve «po­cas di­fe­ren­cias, apar­te de que Ciu­da­da­nos pa­re­ce más dis­pues­to a la mo­vi­li­za­ción en Ca­ta­lu­ña, con la re­ti­ra­da de los la­zos ama­ri­llos».

Blan­co Val­dés es­ti­ma que «en el te­ma ca­ta­lán la po­si­ción del PP ha si­do más cohe­ren­te que la de Ciu­da­da­nos, aun­que su ob­je­ti­vo sea co­mún, evi­tar la frac­tu­ra te­rri­to­rial de España». Que­ralt se­ña­la que «C’s ha op­ta­do por una es­tra­te­gia muy fren­tis­ta y de mu­cha po­la­ri­za­ción, de ten­sio­nar la si­tua­ción, lo que le dio gran­des ré­di­tos elec­to­ra­les, pe­ro a ni­vel so­cial es un error». Con­si­de­ra que la po­si­ción del PP res­pe­to al con­flic­to ca­ta­lán «se ha de­mos­tra­do un fra­ca­so, por­que Ra­joy, al igual que Puig­de­mont, no ha usa­do la política pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas, no ha­cer na­da y ju­di­cia­li­zar­lo to­do no ha lle­va­do a nin­gu­na par­te y com­pli­ca más la si­tua­ción».

Res­ta im­por­tan­cia a las di­ver­gen­cias se­ce­sio­nis­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.