«Crío», «idio­ta» y «des­qui­cia­do»: los ase­so­res se des­pa­chan

La Voz de Galicia (Lugo) - - INTERNACIONAL -

En ca­da una de las en­tre­vis­tas a los miembros de su ga­bi­ne­te, Trump siem­pre pi­dió leal­tad. Era uno de los re­qui­si­tos si­ne qua non pa­ra en­trar en su círcu­lo de con­fian­za. Es­ta ma­ne­ra de pro­ce­der, com­pa­ra­da por el ex­di­rec­tor del FBI Ja­mes Co­mey con la con­duc­ta de los ca­pos de la ma­fia, bri­lla por su au­sen­cia en va­rios pa­sa­jes del li­bro, que des­ve­la có­mo mu­chos de sus ase­so­res pasan por al­to la con­di­ción. «Crío» o «des­qui­cia­do» son al­gu­nos de los in­sul­tos que han sa­li­do de la bo­ca de pe­sos pe­sa­dos del Eje­cu­ti­vo, in­ca­pa­ces de li­diar con la «ig­no­ran­cia» del re­pu­bli­cano.

Uno de ellos fue Gary Cohn. «Si us­ted, co­mo go­bierno fe­de­ral, pi­de di­ne­ro pres­ta­do me­dian­te la emi­sión de bo­nos es­tá au­men­tan­do el dé­fi­cit», le ex­pli­có «asom­bra­do por la fal­ta de com­pren­sión bá­si­ca» de Trump. Su es­ca­sa pre­pa­ra­ción pro­vo­có tam­bién la bur­la del se­cre­ta­rio de De­fen­sa, Ja­mes Mat­tis, quien in­clu­so la com­pa­ró con la de «un alumno de quin­to o sex­to grado». «No siem­pre po­de­mos ele­gir al pre­si­den­te pa­ra el que tra­ba­ja­mos», di­jo en­tre ri­sas an­te la cú­pu­la del Pen­tá­gono.

Can­sa­dos de su vo­la­ti­li­dad, Mat­tis, el je­fe de la Ca­sa Blan­ca John Kelly, y el ex­se­cre­ta­rio de Es­ta­do Rex Ti­ller­son, ha­bla­ron del mag­na­te co­mo un «idio­ta», «imbécil» o «ton­to». «Es­ta­mos en un manicomio», se que­jó Kelly per­so­na­li­zan­do el caos en la ór­bi­ta del pre­si­den­te.

«Ven­de­dor de cer­ve­za»

Los in­sul­tos que Wood­ward re­ve­la tam­bién sa­lie­ron de la bo­ca del re­pu­bli­cano. El au­tor cuen­ta por ejem­plo que Trump di­jo de Jeff Ses­sions que fue «un ro­tun­do fra­ca­so». «Si hu­bie­se te­ni­do pe­lo­tas no se hu­bie­se re­cu­sa­do (de la tra­ma ru­sa). Es el fis­cal ge­ne­ral, pue­de ha­cer lo que le dé la ga­na», ase­ve­ró tras re­fe­rir­se a Ses­sions co­mo «su sa­co de bo­xeo fa­vo­ri­to». El mag­na­te tam­bién des­car­gó su ira con­tra el exasesor de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, H.R. McMas­ter, cu­ya es­té­ti­ca com­pa­ró con la de «un ven­de­dor de cer­ve­za», y con­tra su ex­je­fe de ga­bi­ne­te Rein­ce Prie­bus a quien ca­li­fi­có co­mo «una pe­que­ña ra­ta».

Trump in­clu­so cues­tio­nó la vi­ri­li­dad de su abogado Ru­dolph Giu­lia­ni y se ne­gó en un prin­ci­pio a con­tra­tar a John Bol­ton co­mo ase­sor de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal por cul­pa de «su gran bi­go­te». Sor­pren­den­te­men­te, otra de las re­ve­la­cio­nes po­ne en en­tre­di­cho la su­pues­ta ma­la re­la­ción del ma­tri­mo­nio pre­si­den­cial. Wood­ward sos­tie­ne que en­tre Me­la­nia y Trump «pa­re­ce ha­ber un afec­to sin­ce­ro».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.