Bél­gi­ca des­cu­bre que tie­ne ul­tras

La in­te­li­gen­cia pi­de re­fuer­zos an­te el te­mor a que gru­pos ra­cis­tas co­me­tan ac­tos vio­len­tos co­mo el de Uto­ya

La Voz de Galicia (Lugo) - - INTERNACIONAL - CRIS­TI­NA PORTEIRO

«Schild & Vrien­den» es una or­ga­ni­za­ción ju­ve­nil ul­tra­de­re­chis­ta fla­men­ca. Des­co­no­ci­da más allá de las fronteras de Bél­gi­ca, sus miembros (3.800) se enor­gu­lle­cen de ser con­si­de­ra­dos la cantera del par­ti­do na­cio­na­lis­ta N-VA. La for­ma­ción in­de­pen­den­tis­ta ha in­ten­ta­do des­vin­cu­lar­se de es­te gru­púscu­lo de ul­tras tras la emi­sión de un reportaje en la te­le­vi­sión VRT en el que se po­ne de re­lie­ve el am­bien­te ra­cis­ta, an­ti­se­mi­ta y ma­chis­ta que se res­pi­ra en sus fi­las.

«Si ves Ce­ni­cien­ta con pers­pec­ti­va, va so­bre una mu­jer que apren­de cuál es su lu­gar» o «cuan­do es­tás vien­do un do­cu­men­tal so­bre el Ho­lo­caus­to y el pro­fe­sor te pre­gun­ta por qué te es­tás mas­tur­ban­do», son al­gu­nos de los men­sa­jes que se in­ter­cam­bia­ban los jó­ve­nes ul­tras en el chat de la or­ga­ni­za­ción, a la que per­te­ne­cen al me­nos una vein­te­na de miembros de la N-VA, se­gún re­co­no­ció uno de sus res­pon­sa­bles, Tho­mas Rog­ge­man.

En­tre esos men­sa­jes se in­ter­ca­lan lla­ma­das a com­ba­tir la ame­na­za de la in­mi­gra­ción y ga­ran­ti­zar la «su­pre­ma­cía blan­ca» en Occidente tras «la gue­rra de ra­zas». ¿De qué ma­ne­ra? Me­dian­te la pre­pa­ra­ción fí­si­ca y la te­nen­cia de ar­mas.

El te­rre­mo­to po­lí­ti­co que des­en­ca­de­nó en Bél­gi­ca lle­vó al mis­mo mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Koen Geens, a anun­ciar la aper­tu­ra de una in­ves­ti­ga­ción. El lí­der de Schild & Vrien­den, Dries Van Lan­gen­ho­ve, fue ex­pul­sa­do de su car­go en el Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción de la Uni­ver­si­dad de Gan­te. El jo­ven bau­ti­zó de ese mo­do a la or­ga­ni­za­ción pa­ra re­me­mo­rar la pa­la­bra cla­ve que uti­li­za­ban las mi­li­cias fla­men­cas en Bru­jas en el 1302 pa­ra con­tro­lar el ori­gen ét­ni­co de los ha­bi­tan­tes. To­dos aque­llos que pro­nun­cia­ban las pa­la­bras con acen­to fran­cés eran ani­qui­la­dos. «Me pa­re­ció gra­cio­so», jus­ti­fi­có Van Lan­gen­ho­ve a la pren­sa.

La in­dig­na­ción cre­ció a me­di­da que se fue­ron re­ve­lan­do más de­ta­lles y la guin­da lle­gó cuan­do las au­to­ri­da­des de la Uni­ver­si­dad su­gi­rie­ron nom­brar co­mo sus­ti­tu­to a Louis De Stoop, quien ma­ni­fes­tó su ad­mi­ra­ción por Hitler en sus re­des so­cia­les.

Los lí­de­res fla­men­cos de la N-VA tra­ta­ron de des­vin­cu­lar­se del es­cán­da­lo. «Es­ta no es mi Flan­des y es­tos no son mis va­lo­res», des­li­zó el se­cre­ta­rio de Asi­lo bel­ga, Theo Franc­ken, quien su­gi­rió en el 2016 «de­jar que los in­mi­gran­tes se aho­guen en el mar». El in­de­pen­den­tis­ta es­tá en un po­si­ción muy di­fí­cil. Re­cien­te­men­te sa­lie­ron a la luz fo­to­gra­fías en las que po­sa son­rien­te con Van Lan­gen­ho­ve y otros jó­ve­nes ul­tras. Los ar­chi­vos fo­to­grá­fi­cos tam­bién de­mos­tra­ron en el 2014 que man­te­nía amis­tad con el an­ti­guo co­la­bo­ra­dor na­zi, Bob Maes.

Pa­ra ma­qui­llar la po­lé­mi­ca, la N-VA ha re­ti­ra­do a al­gu­nos de sus can­di­da­tos in­vo­lu­cra­dos en la or­ga­ni­za­ción de las lis­tas pa­ra las elecciones lo­ca­les del 14 de oc­tu­bre. A pe­sar de las lla­ma­das des­de la cú­pu­la a «lim­piar» el par­ti­do, son de so­bra co­no­ci­dos los tra­di­cio­na­les víncu­los que unen a mu­chos de sus mi­li­tan­tes con la ex­tre­ma de­re­cha.

La Se­gu­ri­dad del Es­ta­do no es aje­na al au­ge y for­ta­le­ci­mien­to del fe­nó­meno ul­tra en el país. Sus ex­per­tos han de­man­da­do al Eje­cu­ti­vo que du­pli­que el nú­me­ro de efec­ti­vos pa­ra man­te­ner a ra­ya a los mo­vi­mien­tos de la ul­tra­de­re­cha fla­men­ca. Tie­nen iden­ti­fi­ca­das a una do­ce­na de per­so­nas «sus­cep­ti­bles» de poder ata­car con vio­len­cia, co­mo la ma­tan­za per­pe­tra­da por An­ders Brei­vik en Uto­ya (2011).

El mi­nis­tro de Jus­ti­cia anun­ció una in­ves­ti­ga­ción pa­ra in­ten­tar ata­jar el fe­nó­meno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.