El par­ti­do de las FARC se tam­ba­lea

Preo­cu­pa­ción en Co­lom­bia por la di­vi­sión de la an­ti­gua gue­rri­lla y la des­apa­ri­ción de nue­ve des­ta­ca­dos je­fes

La Voz de Galicia (Lugo) - - INTERNACIONAL - HÉC­TOR ESTEPA

Las FARC se en­fren­tan a una cri­sis co­mo co­lec­ti­vo un año des­pués de ha­ber aban­do­na­do las ar­mas y de cons­ti­tuir­se co­mo par­ti­do. El sín­to­ma más evi­den­te, y la ma­yor preo­cu­pa­ción de los ex­per­tos en el pro­ce­so de paz co­lom­biano, es la des­apa­ri­ción apa­ren­te­men­te vo­lun­ta­ria de nue­ve ex je­fes de la an­ti­gua gue­rri­lla.

En­tre ellos des­ta­ca Luciano Ma­rín, alias Iván Már­quez, ex je­fe ne­go­cia­dor du­ran­te los diá­lo­gos de La Ha­ba­na y nú­me­ro dos de la an­ti­gua in­sur­gen­cia. Lí­der de un ala del par­ti­do que apues­ta por el mar­xis­mo-le­ni­nis­mo más dog­má­ti­co, Már­quez de­ci­dió el pa­sa­do ju­lio re­nun­ciar al asien­to que el pac­to de paz le ga­ran­ti­za­ba en el Se­na­do. Dos me­ses an­tes, en abril, ha­bía fi­ja­do su re­si­den­cia en la zo­na de re­in­cor­po­ra­ción de ex gue­rri­lle­ros co­no­ci­da co­mo Mi­ra­va­lle, si­tua­da en una área ru­ral.

Lo hi­zo tras cri­ti­car du­ra­men­te la de­ten­ción del ex co­man­dan- te Je­sús San­trich, acu­sa­do por la DEA, la agen­cia an­ti­dro­ga de EE. UU., y por las au­to­ri­da­des co­lom­bia­nas, de de­li­tos de nar­co­trá­fi­co pos­te­rio­res a la fir­ma del pac­to de paz. Un so­brino de Már­quez, Mar­lon Ma­rín, se vio im­pli­ca­do en el ca­so y es aho­ra in­for­man­te de la DEA. Se­gún va­rios ana­lis­tas, tan­to Már­quez co­mo los tam­bién an­ti­guos je­fes El Pai­sa y Ro­ma­ña te­men ser ex­tra­di­ta­dos a EE. UU.

Eso no quiere de­cir que se ha­yan uni­do a las di­si­den­cias, que ya ope­ran en va­rias re­gio­nes del país, que po­drían con­tar con más de 1.300 miembros en­tre an­ti­guos gue­rri­lle­ros y nue­vos re­clu­tas y que se de­di­can prin­ci­pal­men­te al nar­co­trá­fi­co. Ro­ma­ña re­mi­tió es­ta semana una car­ta a la fis­ca­lía en la que re­afir­mó su com­pro­mi­so con la paz. Tam­po­co hay prue­bas de que los otros ocho des­apa­re­ci­dos ha­yan vuel­to a las ar­mas.

Una co­mi­sión del Con­gre­so via­jó a Mi­ra­va­lle la pa­sa­da semana con el fin de co­no­cer el paradero de Már­quez, pe­ro no con­si­guie­ron en­con­trar­lo. Pablo Ca­ta­tum­bo, se­na­dor de las FARC y miem­bro de la co­mi­sión, pi­dió a Már­quez que se pro­nun­cie so­bre su paradero pa­sa evi­tar «más in­cer­ti­dum­bre ju­rí­di­ca» a los ex gue­rri­lle­ros. Que ni los pro­pios co­man­dan­tes se­pan dón­de es­tán sus com­pa­ñe­ros in­quie­ta a los co­lom­bia­nos.

De­su­nión

El ca­so San­trich no so­lo ha pro­pi­cia­do las hui­das, sino tam­bién la de­su­nión del par­ti­do. Su lí­der, Rodrigo Lon­do­ño, alias Ti­mo­chen­ko, fue du­ra­men­te cri­ti­ca­do es­ta semana por su for­ma de re­fe­rir­se a la de­ten­ción. «¿Có­mo es po­si­ble que se co­me­tan in­cohe­ren­cias ta­les co­mo la de Ti­mo, al afir­mar en un fo­ro en Ma­ni­za­les que él pe­día que al se­na­dor (Ál­va­ro) Uribe se le res­pe­ta­ra el de­bi­do pro­ce­so y el prin­ci­pio de inocen­cia, mien­tras que en el ca­so San­trich lo que di­jo fue, pa­la­bras más, pa­la­bras me­nos, que San­trich de­be­ría de­mos­trar su inocen­cia, o sea, que se par­tía del he­cho de que era cul­pa­ble?», cri­ti­ca­ron a tra­vés de una mi­si­va los ex je­fes gue­rri­lle­ros Joa­quín Gó­mez y Ber­tul­fo Álvarez.

El lí­der de las FARC, que pre­go­na una vi­sión prag­má­ti­ca del par­ti­do que re­pu­dian al­gu­nos com­pa­ñe­ros, no lo va a te­ner fá­cil los pró­xi­mos me­ses. Ape­nas al­can­za­ron 50.000 vo­tos al Se­na­do en las le­gis­la­ti­vas de mar­zo, una can­ti­dad minúscula, aun­que cuen­tan con 10 es­ca­ños en el Con­gre­so gra­cias al acuer­do de paz. Por otro la­do, el nue­vo pre­si­den­te, Iván Du­que, tie­ne pre­vis­to mo­di­fi­car el acuer­do de paz, aun­que por aho­ra ha op­ta­do por se­guir ade­lan­te con él.

Pe­ro lo más in­me­dia­to es que los ex co­man­dan­tes des­apa­re­ci­dos den se­ña­les de vi­da. La Jus­ti­cia Es­pe­cial pa­ra la Paz (JEP), el tri­bu­nal que va a juz­gar a los ex gue­rri­lle­ros, dio el jue­ves un pla­zo de diez días a los ex je­fes que se en­cuen­tran en paradero des­co­no­ci­do pa­ra que se re­por­ten. De lo con­tra­rio po­drían per­der sus be­ne­fi­cios ju­di­cia­les.

M. DUE­ÑAS EFE

Rodrigo Lon­do­ño sa­lu­da a un gue­rri­lle­ro des­mo­vi­li­za­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.