Va­ti­cano, ¿gue­rra ci­vil o so­lo re­vuel­ta?

El es­cán­da­lo de los abu­sos se­xua­les ha da­do al ala con­ser­va­do­ra de la Igle­sia ca­tó­li­ca un ar­ma con­tra el pa­pa, quien ha con­vo­ca­do a los obis­pos pa­ra cor­tar el pro­ble­ma de raíz

La Voz de Galicia (Lugo) - - SOCIEDAD - MA­RÍA CEDRÓN

Ha­ce unos días el pe­rió­di­co nor­te­ame­ri­cano The Wall Street Jour­nal pu­bli­có que Le­ga­tus: Am­bas­sa­dors for Ch­rist in the Mar­ket­pla­ce, un co­lec­ti­vo que agru­pa a los prin­ci­pa­les lí­de­res em­pre­sa­ria­les ca­tó­li­cos es­ta­dou­ni­den­ses —su pre­si­den­te es Tho­mas Mang­han, fun­da­dor de Do­mino´s Piz­za—, ha­bía de­ci­di­do sus­pen­der el diez­mo anual que des­ti­na al Va­ti­cano. Los 820.000 dó­la­res re­cau­da­dos du­ran­te es­te 2018 pa­sa­rán mien­tras a un fi­dei­co­mi­so.

No es una can­ti­dad muy ele­va­da en el con­jun­to glo­bal de in­gre­sos que tie­ne la San­ta Se­de, pe­ro el ges­to es una se­ñal que po­ne de ma­ni­fies­to la frus­tra­ción que ha ge­ne­ra­do en mu­chos ca­tó­li­cos la llu­via de es­cán­da­los se­xua­les que han sal­pi­ca­do a la Igle­sia ca­tó­li­ca en to­do el mun­do. Chi­le, Ir­lan­da, Es­ta­dos Uni­dos, Aus­tra­lia, Ale­ma­nia... Unos he­chos que, al mis­mo tiem­po, pa­re­cen es­tar uti­li­zan­do al­gu­nos de los sec­to­res más con­ser­va­do­res del cle­ro pa­ra em­pu­jar al pa­pa Fran­cis­co a di­mi­tir.

«Pa­ra entender o que es­tá pa­san­do hai que fa­cer pri­mei­ro un­ha pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca —ex­pli­ca el teó­lo­go An­drés Torres Quei­ru­ga—, por­que a Igre­xa ti­vo un­ha eclo­sión de es­pe­ran­za co Con­ci­lio Va­ti­cano II que des­pois foi frea­da du­ran­te os dous úl­ti­mos pon­ti­fi­ca­dos, que apa­ga­ron o en­tu­sias­mo e re­no­va­ción da Igre­xa. Iso le­vou a un­ha pa­rá­li­se e a fa­cer a ins­ti­tu­ción moi­to máis bu­ro­crá­ti­ca. Ago­ra che­ga un pa­pa cun es­pí­ri­to que en­la­za co Con­ci­lio Va­ti­cano II, que que­re vol­ver a dar­lle pro­ta­go­nis­mo ao po­bo de Deus, é nor­mal que esa cu­ria que es­tá tan aco­mo­da­da te­ña un­ha reac­ción de re­xei­ta­men­to. Pa­sou­lle a Xesús. El non que­ría fun­dar un­ha no­va re­li­xión, o que pre­ten­día era re­no­var o xu­daís­mo. Tra­tar de fa­cer un­ha re­li­xión de ser­vi­zo e de en­tre­ga hu­mil­de e so­li­da­ria non foi nun­ca fá­cil».

La re­van­cha del ex­nun­cio

Se­gún los teó­lo­gos con­sul­ta­dos, la prue­ba más evi­den­te de ese fren­te con­ser­va­dor, que no quiere a Fran­cis­co en Ro­ma ya des­de que fue pro­cla­ma­do pa­pa en el 2013, es la car­ta del ex­nun­cio del Va­ti­cano en Es­ta­dos Uni­dos, Car­lo Ma­ría Vi­ga­nò, un hom­bre cer­cano a Be­ne­dic­to XVI, que lue­go fue des­ti­tui­do por Fran­cis­co. ¿Por qué? Por­que es la pri­me­ra vez en la his­to­ria mo­der­na de la Igle­sia que un al­to car­go de la cu­ria, ade­más de acu­sar, «con am­bi­güe­dad ca­lum­nio­sa», co­mo ma­ti­za Torres Quei­ru­ga, al su­mo pon­tí­fi­ce de co­no­cer los abu­sos se­xua­les co­me­ti­dos en Es­ta­dos Uni­dos, se atre­ve a re­cla­mar en pú­bli­co que el pon­tí­fi­ce se va­ya: «Fran­cis­co de­be ser el pri­me­ro en dar un buen ejem­plo a los car­de­na­les y obis­pos que en­cu­brie­ron los abu­sos del car­de­nal Theo­do­re McCa­rrick y re­nun­ciar jun­to con to­dos ellos», di­ce en su car­ta.

El do­cu­men­to, al que el pa­pa no con­tes­tó pa­ra no dig­ni­fi­car­la ni dar can­cha a una co­rrien­te en la que tam­bién es­tá el car­de­nal Ray­mon Bur­ke, fue re­dac­ta­do el 22 de agos­to con la ayu­da del pe­rio­dis­ta con­ser­va­dor Mar­co To­sat­ti y pu­bli­ca­da cuan­do Fran­cis­co es­ta­ba de via­je en Ir­lan­da. El pe­rio­dis­ta, co­mo co­men­tó él mis­mo lue­go a The New York Ti­mes, tra­tó de sua­vi­zar el tex­to en el que el exem­ba­ja­dor de la San­ta Se­de en Washington tam­bién acu­sa al pon­tí­fi­ce de pro­te­ger a la «co­rrien­te ho­mo­se­xual» del Va­ti­cano. Pe­ro más allá del desacuer­do con las po­lí­ti­cas re­no­va­do­ras lle­va­das a ca­bo por Fran­cis­co, co­mo per­mi­tir co­mul­gar a los di­vor­cia­dos o lan­zar fra­ses có­mo «¿Quién soy yo pa­ra juz­gar?» al ha­blar de los ho­mo­se­xua­les, el desafío lan­za­do por Vi­ga­nò pa­re­ce en­ce­rrar una re­van­cha per­so­nal, co­mo su­gie­re The New York Ti­mes. Lo que no ha re­ve­la­do es su paradero. No lo ha he­cho, aña­de el ar­tícu­lo del ro­ta­ti­vo nor­te­ame­ri­cano, por te­mor «a su pro­pia se­gu­ri­dad».

Por­que ¿quién es Vi­ga­nò?: «É un ho­me que na­ceu nun­ha fa­mi­lia de cla­se al­ta e en­trou na Igre­xa coa idea de fa­cer ca­rrei­ra. Pe­ro non o lo­grou e es­tá frus­tra­do por­que lla cor­ta­ron. Es­tá re­sen­ti­do e ten­lle un­ha ma­nía enor­me aos ho­mo­se­xuais. Non só iso. Con­ta co apoio do Tea Party e da de­rei­ta política nor­te­ame­ri­ca­na», co­men­ta Torres Quei­ru­ga. Por­que en es­ta gue­rra ci­vil o re­vuel­ta in­ter­na —no es­tá muy cla­ro aún qué es— pro­mo­vi­da des­de los bra­zos más con­ser­va­do­res de la po­de­ro­sa Igle­sia ca­tó­li­ca nor­te­ame­ri­ca­na que ve tam­ba­lear su es­ta­tus con ayu­da de al­gu­nos peo­nes en el Va­ti­cano, la política tie­ne mu­cho pe­so. En España, co­mo apun­ta Torres Quei­ru­ga, «os bis­pos, máis que opo­ñer­se ao pa­pa, non son ca­pa­ces de se­gui­lo. E máis aló do car­deal Rou­co Va­re­la e duns pou­cos bis­pos, non es­tán con­tra o pa­pa». Una prue­ba del apo­yo que tie­ne son las pa­la­bras del ar­zo­bis­po de Santiago al in­vi­tar a «es­tar aten­tos a cual­quier se­ñal que Pe­dro pue­da ha­cer­nos pa­ra ayu­dar­le».

El pa­pa re­za por las víc­ti­mas de abu­sos en Du­blín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.