Sín­to­mas

La Voz de Galicia (Lugo) - - OPINIÓN - LUIS FE­RRER I BALSEBRE

Jun­to al ato­rran­te de­jà vu del pro­cés, han irrum­pi­do en es­ce­na de­ba­tes que uno da­ba por zan­ja­dos. Pa­ra los que so­mos pre­cons­ti­tu­cio­na­les resulta can­sa­do re­gre­sar a los tiempos del NO-DO y que no ha­ya es­pa­cio de in­for­ma­ción o de­ba­te en el no se ame­na­ce con sa­car a Fran­co de su tum­ba. Es ago­ta­dor vol­ver a la ca­si­lla de sa­li­da en un asun­to que nues­tros abue­los pa­de­cie­ron, nues­tros pa­dres su­pe­raron y no­so­tros ru­bri­ca­mos con un game

over ha­ce dé­ca­das; ver co­mo al­gu­nos de nues­tros hi­jos y nie­tos vuel­ven a des­em­pol­var un epi­so­dio que ya creía­mos ol­vi­da­do en un rin­cón de la his­to­ria y que de­mos­tró no ser bueno pa­ra na­die. Resulta tan pa­ra­dó­ji­co co­mo sig­ni­fi­ca­ti­vo que quie­nes su­frie­ron aque­llo lo quie­ran ol­vi­dar y quie­nes no lo vi­vie­ron for­ce­jeen por re­su­ci­tar­lo. El psi­coa­ná­li­sis en­se­ña que lo re­pri­mi­do siem­pre re­gre­sa en for­ma de sín­to­ma y el asun­to del Valle de los Caí­dos no es más que eso: un sín­to­ma de nues­tra esen­cia fra­tri­ci­da y pen­den­cie­ra. No lle­ga­ba con es­to que aho­ra ha re­apa­re­ci­do el de­ba­te so­bre la pros­ti­tu­ción, otro sín­to­ma. La pro­pues­ta de la apro­ba­ción fa­lli­da del sin­di­ca­to de tra­ba­ja­do­ras del se­xo pre­sen­ta el aro­ma de la peor hi­po­cre­sía. Hu­bo tiempos en que las pu­tas es­ta­ban bien con­si­de­ra­das, re­gu­la­das, pro­te­gi­das y res­pe­ta­das: su­me­rios, egip­cios, grie­gos, ro­ma­nos... no fue has­ta el si­glo XVIII en que fue­ron arro­ja­das a la clan­des­ti­ni­dad y los gue­tos Es­te vie­jo asun­to lo acla­ra la teo­ría de los ti­pos ló­gi­cos de Ber­trand Rus­sell: una pá­gi­na no es un li­bro, un hom­bre no es la Hu­ma­ni­dad, son ló­gi­cas dis­tin­tas que ha­ce que lo que es bueno pa­ra uno no lo sea pa­ra el otro. Una co­sa es el fe­nó­meno de la pros­ti­tu­ción y otra son las pu­tas y pu­tos. La pros­ti­tu­ción co­mo fe­nó­meno pue­de y de­be ser le­gis­la­da so pe­na de arro­jar a cor­te­sa­nas y cha­pe­ros al in­fierno del ham­pa. ¿Có­mo se en­tien­de que las ca­rre­te­ras es­tén lle­nas de luces ro­jas, exis­ta una aso­cia­ción de due­ños de pu­ti­clu­bes, su ac­ce­so sea libre y, sin em­bar­go, no se per­mi­ta una aso­cia­ción de tra­ba­ja­do­ras del se­xo? Siem­pre ha­brá in­di­vi­duos que ejer­zan la pros­ti­tu­ción, mu­chos de ellos y ellas de for­ma in­con­tro­la­da, vo­lun­ta­ria­men­te o en ré­gi­men de es­cla­vi­tud. A ni­vel in­di­vi­dual eso es di­fí­cil de le­gis­lar, pe­ro al ni­vel ló­gi­co su­pe­rior que su­po­ne la pros­ti­tu­ción no so­lo es po­si­ble sino ne­ce­sa­rio or­de­nar­la pa­ra que la in­men­sa ma­yo­ría de mu­je­res y hom­bres que la ejer­cen ten­gan un am­pa­ro le­gal que los de­fien­da de pro­xe­ne­tas, pu­te­ros y to­dos aque­llos hipócritas que los es­tig­ma­ti­zan al tiem­po que pagan por sus ser­vi­cios o di­cen lu­char por su dig­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.