Con­tra el ja­ba­lí, sor­go y no maíz

El ce­real que­da a sal­vo de las ata­ques y tie­ne un ci­clo de de­sa­rro­llo si­mi­lar

La Voz de Galicia (Lugo) - - PORTADA - XO­SÉ MA­RÍA PA­LA­CIOS

Los fre­cuen­tes ata­ques del ja­ba­lí a fin­cas de maíz es­tán te­nien­do en­tre sus con­se­cuen­cias la apa­ri­ción de un nue­vo cul­ti­vo en te­rre­nos de ex­plo­ta­cio­nes ga­na­de­ras. Las in­cur­sio­nes de la fau­na sal­va­je des­tro­zan un ali­men­to in­dis­pen­sa­ble en la ali­men­ta­ción del ga­na­do va­cuno de pro­duc­ción le­che­ra, lo que ha lle­va­do a los res­pon­sa­bles de al­gu­nas gran­jas a bus­car un cul­ti­vo cu­yo cre­ci­mien­to no obli­gue a es­tar pen­dien­te de po­si­bles da­ños cau­sa­dos por ja­ba­líes.

El sor­go em­pie­za a abrir­se pa­so co­mo cul­ti­vo al­ter­na­ti­vo en lu­ga­res en don­de so­lían apa­re­cer los ja­ba­líes. El as­pec­to de es­te ce­real es pa­re­ci­do al maíz, aun­que no tie­ne ma­zor­ca; y en ga­na­de­rías don­de ya es­tá asen­ta­do su uso se ex­pli­ca que el ol­fa­to del ja­ba­lí no de­be de sen­tir­se atraí­do por la plan­ta, en la que no cau­sa los des­tro­zos que sí son ha­bi­tua­les en otras par­ce­las.

Un ejem­plo de es­ta si­tua­ción se da en la pa­rro­quia vi­lal­be­sa de San­ta­ba­lla. Los res­pon­sa­bles de la SAT Areal­ba tie­nen con cul­ti­vo de sor­go un to­tal de 37 hec­tá­reas, an­tes de­di­ca­das a maíz, que de­ci­die­ron de­jar de plan­tar por­que los des­tro­zos del ja­ba­lí se ha­bían vuel­to fre­cuen­tes. El res­to del te­rreno, unas 90 hec­tá­reas, se des­ti­na a pas­to.

Lu­pe Pra­do, una de las so­cias de la SAT, ex­pli­ca que el ci­clo de am­bos cul­ti­vos es bas­tan­te si­mi­lar. El sor­go se siem­bra en torno a me­dia­dos de abril y se re­co­ge a fi­na­les de sep­tiem­bre; sin em­bar­go, la co­se­cha de es­te año va al­go re­tra­sa­da si se com­pa­ra con la del 2017, en el que ya se cul­ti­va­ba es­te ce­real.

Por aho­ra, co­men­ta es­ta ga­na­de­ra de Vi­lal­ba, el sor­go no abun­da en Ga­li­cia tan­to co­mo en otras zo­nas —po­ne co­mo ejemplos Ca- ta­lu­ña y León—, aun­que no resulta di­fí­cil de en­con­trar. Has­ta pa­re­ce ser una plan­ta al­go me­nos ne­ce­si­ta­da de cui­da­dos, en tan­to que la ren­di­mien­to por su­per­fi­cie cul­ti­va­da se mue­ve en ci­fras si­mi­la­res: una hec­tá­rea de­di­ca­da a maíz pue­de dar una co­se­cha anual de 35 to­ne­la­das, mien­tras que una de sor­go pue­de pro­por­cio­nar unas 30.

De to­dos mo­dos, la con­cen­tra­ción de se­mi­llas es di­fe­ren­te, te­nien­do en cuen­ta que el sor­go ca­re­ce de ma­zor­ca: así, en una hec­tá­rea de te­rreno pue­den co­lo­car­se unas 350.000 o 400.000 plan­tas, más o me­nos el cuá­dru­ple de las de maíz en una ex­ten­sión equi­va­len­te. De acuer­do con da­tos apor­ta­dos por Lu­pe Pra­do, el cos­te de una bol­sa con 400.000 se­mi­llas de sor­go an­da al­re­de­dor de los 150 eu­ros, mien­tras que una bol­sa con unas 90.000 se­mi­llas de maíz cues­ta so­bre 85 eu­ros.

Me­nos va­lor ener­gé­ti­co

Al tra­tar­se de un cul­ti­vo aún po­co ex­ten­di­do, los ga­na­de­ros, ex­pli­ca Lu­pe Pra­do, tie­nen más di­fi­cul­ta­des pa­ra dis­po­ner de ase­so­ra­mien­to. Lo que sí es­tá com­pro­ba­do es que po­see un va­lor ener­gé­ti­co un po­co me­nor que el del maíz, al­go que se com­pen­sa con el uso de con­cen­tra­do en la ali­men­ta­ción de las re­ses. Sin em­bar­go, ni si­quie­ra el he­cho de que has­ta aho­ra se cul­ti­ve sin so­bre­sal­tos pa­re­ce apar­tar a los ga­na­de­ros de la preo­cu­pa­ción por la fau­na sal­va­je: Pra­do sub­ra­ya que si no se ata­ja, el pro­ble­ma «vai­se com­pli­car moi­to».

A. LÓ­PEZ

Los ata­ques del ja­ba­lí al maíz obli­ga­ron a los ga­na­de­ros a sus­ti­tuir­lo por sor­go, una plan­ta fo­rá­nea si­mi­lar, pe­ro que el ani­mal no co­me.

AL­BER­TO LÓ­PEZ

La ga­na­de­ra Lu­pe Pra­do, en una fin­ca de San­ta­ba­lla (Vi­lal­ba) plan­ta­da de sor­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.