«To­do el mun­do sa­be que lo que se hun­dió en O Ma­ris­qui­ño fue un mue­lle del Puer­to»

Arre­me­te con­tra Fei­joo por fa­ci­li­tar una co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción en el Par­la­men­to que ne­gó con An­grois

La Voz de Galicia (Lugo) - - PORTADA - Abel Ca­ba­lle­ro AL­CAL­DE DE VI­GO

En po­co más de un mes, la ima­gen de Abel Ca­ba­lle­ro ha da­do la vuelta a España por dos mo­ti­vos bien dis­tin­tos. Pri­me­ro, de for­ma in­vo­lun­ta­ria, por el hun­di­mien­to de un mue­lle du­ran­te el fes­ti­val de O Ma­ris­qui­ño con el re­sul­ta­do de 467 he­ri­dos. Y es­ta mis­ma semana, por su lla­ma­ti­va for­ma de anun­ciar que Vi­go va a te­ner la Na­vi­dad «top del pla­ne­ta» por la iluminación que ya pre­pa­ra a gol­pe de sep­tiem­bre. Es­ta es su pri­me­ra en­tre­vis­ta tras am­bos epi­so­dios. —El ví­deo so­bre las luces na­vi­de­ñas se ha vuel­to vi­ral. Se le ve desata­do, al­cal­de. —Es­to es la ca­pa­ci­dad de Vi­go de es­tar pre­sen­te. Es la ca­pa­ci­dad que te­ne­mos de trans­mi­tir un he­cho tan im­por­tan­te co­mo que en Vi­go hay unas luces de Na­vi­dad que son ca­pa­ces de ge­ne­rar una gran atrac­ción y traer a me­dia Ga­li­cia y par­te de España a dis­fru­tar. Efec­ti­va­men­te, es­te año se desató una gran ex­pec­ta­ción so­lo con el anun­cio de que ya em­pe­zá­ba­mos. Siem­pre se em­pie­zan a ins­ta­lar mu­cho an­tes, pe­ro nun­ca lo de­ci­mos. Es­ta vez sí, y tam­bién di­ji­mos que se van a con­ver­tir en un epi­so­dio vi­ral, y lo son por la na­tu­ra­le­za de las co­sas que es­ta­mos ha­cien­do.

—¿No cree que el ví­deo se en­tien­de de dis­tin­ta ma­ne­ra den­tro que fue­ra de la ciudad? Lo di­go por la for­ma de pre­sen­tar­lo, con exa­ge­ra­cio­nes qui­zás bus­ca­das. —El sen­ti­do del hu­mor una gen­te lo en­tien­de me­jor y otra peor. Siem­pre es así. Lo pre­sen­té con hu­mor y di­cien­do lo que iba a pa­sar, que en Vi­go íba­mos a te­ner una for­ma ex­tra­or­di­na­ria de ce­le­brar la Na­vi­dad. Así lo en­ten­dió to­do el mun­do. El que cin­co quie­ran de­cir lo con­tra­rio, bah, se de­be a otras co­sas.

—Hu­bo una per­so­na (Fei­joo) que alu­dió a su sen­ti­do del ri­dícu­lo... —Pe­ro eso fue por otra ra­zón. Es­ta­ba de­trás la pre­gun­ta de un pe­rio­dis­ta so­bre su re­la­ción de amis­tad con el nar­co­tra­fi­can­te Mar­cial Dorado. Y eso sí que es se­rio.

—Esa co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción se plan­tea jus­to cuan­do se tra­ta en el Par­la­men­to ga­lle­go la co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción de O Ma­ris­qui­ño. ¿Es una ac­ción-reac­ción? ¿Es al­go bus­ca­do?

—Es co­no­cer la ver­dad.

—Ex­tem­po­rá­nea­men­te.

—Siem­pre es bueno co­no­cer la ver­dad. Un gru­po de con­ce­ja­les, ni si­quie­ra soy yo, lo es­tán plan­tean­do. Ten­dre­mos una reunión y allí lo plan­tea­rán. Hay un nú­me­ro de con­ce­ja­les que quiere sa­ber có­mo des­apa­re­ció la do­cu­men­ta­ción del con­tra­to des­de el Ser­gas, sien­do pre­si­den­te Nú­ñez Fei­joo, a un nar­co­tra­fi­can­te. Por­que des­apa­re­ció en un cen­tro de FP de Vi­go.

—¿Us­ted lo com­par­te?

—Ya lo ve­re­mos. Cuan­do lo plan­teen en el gru­po ve­re­mos qué opi­nión tie­ne ca­da uno. So­mos 17 y con­vo­ca­rá el por­ta­voz del gru­po, que ni si­quie­ra soy yo. Que el gru­po de­ci­da si eso es bueno. Yo no he di­cho na­da pú­bli­ca­men­te. Us­ted no me oyó a mí de­cir una pa­la­bra so­bre es­to. Aho­ra, sí oí­mos to­dos a Fei­joo in­sul­tar gra­ve­men­te al al­cal­de de Vi­go cuan­do un pe­rio­dis­ta le pre­gun­tó por eso.

—¿Có­mo va­lo­ra la pos­tu­ra del PP al fa­ci­li­tar la co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción con su abs­ten­ción?

—Yo creo que ahí pa­só una cues­tión muy gra­ve en tér­mi­nos po­lí­ti­cos. To­do el mun­do sa­be que lo que se hun­dió en O Ma­ris­qui­ño fue un mue­lle del Puer­to, competencia ex­clu­si­va­men­te del Puer­to y ca­ta­lo­ga­do en el plan de usos del Puer­to. No hay du­da, lo sa­be to­do el mun­do. Que las Ma­reas y el Blo­que pac­ten una co­mi­sión con el PP con ar­gu­men­tos ca­lum­nio­sos so­bre lo que su­ce­dió en O Ma­ris­qui­ño es de una gra­ve­dad política ex­tre­ma.

—¿Si­gue man­te­nien­do la mis­ma pos­tu­ra res­pec­to al ac­ci­den­te des­pués de un mes?

—No se hun­dió una ca­lle, co­mo pa­re­ció de­cir el se­ñor Fei­joo. Se hun­dió un mue­lle, ca­ta­lo­ga­do en el BOE del año 2015 co­mo ins­ta­la­ción por­tua­ria náu­ti­co-de­por­ti­va. Por tan­to, na­da que ver con el Ayun­ta­mien­to. Yo no ha­go jui­cios de va­lor, me li­mi­to a cons­ta­tar.

—Pues el Puer­to sos­tie­ne que el man­te­ni­mien­to...

—El Puer­to pue­de de­cir lo que quie­ra. No hay dis­cu­sión po­si­ble. El man­te­ni­mien­to que le co­rres­pon­de­ría a la ciudad es otro es­pa­cio, son las lo­se­tas. Na­da tie­ne que ver con eso. Por ahí pasan pie­zas de 130 to­ne­la­das. El mue­lle que se hun­dió es quin­ce años an­te­rior al con­ve­nio Abrir Vi­go al Mar. Es un da­to, no se pue­de discutir tam­po­co. Yo no asigno cul­pa­bi­li­dad a na­die, di­go que lo que se hun­dió es un mue­lle del Puer­to, competencia del Puer­to y res­pon­sa­bi­li­dad del Puer­to. Por­que lo di­ce el plan de usos del Puer­to.

—Di­ce que no busca res­pon­sa­bi­li­da­des...

—Eso lo di­rá una jue­za. Aún no se sa­be por qué se hun­dió el mue­lle, pe­ro el se­ñor Fei­joo ya asig­nó res­pon­sa­bi­li­da­des. Ya de­ci­dió él en una for­ma te­rri­ble de ha­cer política: la San­ta In­qui­si­ción. Eso lo ha­cía Hitler, asig­na­ba res­pon­sa­bi­li­da­des y des­pués ha­cía una co­mi­sión pa­ra jus­ti­fi­car­las.

—¿La em­pre­sa or­ga­ni­za­do­ra de O Ma­ris­qui­ño pue­de te­ner al­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad?

—Yo ha­blo por el Ayun­ta­mien­to de Vi­go, y cum­plió ex­qui­si­ta­men­te to­das sus obli­ga­cio­nes.

—¿In­clu­so con la or­ga­ni­za­ción?

—To­do lo que mar­ca la ley.

—¿El fes­ti­val tie­ne que se­guir ce­le­brán­do­se en Vi­go?

—Es­to ya se ve­rá. Aho­ra es­toy en otras co­sas. Yo aho­ra es­toy en aten­der a las víc­ti­mas.

—¿Le ha mo­vi­do a al­gu­na otra re­fle­xión el ac­ci­den­te un mes des­pués? ¿Al­go pu­do evi­tar­se o ha­cer­se de otra ma­ne­ra?

—Lo tie­ne que de­cir una jue­za. Yo res­pe­to mu­chí­si­mo la ac­ción de la Jus­ti­cia. Ya la res­pe­té en otros casos y me die­ron la ra­zón. Hay una jue­za y hay un fis­cal o fis­ca­la que son los que van a ha­cer la in­ves­ti­ga­ción de la que to­dos nos fia­re­mos. ¿Có­mo me voy a fiar yo de una in­ves­ti­ga­ción que van a ha­cer Blo­que, Ma­reas y PP, si so­lo pien­san en Vi­go en tér­mi­nos elec­to­ra­les? Por cier­to, Fei­joo cam­bió su cri­te­rio his­tó­ri­co: ¿por qué, cuan­do se tra­ta de in­ves­ti­gar An­grois, Tui o A Es­tra­da, di­ce que si hay in­ves­ti­ga­cio­nes ju­di­cia­les no hay que ha­cer in­ves­ti­ga­cio­nes po­lí­ti­cas? Pues él se pres­tó a ha­cer una co­mi­sión política, política, política, pa­ra in­ves­ti­gar al­go que ya es­tá es­tu­dian­do una jue­za. ¿Us­ted se da cuen­ta de que en es­tos mo­men­tos no sa­be­mos por qué ca­yó el mue­lle? Yo creo que es bueno po­ner ca­be­za a las co­sas.

—¿Us­ted tie­ne una teo­ría?

—El te­ma es­tá ce­rra­do.

—¿Les ha pe­di­do do­cu­men­ta­ción el juz­ga­do?

—En la ins­truc­ción, sí. Co­mo a to­do el mun­do. Vino aquí un en­via­do de la jue­za pa­ra el ates­ta­do. Es­tu­vie­ron con los fun­cio­na­rios y fue­ron al Puer­to y a to­das las par­tes.

—¿Es­tán ro­tos to­dos los ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción con la Xun­ta?

—Fei­joo los re­vien­ta to­dos.

—¿Es im­po­si­ble que eso cam­bie a un año de las elecciones?

—Es im­po­si­ble. Si quiere le doy la lis­ta de to­do lo que hi­zo con­tra es­ta ciudad. Es una con­ti­nua opo­si­ción des­de la fu­sión de las ca­jas. El ae­ro­puer­to, el pac­to con Ga­llar­dón so­bre la ley ju­di­cial, te­nía que ha­cer cin­co cen­tros de sa­lud, te­nía que es­tar arre­glan­do el pro­ble­ma del abas­te­ci­mien­to de agua y ni si­quie­ra cum­plió lo que pac­ta­ba [el tras­va­se]... ¿Sa­be qué pa­sa? Vi­go no quiere a Fei­joo. Ac­túa con re­sen­ti­mien­to po­lí­ti­co.

ÓS­CAR VÁZ­QUEZ

El re­gi­dor vi­gués di­ce que el pre­si­den­te de la Xun­ta re­ven­tó to­dos los ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.