El hom­bre que so­lo be­bía tin­tos lle­gó a los 107 años

La Voz de Galicia (A Coruña) - de Vinos - - QUIEN ES QUIEN - POR ALE­JAN­DRO MAR­TÍ­NEZ

Si como di­cen los ex­per­tos be­ber vino alar­ga la vi­da, no re­sul­ta ex­tra­ño que en la co­mar­ca de Ri­ba­da­via, con una gran tra­di­ción en la ela­bo­ra­ción de cal­dos, ha­ya mu­chos cen­te­na­rios. Ahí es­tá el ejem­plo de An­to­nio Do­cam­po Gar­cía, que falleció la semana pa­sa­da en Vi­go a los 107 años de edad. Don An­to­nio era oriun­do de la al­dea aban­do­na­da de Ei­ra de Mou­ros y siem­pre fue un hom­bre muy tra­ba­ja­dor y un gran be­be­dor de vino. Su hi­jo, Ma­nuel Do­cam­po Ló­pez, ase­gu­ra que el tin­to de su tie­rra fue el úni­co lí­qui­do que con­su­mió du­ran­te gran par­te de su vi­da.

Su exis­ten­cia siem­pre es­tu­vo mar­ca­da por el pro­ce­so de ma­du­ra­ción de la uva. Du­ran­te dé­ca­das se de­di­có como la­brie­go al cul­ti­vo de las vi­des en la co­mar­ca de Ri­ba­da­via y a ela­bo­rar esos de­li­cio­sos cal­dos que tan­to pres­ti­gio han da­do a la de­no­mi­na­ción de ori­gen de Ri­bei­ro. Su so­brino, Je­ró­ni­mo Do­cam­po, con­ti­núa la sa­ga de co­se­che­ros al fren­te de Bo­de­gas Do­cam­po. «Si pro­du­cía 60.000 li­tros al año, 3.000 no le lle­ga­ban pa­ra él», co­men­ta Ma­nuel, que re­cuer­da que su pa­dre po­día be­ber­se li­tro y me­dio de gol­pe y des­pués pe­dir otra ta­za «pa­ra ron­car des­pois de mor­to». El su­yo era un pro­duc­to na­tu­ral, sin adi­ti­vos, por lo que en­se­gui­da se avi­na­gra­ba, pe­ro nun­ca le hi­zo da­ño a su sa­lud, a juz­gar por la lar­ga vi­da que tu­vo. «Uva pi­sa­da, vino fei­to e a be­ber», sim­pli­fi­ca­ba su hi­jo.

Don An­to­nio siem­pre hi­zo ga­la de una gran for­ta­le­za. A los nue­ve años co­men­zó a tra­ba­jar pi­can­do pie­dra en la cons­truc­ción de ca­rre­te­ras y en­se­gui­da de­mos­tró te­ner fuer­za pa­ra aca­rrear ca­rre­ti­llos, por lo que le subie­ron el jor­nal. Tam­bién se cur­tió en la Gue­rra Ci­vil, don­de en más de una oca­sión es­tu­vo a pun­to de per­der la vi­da, pe­ro aún le que­da­ba mu­cho vino que dis­fru­tar des­pués.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.