El pla­to de du­cha se im­po­ne a la ba­ñe­ra en los ho­ga­res

La se­gu­ri­dad, la co­mo­di­dad y la hi­gie­ne son al­gu­nas de las ra­zo­nes que im­pul­san a mu­chas fa­mi­lias al cam­bio

La Voz de Galicia (Monforte) - Especial1 - - Construcción - LUIS CON­DE

En las vi­vien­das y pi­sos de nue­va cons­truc­ción ya vie­nen ins­ta­la­dos pla­tos de du­cha en lu­gar de las ba­ñe­ras. No obs­tan­te, mu­cha gen­te aún vi­ve en edi­fi­cios an­ti­guos o bien ha ad­qui­ri­do vi­vien­das de se­gun­da mano, cu­yos cuar­tos de ba­ño es­tán equi­pa­dos con ba­ñe­ras.

Con el pa­so de los años, la gen­te ha op­ta­do por adap­tar­se a los nue­vos di­se­ños, pe­ro so­bre to­do a las ne­ce­si­da­des, cir­cuns­tan­cia que ha lle­va­do a los in­qui­li­nos de los edi­fi­cios y ca­sas a cam­biar la ba­ñe­ra por el pla­to de du­cha. Es­ta mo­di­fi­ca­ción en el cuar­to de ba­ño es rá­pi­da y sen­ci­lla, y su cos­te es ac­ce­si­ble pa­ra cual­quier bol­si­llo.

Los pla­tos de du­cha ac­tua­les tie­nen im­por­tan­tes ven­ta­jas. Son muy se­gu­ros gra­cias a los pro­duc­tos que se uti­li­zan en su fa­bri­ca­ción. Es­tán he­chos de ma­te­ria­les an­ti­des­li­zan­tes pa­ra evi­tar ac­ci­den­tes. Por el con­tra­rio, en las an­ti­guas ba­ñe­ras hay un al­to ries­go de su­frir al­gún per­can­ce. De he­cho, es­tá pro­ba­do que es el lu­gar de la ca­sa don­de las per­so­nas con di­fi­cul­tad de mo­vi­li­dad su­fren más ac­ci­den­tes, co­mo la gen­te ma­yor.

Dis­po­ner de un pla­to de du­cha su­po­ne un im­por­tan­te aho­rro de gas y agua. Es­tá pro­ba­do que al ba­ñar­se se pue­de lle­gar a gas­tar el agua de diez du­chas. Al du­char­se se aho­rra un 90% del con­su­mo de agua y de ener­gía.

Otras ven­ta­jas

Las ba­ñe­ras ocu­pan mu­cho. Sin em­bar­go, los pla­tos de du­cha se adap­tan muy bien a es­pa­cios re­du­ci­dos. Es­tos tam­bién son me­jo­res pa­ra la hi­gie­ne. Se pue­de apro­ve­char la du­cha pa­ra al­ter­nar agua ca­lien­te con agua fría y así me­jo­rar la cir­cu­la­ción de la san­gre. Ade­más, es­ta fór­mu­la arras­tra me­jor las im­pu­re­zas.

La su­pre­sión de ba­rre­ras es una de las ma­yo­res ven­ta­jas que se con­si­guen al ins­ta­lar un pla­to de du­cha en el cuar­to de ba­ño. Se fa­ci­li­ta la au­to­no­mía per­so­nal de las per­so­nas ma­yo­res y que­llas que tie­nen una mo­vi­li­dad re­du­ci­da, ya que se con­si­gue una ma­yor in­de­pen­den­cia pa­ra ellos.

Las du­chas ac­tua­les tie­nen di­se­ños más mo­der­nos que ayu­dan a re­va­lo­ri­zar una vi­vien­da. Las op­cio­nes de­co­ra­ti­vas pa­ra du­chas tam­bién son ma­yo­res que pa­ra ba­ñe­ras y más fá­ci­les de adap­tar a cual­quier dis­tri­bu­ción.

Los nue­vos pla­tos de du­cha y mam­pa­ras son muy có­mo­dos de lim­piar gra­cias a los tra­ta­mien­tos an­ti­bac­te­rias y an­ti­moho con los que es­tán fa­bri­ca­dos. De es­ta for­ma se evi­ta que se acu­mu­le la su­cie­dad y fa­ci­li­tan su lim­pie­za. Por úl­ti­mo, otra de las ven­ta­jas que ofre­ce el cam­bio es el aho­rro de tiem­po.

Du­char­se su­po­ne aho­rrar un 90% de agua y de ener­gía

El cam­bio su­po­ne un gas­to de en­tre 1.800 y 2.000 eu­ros

Re­for­ma ase­qui­ble

Aco­me­ter la re­for­ma de un cuar­to de ba­ño cam­bian­do la ba­ñe­ra por el pla­to de du­cha su­po­ne un des­em­bol­so de en­tre 1.800 y 2.000 eu­ros. El cos­te de­pen­de­rá en ma­yor o me­nor me­di­da de las di­men­sio­nes del pla­to de du­cha y de los ma­te­ria­les uti­li­za­dos. Aquí tam­bién hay que in­cluir lo que su­po­ne la mano de obra.

El cam­bio se pue­de aco­me­ter en un día. Por to­do es­to, los due­ños de pi­sos y vi­vien­das uni­fa­mi­lia­res so­bre to­do an­ti­guas o de se­gun­da mano se de­can­tan por lle­var a ca­bo es­tas mo­di­fi­ca­cio­nes. En la provincia de Lu­go tam­bién se im­po­ne la ten­den­cia de cam­biar la ba­ñe­ra por el pla­to de du­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.