El hie­rro irrum­pe con fuer­za

Es­te me­tal tie­ne cada vez más acep­ta­ción en el sec­tor de la cons­truc­ción en la pro­vin­cia

La Voz de Galicia (Monforte) - Especial2 - - Aluminio Y Metal - LUIS CON­DE

La ba­ja­da de pre­cios es­tá pro­pi­cian­do que se in­cre­men­te el uso del hie­rro en las cons­truc­cio­nes de la pro­vin­cia. Es­te ma­te­rial va sus­ti­tu­yen­do al hor­mi­gón en los pi­la­res y en las vi­gas de las vi­vien­das. «Es­te sec­tor ha pa­sa­do por dis­tin­tas eta­pas, pe­ro el he­cho de que el cos­te ha­ya ido os­ci­lan­do pro­pi­cia que aho­ra en las cons­truc­cio­nes lu­cen­ses el hie­rro es­té en au­ge», co­men­ta un em­pre­sa­rio de la cons­truc­ción.

Por lo que res­pec­ta a las vi­gas, el pre­cio del ki­lo de hie­rro os­ci­la en­tre los 65 y los 75 cén­ti­mos, mien­tras que las cha­pas de en­co­frar tie­nen un cos­te de 11 eu­ros el me­tro cua­dra­do. Los cons­truc­to­res se in­cli­nan por el hie­rro, so­bre to­do por las ven­ta­jas que ofre­ce.

«Re­sul­ta muy rá­pi­do su co­lo­ca­ción, por­que la ma­yo­ría de las pla­cas de hie­rro en una na­ve van ator­ni­lla­das, pa­san­do la sol­da­du­ra a un se­gun­do plano», se­ña­la el em­pre­sa­rio.

El hie­rro tie­ne una ma­yor du­ra­ción, siem­pre y cuan­do re­ci­ba el tratamiento co­rrec­to. «El hie­rro es eterno siem­pre y cuan­do no se mo­je. Ac­tual­men­te uti­li­za­mos la téc­ni­ca de la im­pri­ma­ción, que con­sis­te en apli­car una pin­tu­ra an­ti­oxi­dan­te, so­bre to­do en la cons­truc­ción de es­ta­blos. Es­ta­mos ha­blan­do de una du­ra­ción de cin­cuen­ta años», aña­de el em­pre­sa­rio lu­cen­se

Su his­to­ria

La uti­li­za­ción del hie­rro mo­ti­vó una eta­pa his­tó­ri­ca muy im­por­tan­te co­mo fue la Edad del Hie­rro. Fue uti­li­za­do his­tó­ri­ca­men­te en mu­chos tipo de cons­truc­cio­nes y en edi­fi­ca­cio­nes, de­bi­do fun­da­men­tal­men­te a su con­di­ción de al­ta ma­lea­bi­li­dad. Se pre­sen­tó ori­gi­nal­men­te con una to­na­li­dad gris pla­tea­da, ofre­cien­do la cua­li­dad de ser fe­rro­mag­né­ti­co in­clu­si­ve a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te y en con­di­cio­nes de pre­sión at­mos­fé­ri­ca nor­mal, lo que se tra­du­jo en una al­ta den­si­dad y du­re­za.

En la na­tu­ra­le­za se en­cuen­tra en com­bi­na­ción con una gran va­rie­dad de mi­ne­ra­les, sien­do más co­mún ha­llar­lo co­mo óxi­do de hie­rro, sien­do ne­ce­sa­ria la rea­li­za­ción de un pro­ce­so de re­fi­na­ción. Es­to con­sis­te en la ob­ten­ción de hie­rro ele­men­tal me­dian­te la re­duc­ción del mis­mo em­plean­do car­bono, con lo que se lo­gra eli­mi­nar la ma­yor can­ti­dad de im­pu­re­zas que pre­sen­te.

El hie­rro es muy im­por­tan­te en la in­dus­tria, por­que se tra­ta del me­tal duro más uti­li­za­do, en­con­trán­do­se el hie­rro pu­ro — se con­si­de­ra así al que tie­ne un 99,5% de pu­re­za— sin mu­chas apli­ca­cio­nes, por lo que se em­plea en dis­tin­tas con­cen­tra­cio­nes en la si­de­rur­gia, uti­li­zán­do­se co­mo ma­te­ria pri­ma pa­ra brin­dar alea­cio­nes ta­les co­mo el ace­ro. Tam­bién se com­bi­na con otros ma­te­ria­les de ori­gen me­tá­li­co, brin­dan­do dis­tin­tas pro­pie­da­des fi­si­co­quí­mi­cas.

FO­TO AL­BER­TO LÓPEZ

En las cons­truc­cio­nes lu­cen­ses, el hie­rro sus­ti­tu­ye al hor­mi­gón en los pi­la­res y en las vi­gas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.