El hie­rro fun­di­do, en de­cli­ve

Los ar­qui­tec­tos lu­cen­ses pre­fie­ren otras ten­den­cias a la ho­ra de pla­ni­fi­car las cons­truc­cio­nes

La Voz de Galicia (Monforte) - Especial2 - - Aluminio Y Metal - LUIS CON­DE

A pe­sar de las pres­ta­cio­nes que ofre­ce desde el pun­to de vis­ta de su du­ra­ción y de la es­té­ti­ca, el hie­rro fun­di­do es­tá per­dien­do pro­ta­go­nis­mo en la cons­truc­ción. «Hoy ya no tie­ne la acep­ta­ción que te­nía ha­ce unos años, por­que los ar­qui­tec­tos apues­tan por otras ten­den­cias, en­tre las que des­ta­ca el ace­ro inoxi­da­ble», co­men­ta un res­pon­sa­ble de la em­pre­sa lu­cen­se Fun­di­nox­cor­ten.

Las ra­zo­nes que lle­va­ron a es­te cam­bio hay que bus­car­las en el cos­te económico, ya que se ne­ce­si­ta más mano de obra a la ho­ra de co­lo­car­lo y a la ho­ra de man­te­ner­lo. «Es bo­ni­to, pe­ro tie­ne mu­chos tor­nea­dos y re­co­ve­cos, y eso su­po­ne un plus de tra­ba­jo. Por esa ra­zón, aho­ra la gen­te op­ta por lí­neas rec­tas, y el ace­ro inoxi­da­ble les ofre­ce esa ven­ta­ja», aña­de el res­pon­sa­ble de Fun­di­nox­cor­ten.

Reha­bi­li­ta­cio­nes

El hie­rro fun­di­do se uti­li­za en las reha­bi­li­ta­cio­nes. Aquí hay que des­ta­car las ba­ran­di­llas de puen­tes, es­ca­le­ras y bal­co­nes, y su de­man­da se cir­cuns­cri­be tan­to a la obra pú­bli­ca —es­ta ex­pe­ri­men­tó un im­por­tan­te re­tro­ce­so con la cri­sis— co­mo a la pri­va­da.

Las ven­ta­jas que ofre­ce el hie­rro fun­di­do son mu­chas. Se tra­ta de una alea­ción que per­mi­te dar­le for­ma al me­tal, con el fin de con­se­guir una ma­yor ma­jes­tuo­si­dad y es­bel­tez. Es un ma­te­rial se­mi­no­ble y muy re­sis­ten­te a la oxi­da­ción. No es ex­tra­ño en­con­trar bal­co­nes que tie­nen más de dos si­glos en vi­vien­das reha­bi­li­ta­das.

Cla­ro que es­to exi­ge una ac­tua­ción pre­via. Pa­ra aco­me­ter un gra­na­lla­do, lue­go lim­piar­lo con una ca­pa de pin­tu­ra, y el bal­cón que­da­rá co­mo nue­vo. Es­to lo agra­de­cen los pro­pie­ta­rios de la vi­vien­da reha­bi­li­ta­da, ya que su eco­no­mía no su­fri­rá un im- por­tan­te dis­pen­dio.

El hie­rro fun­di­do pue­de con­si­de­rar­se co­mo una obra de ar­te, ya que a tra­vés de los moldes se le pue­den dar las for­mas que se quie­ra. Así se rea­li­zan bal­co­nes ar­tís­ti­cos, palacios y otras es­truc­tu­ras, que con­ce­den una gran vi­ta­li­dad a los cas­cos his­tó­ri­cos de las ciu­da­des.

Fun­di­nox­cor­ten, em­pre­sa lu­cen­se es­pe­cia­lis­ta en hie­rro fun­di­do, cons­tru­yó la ver­ja de cie­rre del par­que del Re­ti­ro y las puer­tas del Banco de España. Tie­ne pre­sen­cia in­ter­na­cio­nal, pues­to que reali­zó va­rias obras en N’Dja­me­na, ca­pi­tal de la Re­pú­bli­ca del Chad, y tam­bién tra­ba­jó en An­go­la y en el Con­go.

El hie­rro fun­di­do se uti­li­za fun­da­men­tal­men­te en las ba­ran­di­llas de los bal­co­nes de las ca­sas reha­bi­li­ta­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.