La fies­ta ya triun­fa en­tre los in­ter­nau­tas

Los co­men­ta­rios fa­vo­ra­bles a la fies­ta abun­dan en por­ta­les tu­rís­ti­cos

La Voz de Galicia (Monforte) - Especial2 - - Portada - X.M.PA­LA­CIOS

Se­gu­ra­men­te po­cos sa­ben los co­men­ta­rios que hi­cie­ron los ro­ma­nos tras lle­gar al no­roes­te de la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca y co­no­cer el te­rri­to­rio pró­xi­mo al cur­so al­to del Mi­ño. No obs­tan­te, ese des­co­no­ci­mien­to, en cier­to mo­do, se com­pen­sa al re­cor­dar que de su pre­sen­cia que­dan no po­cas hue­llas: pen­se­mos sim­ple­men­te en la Muralla de Lu­go y ya in­tui­re­mos que su pa­so no re­sul­tó es­té­ril.

Unos 2.000 años des­pués, no so­lo la Muralla go­za de re­co­no­ci­mien­to de la Unes­co sino que la con­vi­ven­cia de ro­ma­nos y cas­tre­xos ge­ne­ra una fies­ta de no­ta­ble po­der de con­vo­ca­to­ria. Los mi­les de per­so­nas que ca­da año dis­fru­tan del Ar­de Lu­cus son un cla­ro ejem­plo; pe­ro de ellos, a di­fe­ren­cia de los ro­ma­nos, sí te­ne­mos fá­cil ac­ce­so a tes­ti­mo­nios.

Un por­tal co­mo Tri­pAd­vi­sor ofre­ce abun­dan­tes co­men­ta­rios so­bre la fies­ta, con unas im­pre­sio­nes que re­sul­tan más elo­cuen­tes si se con­vier­ten en es­ta­dís­ti­cas: el 90% de los que opi­nan di­cen que es un fes­te­jo ex­ce­len­te; el 9% cree que es muy bueno, y un 1% afir­ma que es nor­mal; na­die con­si­de­ra que el Ar­de Lu­cus sea ma­lo o pé­si­mo.

La ci­ta «por ex­ce­len­cia»

Las ra­zo­nes por las que el Ar­de Lu­cus sus­ci­ta esos elo­gios son va­ria­das. Pa­ra unos, se tra­ta de una ci­ta en la que des­ta­ca la ca­pa­ci­dad de re­crea­ción his­tó­ri­ca; pa­ra otros, se tra­ta de la «fies­ta más par­ti­ci­pa­ti­va» que hay en Es­pa­ña; pa­ra otros, des­cu­brir­la es en­tu­sias­mar­se —«Es una de esas ce­le­bra­cio­nes a las que hay que acer­car­se una vez en la vi­da, y lue­go en­gan­cha», se lee en Tri­pAd­vi­sor—, e in­clu­so hay quien ya cree que la iden­ti­fi­ca­ción del fes­te­jo con la épo­ca que lo ins­pi­ra es in­su­pe­ra­ble: no fal­tan co­men­ta­rios en los que se ci­ta el Ar­de Lu­cus co­mo la fies­ta ro­ma­na «por ex­ce­len­cia».

El con­jun­to de elo­gios de­di- ca­dos al Ar­de Lu­cus pue­de in­ter­pre­tar­se tam­bién, sin exa­ge­ra­ción, co­mo un re­co­no­ci­mien­to a los lu­cen­ses y a los fo­ras­te­ros que par­ti­ci­pan ac­ti­va­men­te en la fies­ta: los que de­di­can ala­ban­zas al fes­te­jo ci­tan co­mo de­ta­lles po­si­ti­vos el ambiente que se ob­ser­va en Lu­go los días de la fies­ta y la animación que ge­ne­ran en la ciu­dad las dis­tin­tas agru­pa­cio­nes de re­crea­ción his­tó­ri­ca.

FO­TO ALBERTO LÓ­PEZ

La am­bien­ta­ción his­tó­ri­ca de la fies­ta me­re­ce co­men­ta­rios elo­gio­sos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.