Un hom­bre con vi­sión de fu­tu­ro

Un busto del fun­da­dor pre­si­de la se­de en Hi­jos de Ra­món Ru­bal en Mor, Al­foz

La Voz de Galicia (Monforte) - Especial2 - - News -

Un busto de Ra­món Ru­bal Váz­quez pre­si­de la en­tra­da a la ac­tual se­de de la em­pre­sa que fun­dó en 1936, aho­ra re­fe­ren­te en el sec­tor. 46 des­cen­dien­tes asis­tie­ron el pa­sa­do vier­nes a la reunión fa­mi­liar de ho­me­na­je al pre­cur­sor de Hi­jos de Ra­món Ru­bal, en la que se inau­gu­ró la es­ta­tua que es­cul­pió Rai­mun­do Ru­bal No­guei­ra. Un ac­to ín­ti­mo, un re­co­no­ci­mien­to de quie­nes si­guen los pa­sos de un eba­nis­ta que he­re­dó la pro­fe­sión de su pa­dre y cu­ya vi­sión de fu­tu­ro le lle­vó en 1936 a mon­tar un pe­que­ño ase­rra­de­ro, an­te las pers­pec­ti­vas de ne­go­cio que vio en ese sec­tor. Cua­tro ge­ne­ra­cio­nes des­pués, sus su­ce­so­res man­tie­nen la em­pre­sa en pri­me­ra lí­nea de la ges­tión y la ex­plo­ta­ción fo­res­tal, y de los ase­rra­de­ros de ma­de­ra.

A Jorge Sou­to Fran­co, le cuen­tan que su bi­sa­bue­lo ya de­mos­tró sus cua­li­da­des y su es­pí­ri­tu em­pren­de­dor en 1928, cuan­do, tras va­rias de se­ma­nas de tra­ba­jo, cons­tru­yó una ce­pi­lla­do­ra pro­pul­sa­da por un mo­tor de ga­so­li­na. Tra­ba­ja­ba co­mo eba­nis­ta, ga­nó com­pe­ti­ti­vi­dad y au­to­ma­ti­zó tan­to el pro­ce­so pro­duc­ti­vo que pu­do pres­cin­dir de seis de sus em- plea­dos. Co­mo eba­nis­ta, de sus mu­chos tra­ba­jos en Al­foz y al­re­de­do­res des­ta­can las car­pin­te­rías de las ca­sas Vi­lla Andrade y Jo­sé Ra­món Díaz Abe­lla.

Ra­món Ru­bal Váz­quez vol­vió a dar mues­tras de su ini­cia­ti­va cuan­do en 1936 de­ci­de mon­tar un ase­rra­de­ro con una sie­rra de cin­ta que fun­cio­na­ba con un mo­tor de ga­so­li­na si­mi­lar al que se usa­ba en las má­qui­nas de ma­llar. In­can­sa­ble, se tras­la­dó a Vi­lau­de, al lu­gar de Pé­rez Mel, don­de con­si­guió mo­ver la sie­rra con agua del río Ou­ro. Su des­cen­dien­te Jorge Sou­to tam­bién ex­pli­ca que aca­bó tras­la­dán­do­se a Mor, pa­ra am­pliar el ne­go­cio y me­jo­rar­lo. Pa­ra mo­ver la sie­rra com­pró una cal­de­ra de va­por, que años más tar­de, cuan­do se cons­tru­yó la Hi­dro­eléc­tri­ca de La On­za, sus­ti­tu­yó por ener­gía eléc­tri­ca.

Hi­jos de Ra­món Ru­bal si­gue hoy la es­te­la de su fun­da­dor, un em­pre­sa­rio que fa­lle­ció el 31 de agos­to de 1945 pe­ro que ha de­ja­do hue­lla en la his­to­ria de Al­foz, de A Ma­ri­ña lu­cen­se y de Ga­li­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.