Más ca­lor en los pies

El sis­te­ma de ca­le­fac­ción de sue­lo ra­dian­te su­po­ne un im­por­tan­te aho­rro en el con­su­mo

La Voz de Galicia (Monforte) - Especial2 - - Construcción - LUIS CON­DE

La ins­ta­la­ción de sue­lo ra­dian­te pue­de su­po­ner un aho­rro de en­tre un 10% y un 20% en re­la­ción a otros sis­te­mas de ca­le­fac­ción con­ven­cio­nal. Es­to vie­ne mo­ti­va­do por­que la tem­pe­ra­tu­ra de im­pul­sión del agua es muy ba­ja (30-45 gra­dos) fren­te a los sis­te­mas tra­di­cio­na­les (80-85 gra­dos).

Con es­ta fór­mu­la se con­si­gue un ma­yor con­fort, pues­to que la tem­pe­ra­tu­ra del ai­re cer­cano al sue­lo se­rá li­ge­ra­men­te su­pe­rior a la tem­pe­ra­tu­ra del ai­re a la al­tu­ra de la ca­be­za. Ade­más, el ca­lor se re­par­te de for­ma uni­for­me por to­da la ca­sa. «En los ra­dia­do­res, el ca­lor sube al te­cho y prác­ti­ca­men­te en el sue­lo de la ca­sa no­tas frío, pe­ro con sue­lo ra­dian­te pue­des te­ner una tem­pe­ra­tu­ra es­ta­ble de 20 gra­dos en los pies. Es mu­cho más sen­ci­llo», co­men­ta Má­xi­mo Rois, ge­ren­te de Sior.

Con la mis­ma ins­ta­la­ción se pue­de con­se­guir ca­lor en in­vierno y frío en ve­rano. Es­te sis­te­ma pue­de tra­ba­jar de for­ma con­ti­nua mu­chas ho­ras por lo que es muy útil pa­ra las ca­sas o edi­fi­cios con una ocu­pa­ción de ho­ra- rio al­ta. No ocu­pa es­pa­cio co­mo los ra­dia­do­res, y es más es­té­ti­ca ya que no afec­ta a la de­co­ra­ción de la vi­vien­da. El he­cho de con­tar con plan­cha aís­la más el sonido. El sue­lo ra­dian­te pue­de uti­li­zar dis­tin­tos sis­te­mas de ca­len­ta­mien­to de agua.

«El sis­te­ma que uti­li­za­mos no­so­tros per­mi­te te­ner una tem­pe­ra­tu­ra di­fe­ren­te en las dis­tin­tas es­tan­cias de la vi­vien­da, y es­to es po­si­ble gra­cias a que ca­da ha­bi­ta­ción cuen­ta con un ter­mos­ta­to. Es­to nos per­mi­te lo­grar un ma­yor con­fort», con­clu­ye Rois.

Ins­ta­lar­lo su­po­ne una in­ver­sión ini­cial im­por­tan­te —cues­ta más que los sis­te­mas con­ven­cio­na­les—, pe­ro es­te gas­to se des­em­bol­sa a cor­to pla­zo. Al te­ner un con­su­mo más ba­jo, res­pe­ta más el me­dio am­bien­te.

Su man­te­ni­mien­to

Una de las la­bo­res esen­cia­les pa­ra el man­te­ni­mien­to del sue­lo ra­dian­te es la lim­pie­za y re­ci­cla­je del agua que se en­cuen­tra den­tro del sis­te­ma. Es­tas la­bo­res pue­den ser de man­te­ni­mien­to co­rrec­ti­vo y pre­ven­ti­vo.

El pri­me­ro se uti­li­za cuan­do hay que co­rre­gir de­fec­tos o cam­biar al­guno de los ele­men­tos del sis­te­ma y el se­gun­do ha­ce re­fe­ren­cia a las ins­pec­cio­nes pe­rió­di­cas que se rea­li­zan pa­ra com­pro­bar en qué con­di­cio­nes se en­cuen­tra.

Las calderas y los equi­pos de ae­ro­ter­mia, en el edi­fi­cio que cons­tru­yó Ode­gal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.