Aho­rrar en ca­le­fac­ción es po­si­ble

Con unos há­bi­tos ade­cua­dos, los usua­rios pue­den re­du­cir su fac­tu­ra ener­gé­ti­ca en in­vierno

La Voz de Galicia (Monforte) - Especial2 - - Gasóleos Y Calefacción - LUIS CON­DE

Con la lle­ga­da del frío, el gas­to en ca­le­fac­ción en los hogares ha­ce que la fac­tu­ra del gas se in­cre­men­te de for­ma no­ta­ble. Cer­ca del 60% del con­su­mo de ener­gía en una vi­vien­da co­rres­pon­de a la ca­le­fac­ción. Pa­ra ali­ge­rar al­go esa car­ga, los usua­rios to­man una se­rie de me­di­das que re­sul­tan efi­cien­tes y con­tri­bu­yen a ese aho­rro desea­do.

Los téc­ni­cos re­co­mien­dan ex­traer el ai­re de los ra­dia­do­res co­mo mí­ni­mo una vez al año, pre­fe­ren­te­men­te cuan­do co­mien­za el in­vierno y se en­cien­de la ca­le­fac­ción. Los ra­dia­do­res sue­len acu­mu­lar bur­bu­jas de ai­re que im­pi­den el pa­so del ca­lor, lo que im­pi­de que ca­lien­ten con la po­ten­cia necesaria.

Es im­por­tan­te man­te­ner una tem­pe­ra­tu­ra ade­cua­da, que los téc­ni­cos es­ti­man en 21 gra­dos, su­fi­cien­te pa­ra ca­len­tar la vi­vien­da de una ma­ne­ra con­for­ta­ble. Con un ter­mos­ta­to re­sul­ta­rá más fá­cil man­te­ner una tem­pe­ra­tu­ra óp­ti­ma du­ran­te to­do el día, lo que su­pon­drá un aho­rro de en­tre un 8 y un 13% en el con­su­mo, lo que se tra­du­ce en­tre 60 y 100 eu­ros al año.

Si el usua­rio so­lo es­tá en ca­sa unas ho­ras al día, lo óp­ti­mo es pro­gra­mar el en­cen­di­do de la ca­le­fac­ción una ho­ra an­tes de que lle­gue. De­jar la ca­le­fac­ción en­cen­di­da aun­que sea a una tem­pe­ra­tu­ra ba­ja no es ren­ta­ble. Con el fin de no de­rro­char en con­su­mo se re­co­mien­da ce­rrar las lla­ves de los ra­dia­do­res de las ha­bi­ta­cio­nes que no se uti­li­zan.

No se des­acon­se­ja ven­ti­lar la vi­vien­da, aun­que ha de ha­cer­se el tiem­po jus­to. En lo po­si­ble hay que apro­ve­char el mo­men­to más so­lea­do del día pa­ra abrir las ven­ta­nas no más de quin­ce mi­nu­tos. De es­ta ma­ne­ra se evi­ta­rán pér­di­das de ca­lor ex­ce­si­vas.

Sal­vo en ca­sos de frío ex­tre­mo, no es ne­ce­sa­rio man­te­ner la ca­le­fac­ción en­cen­di­da por la no­che. En ca­so de que el usua­rio aban­do­ne la ca­sa por unas ho­ras pue­de ba­jar la tem­pe­ra­tu­ra a unos 15 o 16 gra­dos pa­ra man­te­ner el ni­vel de con­fort.

Otra cues­tión a te­ner en cuen­ta pa­ra aho­rrar es no co­lo­car ro­pa hú­me­da en­ci­ma de los ra­dia­do­res. El con­su­mo se­rá ma­yor y tam­bién la fac­tu­ra. Un buen man­te­ni­mien­to de la cal­de­ra per­mi­ti­rá que fun­cio­ne al má­xi­mo ren­di­mien­to, evi­tan­do que se pro­duz­can pro­ble­mas im­por­tan­tes en el fu­tu­ro.

Con es­tos há­bi­tos, el usua­rio pue­de re­du­cir la fac­tu­ra de la ca­le­fac­ción. So­lo es ne­ce­sa­rio sen­ti­do co­mún.

FO­TO LA­GO

La lle­ga­da del frío in­cre­men­ta el gas­to en ca­le­fac­ción de los hogares de la pro­vin­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.