«Esta tem­po­ra­da fue es­pe­cial»

El di­ri­gen­te ce­le­bra que el equi­po lo­gra­ra el as­cen­so el año que cum­plió me­dio siglo

La Voz de Galicia (Monforte) - Especial2 - - San Xoán - X. .R PENOUCOS

La S.D. Sa­rria­na com­ple­tó una gran cam­pa­ña al con­se­guir el as­cen­so el año que cum­plía me­dio siglo. La tem­po­ra­da co­men­zó con­vul­sa tras la di­mi­sión del pre­si­den­te que co­men­zó la tem­po­ra­da. Ma­nuel San­gil asu­mió la res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra ce­rrar la cam­pa­ña con un fi­nal feliz.

— ¿Có­mo va­lo­ra la tem­po­ra­da?

—Muy po­si­ti­va en el ám­bi­to de­por­ti­vo al cum­plir el ob­je­ti­vo de lo­grar el as­cen­so a Pre­fe­ren­te que era nues­tra gran me­ta. Tam­bién hay que des­ta­car al equi­po ca­de­te, que lo­gró el tí­tu­lo en su gru­po de la fa­se pro­vin­cial.

— ¿Fue com­pli­ca­do el mo­men­to en el que hi­cie­ron car­go del club?

—La ver­dad es que sí, ya que nos en­con­tra­mos en oc­tu­bre con un club sin di­ne­ro y que que­ría su­bir, por lo que nos vi­mos obli­ga­dos a dar un pa­so ade­lan­te. Nues­tra sal­va­ción fue­ron esen­cial­men­te las em­pre­sas, que no re­ga­tea­ron a la ho­ra de ha­cer pu­bli­ci­dad en el cam­po me­dian­te lo­nas y eso nos per­mi­tió re- cau­dar el di­ne­ro que pre­ci­sá­ba­mos pa­ra aca­bar la tem­po­ra­da. La realidad es que to­dos cum­plie­ron de ma­ra­vi­lla.

— ¿Có­mo va­lo­ra el com­por­ta­mien­to de los afi­cio­na­dos?

—La afi­ción cum­plió con cre- ces con lo que es­pe­rá­ba­mos de ella. Es digno de men­ción que au­men­tó el nú­me­ro de asis­ten­cia a los par­ti­dos y tam­bién el de so­cios, pa­san­do de los 42 que ha­bía a 708, por lo que les es­ta­mos agra­de­ci­dos.

— ¿Fue un año es­pe­cial?

—Por su­pues­to, los 50 años so­lo se cum­plen una vez y si por en­ci­ma lo­gra­mos ce­le­brar esta fe­cha tan re­don­da con un as­cen­so de ca­te­go­ría la ver­dad es que no se puede pe­dir más.

— ¿Qué le pa­re­ció la fies­ta que pre­pa­ró Pa­blo Ló­pez?

—Fue vi­tal esta tem­po­ra­da. En Na­vi­dad el equi­po es­ta­ba ba­jo de mo­ral y le pe­dí que me ayu­da­ra a ani­mar a los cha­va­les. Le fal­tó tiem­po pa­ra rea­li­zar la pro­me­sa de la fies­ta que lue­go cum­plió. Es­ta­ba se­gu­ro que si Pa­blo di­ce al­go lo cum­ple y así fue una vez más.

— ¿Có­mo ce­sa­ron al en­tre­na­dor del as­cen­so?

—Agra­de­ce­mos el tra­ba­jo de Ju­lio Corral que cum­plió con lo que le pe­di­mos. Al cam­biar de ca­te­go­ría cree­mos que ha­ce fal­ta un téc­ni­co co­mo Ja­vi Ló­pez con ex­pe­rien­cia en Pre­fe­ren­te, que es la per­so­na idó­neo pa­ra nues­tro pro­yec­to, co­mo Corral lo era pa­ra dar el sal­to des­de Pri­me­ra Regional.

— ¿Có­mo afron­tan la pró­xi­ma tem­po­ra­da?

—Aca­ba­mos de su­bir y por lo tan­to lo pri­me­ro que te­ne­mos que ha­cer es con­so­li­dar­nos en la ca­te­go­ría, aun­que sin re­nun­ciar a na­da. Nues­tro pro­yec­to es am­bi­cio­so, pe­ro pa­ra cum­plir­lo no po­de­mos des­pe­gar nun­ca los pies de la tierra.

FOTO PENOUCOS

Ma­nuel San­gil li­de­ra el am­bi­cio­so pro­yec­to de la So­cie­dad De­por­ti­va Sa­rria­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.