Un cor­ta­fue­gos ver­de pa­ra lu­char con­tra los in­cen­dios

En A Po­bra do Bro­llón se plan­teó en es­ta fór­mu­la, que al fi­nal no se apli­có

La Voz de Galicia (Monforte) - Especial2 - - Madera Y Forestal - LUIS CON­DE

La ola de in­cen­dios que azo­tó el pa­sa­do oto­ño Ga­li­cia hi­zo que al­gu­nas ciu­da­des, co­mo es el ca­so de Vi­go, bus­ca­ran fór­mu­las pa­ra no vol­ver a vi­vir una si­tua­ción tan ca­tas­tró­fi­ca. A prin­ci­pios de es­te año se dio a co­no­cer un pro­yec­to ca­li­fi­ca­do co­mo re­vo­lu­cio­na­rio que con­sis­tía en crear un cin­tu­rón ver­de de vein­te ki­ló­me­tros de pe­rí­me­tro plan­ta­do con fron­do­sas —aquí se in­clui­rían cas­ta­ños, ro­bles y ce­re­zos— que sus­ti­tui­rían a pi­nos y eu­ca­lip­tos, y que de es­te mo­do ser­vi­ría co­mo ba­rre­ra na­tu­ral con­tra el fue­go.

Se le de­no­mi­nó re­vo­lu­cio­na­rio, pe­ro hay que se­ña­lar que es­ta no es la pri­me­ra vez en la que se plan­tea un cor­ta­fue­gos ver­de. Es­ta idea na­ció en el año 2006 en la pa­rro­quia de Salcedo, ubi­ca­da en A Po­bra do Bro­llón, en la co­mar­ca de Le­mos. Se plan­teó tras una olea­da de in­cen­dios si­mi­lar a la del pa­sa­do oto­ño.

Es­ta pa­rro­quia pi­dió a la Xun­ta res­pal­do eco­nó­mi­co pa­ra con­ver­tir es­te pro­yec­to de cin­tu­rón ver­de en reali­dad. En­ton­ces, el go­bierno bi­par­ti­to que pre­si­día Emi­lio Pé­rez Tou­ri­ño lo vio con bue­nos ojos. En­ten­dían des­de la ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca que po­día ser­vir de ejem­plo pa­ra otros lu­ga­res de Ga­li­cia. Ade­más de di­ne­ro, la Xun­ta pu­so a dis­po­si­ción de la co­mu­ni­dad de montes su per­so­nal pa­ra fa­ci­li­tar to­das las ges­tio­nes.

El pro­yec­to

Los co­mu­ne­ros de Salcedo die­ron el vis­to bueno en asam­blea. El agen­te fo­res­tal Fe­li­pe Cas­tro fue el gran ar­tí­fi­ce de es­te pro­yec­to. Plan­teó un cin­tu­rón na­tu­ral de cin­cuen­ta me­tros de an­cho que pro­te­gie­ra las fin­cas y los nú­cleos de po­bla­ción.

El pri­mer pa­so pa­sa­ba por ta­lar pi­nos y eu­ca­lip­tos y sus­ti­tuir­los por otras es­pe­cies que pu­die­ran con­ver­tir­se en ba­rre­ra na­tu­ral en ca­so de que se pro­du­je­ran in­cen­dios.

Se lle­va­ron a ca­bo los pri­me­ros tra­ba­jos, que con­sis­tie­ron en los des­bro­ces de las zo­nas cer­ca­nas a la al­dea. To­do iba bien has­ta que co­men­za­ron los pri­me­ros pro­ble­mas. El pro­yec­to em­pe­zó a ra­len­ti­zar­se en el momento en el que so­li­ci­ta­ron los co­rres­pon­dien­tes per­mi­sos pa­ra lle­var a ca­bo la re­po­bla­ción con fron­do­sas.

«Fí­xo­se o que se pui­do», se­ña­la Fe­li­pe Cas­tro, que no obs­tan­te evi­ta en­trar en de­ta­lles so­bre las cau­sas que im­pi­die­ron que es­te pro­yec­to se con­vir­tie­ra en reali­dad. Eso sí, en sus afir­ma­cio­nes, al­gu­na pis­ta de­ja caer. «O lu­me non é un pro­ble­ma só da ad­mi­nis­tra­ción, hai que con­ven­cer á so­cie­da­de de que ten que ac­tuar», con­clu­ye.

Vi­go

En Vi­go tam­bién se pro­du­je­ron dis­cre­pan­cias una vez que se dio a co­no­cer el pro­yec­to. Se­gún pa­re­ce, las co­mu­ni­da­des de montes no aca­ban de ver cla­ra la ren­ta­bi­li­dad del pro­yec­to, lo mis­mo que ocu­rrió en su momento en Salcedo, en A Po­bra do Bro­llón, cuan­do la ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca se dis­po­nía a rea­li­zar las plan­ta­cio­nes del cor­ta­fue­fos de fron­do­sas.

La idea es­tá en­ci­ma de la me­sa. Ha­brá que ver si con el pa­so del tiem­po el pro­yec­to se con­vier­te en reali­dad.

FO­TO ROI FER­NÁN­DEZ

En la pa­rro­quia de Salcedo, en A Po­bra do Bro­llón, abun­dan las co­ní­fe­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.