¿Quién tie­ne ra­zón?

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - EN PORTADA -

A FA­VOR

FA­VO­RE­CEN EL DE­SA­RRO­LLO

Los par­ti­da­rios de los de­be­res ase­gu­ran que el tra­ba­jo dia­rio des­de pe­que­ños en­se­ña va­lo­res tan po­si­ti­vos y ne­ce­sa­rios co­mo la dis­ci­pli­na, el es­fuer­zo, la cons­tan­cia y el te­són. «En una so­cie­dad don­de se cri­ti­ca a la ju­ven­tud por re­gir­se por la ley del mí­ni­mo es­fuer­zo, no de­be­mos des­pre­ciar es­tas cues­tio­nes».

RE­FUER­ZAN EL APREN­DI­ZA­JE

Otra de las ra­zo­nes a fa­vor del tra­ba­jo en ca­sa es la de su uti­li­dad pa­ra con­so­li­dar y fi­jar los co­no­ci­mien­tos y ha­bi­li­da­des que se apren­den en la cla­se. Re­cuer­dan que a es­cri­bir se apren­de prac­ti­can­do, y a leer con flui­dez tam­bién.

CREAN HÁ­BI­TO DE ES­TU­DIO

El ni­ño que tra­ba­ja un po­co ca­da día crea un há­bi­to de es­tu­dio que le se­rá más útil en el fu­tu­ro, se­gún los que apo­yan los de­be­res. Ade­más, ase­gu­ran, la ma­te­ria se fi­ja me­jor si no se me­mo­ri­za en un día y so­lo pa­ra el exa­men.

PRO­MUE­VEN LA AU­TO­NO­MÍA

Que el alumno se­pa or­ga­ni­zar­se so­lo y ga­ne en au­to­no­mía per­so­nal es otro de los ar­gu­men­tos que se es­gri­men a fa­vor de es­ta cau­sa. Pa­ra es­to es ne­ce­sa­rio que el ni­ño tra­ba­je so­lo, en la me­di­da de lo po­si­ble.

CO­MO UN JUE­GO

Los de­be­res no tie­nen que ser me­cá­ni­cos y abu­rri­dos. Con crea­ti­vi­dad, pue­den in­tro­du­cir­se mé­to­dos co­mo adi­vi­nan­zas, lec­tu­ras di­ver­ti­das, jue­gos de or­de­na­dor, puz­les… Se tra­ta, di­cen, de que pa­dres e hi­jos apro­ve­chen pa­ra pa­sar un ra­to jun­tos y lo dis­fru­ten.

EN CON­TRA

GE­NE­RAN AN­SIE­DAD

Los co­lec­ti­vos que es­tán en con­tra de los de­be­res ar­gu­men­tan que la ex­ce­si­va car­ga de tra­ba­jo fue­ra del ho­ra­rio es­co­lar ge­ne­ra an­sie­dad y es­trés en los ni­ños, que es­tán so­bre­car­ga­dos.

EL CON­FLIC­TO FA­MI­LIAR

Pa­dres con po­co tiem­po e hi­jos con mu­chas ta­reas son dos in­gre­dien­tes que con­for­man un cóc­tel ex­plo­si­vo que ge­ne­ra nu­me­ro­sos con­flic­tos y en­fren­ta­mien­tos en el seno fa­mi­liar.

GE­NE­RAN DE­SIGUAL­DAD

Otra de las ra­zo­nes en con­tra de los de­be­res es la po­si­ble de­sigual­dad que es­te ti­po de ta­reas ge­ne­ra en­tre las fa­mi­lias con más re­cur­sos y las que tie­nen me­nos. Ase­gu­ran que no to­dos pue­den dar so­por­te al ni­ño ni dis­po­ner de un pro­fe­sor de re­fuer­zo.

ACA­PA­RAN EL TIEM­PO

Tra­ba­jar en ca­sa una o más ho­ras en ho­ra­rio ex­tra­es­co­lar res­ta tiem­po pa­ra otras ac­ti­vi­da­des que pue­den com­ple­tar la for­ma­ción de los ni­ños. O sim­ple­men­te, les pri­va de la ne­ce­si­dad de te­ner unas ho­ras de des­can­so o des­co­ne­xión, así co­mo de com­par­tir tiem­po de ocio con la familia.

MÁS EFEC­TOS NE­GA­TI­VOS

Los par­ti­da­rios de no rea­li­zar de­be­res ase­gu­ran que hay muy po­cas evi­den­cias que re­la­cio­nen los de­be­res con me­jo­res re­sul­ta­dos, es­pe­cial­men­te en los pri­me­ros cur­sos de la edu­ca­ción. Por el con­tra­rio, los efec­tos ne­ga­ti­vos so­bre el apren­di­za­je son ma­yo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.