Zuc­ker­berg, pa­dre, se­ñor de Fa­ce­book, ¿gran fi­lán­tro­po?

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - ACTUALIDAD - Por Cé­sar Ro­drí­guez

EL CON­TRO­VER­TI­DO TREIN­TA­ÑE­RO QUE DI­RI­GE LA RED SO­CIAL CON MÁS USUA­RIOS DEL PLA­NE­TA, HA SI­DO EL PRO­TA­GO­NIS­TA DE LA SE­MA­NA TRAS ANUN­CIAR QUE, TRAS EL NA­CI­MIEN­TO DE SU PRI­ME­RA HI­JA, MAX, VA A DE­DI­CAR GRAN PAR­TE DE SU FOR­TU­NA, VIN­CU­LA­DA A AC­CIO­NES DE FA­CE­BOOK, A FI­NES SO­LI­DA­RIOS CO­MO LA LU­CHA CON­TRA EN­FER­ME­DA­DES O EL AC­CE­SO A IN­TER­NET

Un mul­ti­mi­llo­na­rio es­ta­dou­ni­den­se de 31 años tie­ne su pri­me­ra hi­ja. Se le cae la ba­ba. ¿Es noticia? Pues tal vez se me­rez­ca un eco de so­cie­dad de esos que tan­to tan­to lee la ma­yo­ría de la gen­te. Pe­ro no es un na­ci­mien­to más. Se con­vier­te en tren­ding to­pic mun­dial. Y aca­pa­ra ti­tu­la­res en nu­me­ro­sos me­dios de los cin­co con­ti­nen­tes.

El or­gu­llo­so pa­dre es Max Zuc­ker­book, berg. El fun­da­dor, pri­mer eje­cu­ti­vo y ac­cio­nis­ta ma­yo­ri­ta­rio de la red so­cial Fa­ce­book. que fue per­so­na­je del año de la re­vis­ta Time en el 2010, quie­re que to­do el mun­do oi­ga ha­blar de la pe­que­ña Max. Ya anun­ció en su día su fu­tu­ra pa­ter­ni­dad con una ex­tra­ña de­cla­ra­ción: «En la ecografía, ya me hi­zo un ges­to de ‘Me gus­ta’ con el pul­gar le­van­ta­do con su ma­ni­ta, así que es­toy con­ven­ci­do de que ha sa­li­do a mí». Des­pués pro­me­tió co­ger­se un per­mi­so de pa­ter­ni­dad de dos me­ses. Y a la ho­ra de co­mu­ni­car el mar­tes el fe­liz alum­bra­mien­to de su es­po­sa Priscilla Chan subió mu­cho más la apues­ta al pro­me­ter que do­na­rá a lo largo de su vi­da el 99% de su for­tu­na a la­bo­res fi­lan­tró­pi­cas.

El ges­to de Zuc­ker­berg y su mu­jer, lla­mó po­de­ro­sa­men­te la aten­ción. La pa­re­ja com­pro­me­tió, a tra­vés de una car­ta pu­bli­ca­da en su red so­cial, la más uti­li­za­da del pla­ne­ta, unos 42.300 mi­llo­nes pa­ra ha­cer que su hi­ja, que por su­pues­to ya tie­ne pá­gi­na en Fa­ce- «vi­va en un mun­do me­jor».

Zuc­ker­berg, uno de los ros­tros vi­si­bles de la nue­va eco­no­mía mun­dial, for­ma par­te de la cla­si­fi­ca­ción de las vein­te per­so­nas más ri­cas del pla­ne­ta que ela­bo­ra la re­vis­ta For­bes. La ma­yor par­te de su for­tu­na es­tá vin­cu­la­da a sus ac­cio­nes de Fa­ce­book, pe­ro di­ce que su de­ci­sión no afec­ta­rá a los ba­lan­ces de la com­pa­ñía, un gi­gan­te fun­da­do en el 2004 que hoy da em­pleo a unas 12.000 per­so­nas, que cuen­ta con más de 1.500 mi­llo­nes de usua­rios ac­ti­vos

(ca­da mes) y que tam­bién es pro­pie­ta­rio de otras dos gran­des re­fe­ren­cias en In­ter­net: la red so­cial por ex­ce­len­cia pa­ra com­par­tir ví­deos y fo­tos, Ins­ta­gram, y el pro­gra­ma de men­sa­je­ría más po­pu­lar en oc­ci­den­te –y so­bre to­do en Es­pa­ña–, What­sapp.

El di­ne­ro que va a des­ti­nar Zuc­ker­berg a in­ves­ti­ga­ción y cu­ra de en­fer­me­da­des, a en­se­ñan­za y a fa­vo­re­cer el ac­ce­so a In­ter­net de la gen­te con me­nos re­cur­sos tie­ne co­mo fin «avan­zar en el po­ten­cial hu­mano y pro­mo­ver la igual­dad». Pe­ro no se­rá ca­na­li­za­do a tra­vés de una fundación «ca­ri­ta­ti­va» al uso, su­je­ta a re­glas y su­per­vi­sión. Se­gún ex­pli­ca el New York Ti­mes, lo ha­rá a tra­vés de una so­cie­dad de res­pon­sa­bi­li­dad li­mi­ta­da, la Chan Zuc­ker­berg Ini­tia­ti­ve, en cu­yo con­se­jo ha­brá nom­bres co­mo Bill Ga­tes, fun­da­dor de Mi­cro­soft. Y se­rá com­ple­ta­men­te li­bre pa­ra ha­cer lo que quie­ra con los fon­dos. ¿Cum­pli­rá sus pro­me­sas? Hay quién no se fía. Y en cier­tos me­dios se in­si­núa que es una gran ope­ra­ción de ma­qui­lla­je que ade­más le re­por­ta­rá ven­ta­jas fis­ca­les.

Zuc­ker­berg es un hom­bre tre­men­da­men­te po­pu­lar, su ros­tro aniña­do es re­co­no­ci­ble en to­do el pla­ne­ta. Sus co­mu­ni­ca­dos y ac­cio­nes, ca­si siem­pre he­chas pú­bli­cas a tra­vés de su pá­gi­na en su red, lo­gran una gran re­per­cu­sión mun­dial. No es la pri­me­ra vez que in­vier­te gran­des can­ti­da­des de di­ne­ro pa­ra cau­sas be­né­fi­cas. Pe­ro no es un per­so­na­je sin aris­tas. Y tie­ne más pro­ble­mas de repu­tación que, por ejem­plo, los fun­da­do­res de Goo­gle, Larry Pa­ge y Ser­gei Brin.

A la repu­tación de Zuc­ker­berg le hi­zo un es­tro­pi­cio la pe­lí­cu­la La red so­cial, de Da­vid Fin­cher. El di­rec­tor de lar­go­me­tra­jes co­mo Se­ven o Zo­diac, tam­bién im­pul­sor de la se­rie Hou­se of Cards, apro­ve­chó un li­bro del es­cri­tor Ben Mez­rich (Mul­ti­mi­llo­na­rios por ac­ci­den­te) y un guión de Aa­ron Sor­kin (El ala oes­te, The News­room) pa­ra con­tar có­mo na­ció Fa­ce­book y la ful­gu­ran­te as­cen­sión del has­ta en­ton­ces es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­rio al olim­po de los mag­na­tes de la eco­no­mía di­gi­tal.

El re­tra­to que hi­zo Fin­cher fue im­pla­ca­ble. La pe­lí­cu­la, res­pal­da­da de for­ma uná­ni­me por la crí­ti­ca mues­tra a un jo­ven­cí­si­mo Zuc­ker­berg co­mo un es­tu­dian­te in­tro­ver­ti­do, des­leal y an­ti­pá­ti­co, ex­cep­cio­nal­men­te do­ta­do pa­ra pro­gra­mar có­di­go in­for­má­ti­co. Es el año 2004. El Mark de la ficción ha­ce una gam­be­rra­da, des­car­ga fo­tos de chi­cas del ser­vi­dor de la uni­ver­si­dad de Har­vard y lan­za una web lla­ma­da Fa­ce­mash pa­ra que el res­to de es­tu­dian­tes las ca­li­fi­quen se­gún su atrac­ti­vo fí­si­co. Fue un éxi­to, ya que hu­bo una ava­lan­cha de vi­si­tas, y un es­cán­da­lo, es­tu­vo a pun­to de ser ex­pul­sa­do. Pe­ro se sal­vó. Y aque­llo fue el prin­ci­pio de su me­teó­ri­ca ca­rre­ra.

Dos her­ma­nos de familia aco­mo­da­da –los Win­kle­vos– le abor­da­ron y le ha­bla­ron del proyecto de crear una red so­cial pa­ra Har­vard y sus alum­nos. Se­gún re­la­ta la pe­lí­cu­la, él acep­tó tra­ba­jar pa­ra ellos. Pe­ro se pu­so a crear su pro­pia web, Fa­ce­book. Y cuan­do la lan­zó le acu­sa­ron de ha­ber ro­ba­do su idea y su plan­tea­mien­to. Él ig­no­ró sus pe­ti­cio­nes y mar­chó a Ca­li­for­nia, don­de con­si­guió di­ne­ro pa­ra ex­pan­dir su cria­tu­ra, y don­de, se­gún la pe­lí­cu­la, vi­vió un pe­río­do de de­sen­freno.

En la vi­da real Zuc­ker­berg sí tu­vo que pa­gar di­ne­ro a los Win­kle­vos. Y a al­guno de sus pri­me­ros so­cios. Tam­bién pu­so en mar­cha mu­chas cam­pa­ñas fi­lan­tró­pi­cas pa­ra me­jo­rar su ima­gen. Mu­cha gen­te cues­tio­na Fa­ce­book por con­si­de­rar­la una ame­na­za pa­ra la pri­va­ci­dad. Tam­bién mu­chos pu­sie­ron el gri­to en el cie­lo cuan­do Mark com­pró What­sapp. Pe­ro am­bas pla­ta­for­mas e Ins­ta­gram si­guen cre­cien­do. El pa­dre de la pe­que­ña Max es un lí­der de opi­nión, pe­ro tie­ne ma­la repu­tación. Y có­mo de­cía la can­ción de Bras­sens: «Ha­ga lo que ha­ga es igual, to­do lo con­si­de­ran mal».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.