«Al cuar­to día ya es­ta­ba dan­do pa­sos por la ha­bi­ta­ción»

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - REPORTAJE -

No se sien­te un po­co más as­tu­riano y tam­po­co cree que se le ha­yan in­cre­men­ta­do las ha­bi­li­da­des es­can­cian­do si­dra. A M.P le aca­ban de tras­plan­tar el hí­ga­do. El nue­vo vino de As­tu­rias. El su­yo te­nía un pro­ble­ma de na­ci­mien­to, una mal­for­ma­ción. Al prin­ci­pio le dio mie­do en­fren­tar­se a esa ope­ra­ción pe­ro es­ta­ba, den­tro de lo que ca­be, «tran­qui­lo, por­que me di­je­ron que el Dr. Gó­mez es de los me­jo­res ci­ru­ja­nos que hay rea­li­zan­do tras­plan­tes he­pá­ti­cos», se­ña­la.

Aho­ra to­do es­tá muy re­cien­te y no le preo­cu­pan las po­si­bles res­tric­cio­nes: «Has­ta el mo­men­to de la ope­ra­ción te­nía un ré­gi­men bas­tan­te du­ro, por­que no po­día co­mer car­ne ro­ja, ade­más se jun­ta­ba con mi dia­be­tes y era un po­co com­pli­ca­do», ex­pli­ca. Aho­ra pien­sa que co­me­rá de to­do, car­ne ro­ja in­clui­da, y quie­re ser op­ti­mis­ta con su dia­be­tes y pen­sar que es po­si­ble que le me­jo­ren los ni­ve­les de glu­co­sa al so­lu­cio­nar­se la pa­to­lo­gía he­pá­ti­ca que se la pro­vo­ca­ba. El tiem­po lo di­rá. «To­da­vía no me han di­cho na­da so­bre las li­mi­ta­cio­nes que ten­go, pe­ro su­pon­go que me prohi­bi­rán el al­cohol. Me da igual, to­tal yo nun­ca he si­do de beber cer­ve­zas ni co­pas», aña­de.

De mo­men­to pien­sa que es pro­ba­ble que ten­ga que sa­lir con mas­ca­ri­lla por­que tie­ne las de­fen­sas muy ba­jas. «Me ima­gino que no po­drá acu­dir a si­tios en los que ha­ya de­ma­sia­da gen­te por si se con­ta­gia de al­go. No­so­tros nos tu­vi­mos que va­cu­nar de la gri­pe por­que so­mos las per­so­nas que es­ta­mos más en con­tac­to con él», acla­ra su her­ma­na, que ex­pre­sa su du­da: «No sa­be­mos has­ta cuan­do, su­pon­go que el pri­mer año, pe­ro no nos ago­bia por­que si la re­cu­pe­ra­ción es bue­na a lo de­más te aca­bas acos­tum­bran­do».

La re­cu­pe­ra­ción la lle­va bien. Pen­só que iba a ser peor y no en­tra­ba den­tro de sus cálcu­los en­con­trar­se tan bien pa­sa­dos tan po­cos días. Es­tu­vo en re­ani­ma­ción so­lo dos y al cuar­to ya se sen­ta­ba en el so­fá y «da­ba al­gu­nos pa­sos por la ha­bi­ta­ción». Se sien­te muy ani­ma­do por­que, en prin­ci­pio, le dan el alta es­ta se­ma­na. Pa­ra su her­ma­na, R.C., los mo­men­tos pre­vios a la en­tra­da en qui­ró­fano no fue­ron tan agra­da­bles. «Lo del tras­plan­te nos lo di­jo el Dr. Gó­mez ha­ce dos años, lue­go de­ci­die­ron es­pe­rar, pe­ro en ve­rano em­peo­ró y ya nos di­je­ron que ade­lan­te. Pe­ro cla­ro, te asus­tas». Aun­que fue­ron a reunio­nes de las aso­cia­cio­nes de tras­plan­ta­dos y ha­bla­ron con al­gu­nas per­so­nas que ya ha­bían pa­sa­do por es­ta si­tua­ción, no les dio tiem­po a men­ta­li­zar­se mu­cho: «Nos lla­ma­ron de re­pen­te un día a las cua­tro y nos di­je­ron que te­nía que in­gre­sar. A las on­ce de la no­che de ese mis­mo día ya es­ta­ba en qui­ró­fano».

La in­ter­ven­ción fue muy rá­pi­da. «Creo que de me­dia du­ra seis ho­ras y a mi her­mano se la hi­cie­ron en cua­tro», aña­de.Sus pa­la­bras de agra­de­ci­mien­to se di­ri­gen al equi­po de tras­plan­tes por la aten­ción, la pro­fe­sio­na­li­dad y la ra­pi­dez con la que se es­tá re­cu­pe­ran­do. Es­tán muy con­ten­tos con el pro­ce­so por­que no se es­pe­ra­ban que la evo­lu­ción fue­se tan fa­vo­ra­ble.

M.P aho­ra so­lo pien­sa en re­cu­pe­rar­se pa­ra ir a As­tu­rias: Aho­ra sa­be de don­de pro­ce­de su ór­gano, aun­que nun­ca tu­vo cla­ro si que­ría sa­ber­lo. «Sien­tes al­go de cu­rio­si­dad por sa­ber quién era el do­nan­te pe­ro, bueno, des­pués ya te da igual».

¿Sa­be que to­da­vía hay gen­te re­ti­cen­te a do­nar? Frun­ce el ce­ño y asien­te. En­tien­de que ha­ya per­so­nas re­ti­cen­tes, es­pe­cial­men­te en Ga­li­cia. «Se­gu­ra­men­te es por la tra­di­ción y el con­cep­to que te­ne­mos aquí de la muer­te, pe­ro pien­so que la so­cie­dad de­be­ría de con­cien­ciar­se más so­bre la ne­ce­si­dad de que la gen­te do­ne. Al fin y al ca­bo, los que tie­nen la úl­ti­ma pa­la­bra son los fa­mi­lia­res». Y ex­pli­ca que has­ta tie­ne su la­do poé­ti­co eso de que otra per­so­na ten­ga tu ór­gano, «por­que es una ma­ne­ra de per­pe­tuar tu exis­ten­cia una vez que te has ido».

Lo que sí tie­ne cla­ro es que se de­be­rían de ha­cer más cam­pa­ñas de pu­bli­ci­dad pa­ra con­cien­ciar a la so­cie­dad so­bre la ne­ce­si­dad de do­nar. Su her­ma­na es­tá de acuer­do: «La fal­ta de in­for­ma­ción a ve­ces ha­ce que la gen­te ten­ga mie­do o que no ten­ga muy cla­ro que sig­ni­fi­ca la do­na­ción de un ór­gano. Con más cam­pa­ñas se­gu­ra­men­te se au­men­ta­ría el nú­me­ro de do­nan­tes».

Aho­ra M.P co­mien­za el año nue­vo, con hí­ga­do nue­vo. Y dí­gan­le a Ma­ri­ló Mon­te­ro que no se ha vuel­to as­tu­riano. Ga­lle­go y de pu­ra ce­pa.

«Al prin­ci­po sien­tes cu­rio­si­dad por sa­ber quién era el do­nan­te, pe­ro des­pués ya te da igual»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.