«Nue­va Ze­lan­da es Ga­li­cia A lo bes­tia»

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - REPORTAJE - Por Ma­ri­na Chia­ve­gat­to

CUAN­DO LLE­GÓ A LAS AN­TÍ­PO­DAS SE DIO CUEN­TA QUE ALLÍ NO HA­BÍA ES­PA­ÑO­LES Y EN­CON­TRÓ AHÍ SU IDEA PA­RA EM­PREN­DER. AHO­RA HA­CE DE PUEN­TE EN­TRE AM­BOS PAÍ­SES. Y LO ME­JOR, SU SER­VI­CIO ES GRA­TUI­TO. LA PON­TE­VE­DRE­SA NOA VEI­GA CAM­BIÓ SU TRA­BA­JO EN LA BAN­CA POR UNA NUE­VA VI­DA EN LAS AN­TÍ­PO­DAS

Fue una cri­sis «de los ca­si 30» que lle­vó a la pon­te­ve­dre­sa Noa Vei­ga, 33 años, a de­jar su tra­ba­jo en la ban­ca y em­pren­der un via­je por el mun­do. Se com­pró un bi­lle­te so­lo de ida a Tai­lan­dia y em­pe­zó la aven­tu­ra. Cuan­do lle­gué a Nue­va Ze­lan­da me que­dé im­pac­ta­da —con­fie­sa— en ese mo­men­to tu­ve la sen­sa­ción que es­te era un país en el que po­dría vi­vir». Y así fue. Noa y su pa­re­ja no tar­da­ron mu­cho en con­se­guir tra­ba­jo en las an­tí­po­das. Allí, en Nue­va Ze­lan­da, el pa­ro es del 5,4%, es de­cir «so­lo no tra­ba­ja aquél que no quie­re», aña­de la pon­te­ve­dre­sa. Pe­ro un año des­pués de es­tar en el país de sus sue­ños le en­tró «la mo­rri­ña». «Yo em­pe­cé a te­ner ga­nas de es­tar con gen­te con la que com­par­tie­ra mi cul­tu­ra —ex­pli­ca Noa— pe­ro me di cuen­ta que prác­ti­ca­men­te no ha­bía es­pa­ño­les en Nue­va Ze­lan­da». Su pre­gun­ta in­me­dia­ta fue «por qué» y la res­pues­ta ob­via se re­su­me en una pa­la­bra: des­in­for­ma­ción. «En Es­pa­ña se sa­be y se ha­bla muy po­co de Nue­va Ze­lan­da — opi­na es­ta em­pren­de­do­ra— y yo vi ahí mi hue­co de ne­go­cio».

Fue así co­mo na­ció el con­cep­to de Fain­ders: una web en es­pa­ñol y pa­ra es­pa­ño­les dón­de un equi­po de re­si­den­tes en Nue­va Ze­lan­da se en­car­ga de ayu­dar y acon­se­jar a to­dos aque­llos que quie­ran em­pren­der una aven­tu­ra a las an­tí­po­das sea pa­ra es­tu­diar o tra­ba­jar. «Yo tu­ve cla­ro des­de el prin­ci­pio que es­te te­nía que ser un ser­vi­cio gra­tui­to, así que hi­ce un plan de ne­go­cio y em­pe­cé a vi­si­tar cen­tros edu­ca­ti­vos y uni­ver­si­da­des pa­ra ven­der­les mi idea y to­do lo que yo creía que la in­mi­gra­ción es­pa­ño­la po­dría apor­tar a es­te país», acla­ra Noa. Las ins­ti­tu­cio­nes «com­pra­ron» su idea y ac­tual­men­te es­te es el mo­de­lo de ne­go­cio de su star­tup: el equi­po de Fain­ders ase­so­ra gra­tui­ta­men­te a los his­pa­noha­blan­tes que quie­ran in­mi­grar a Nue­va Ze­lan­da. Ca­si to­dos apro­ve­chan el via­je pa­ra me­jo­rar su in­glés y al ins­cri­bir­se en un cur­so las ins­ti­tu­cio­nes le pa­gan a Fain­ders par­te del cos­te de las cla­ses. «Yo creo en la trans­pa­ren­cia to­tal — jus­ti­fi­ca la CEO del proyecto— y siem­pre le ex­pli­co a la gen­te có­mo fun­cio­na nues­tra em­pre­sa. Mu­cha gen­te no se lo aca­ba de creer y a mi­tad del pro­ce­so nos suel­tan: ¿Cuán­do me vais a co­brar?».

«GA­LI­CIA A LO BES­TIA»

¿Y qué es lo que tie­ne Nue­va Ze­lan­da pa­ra con­quis­tar ca­da vez a más ga­lle­gos?, pre­gun­ta­mos. Y Noa Vei­ga con­tes­ta: «Nue­va Ze­lan­da es Ga­li­cia a lo bes­tia. Cuan­do lle­gué me sen­tí en ca­sa por es­ta mez­cla de na­tu­ra­le­za y sen­ci­llez que te­ne­mos en Ga­li­cia y que tam­bién la hay aquí». Ade­más de su be­lle­za na­tu­ral, aque­llo que más atrae a los ex­tran­je­ros son las con­di­cio­nes la­bo­ra­les. En Nue­va Ze­lan­da el ni­vel de vi­da es al­to (es de­cir, la vi­da es ca­ra), pe­ro los suel­dos tam­bién lo son. «Ha­cien­do el mis­mo tra­ba­jo que ha­cías en Es­pa­ña, aquí sue­les co­brar 4 ve­ces más», ex­pli­ca la CEO de Fain­ders. A eso hay que su­mar­le la fle­xi­bi­li­dad la­bo­ral («pue­des cam­biar de tra­ba­jo de un día al otro»), los in­cen­ti­vos a la na­ta­li­dad y la fa­mo­sa pro­duc­ti­vi­dad. «En Nue­va Ze­lan­da si ha­ces el mis­mo tra­ba­jo que tu com­pa­ñe­ro en me­nos ho­ras te vas an­tes a ca­sa y to­do el mun­do te mi­ra bien. Si sa­les an­tes es por­que fuis­te más pro­duc­ti­vo», jus­ti­fi­ca. «Yo siem­pre di­go: ‘¡cla­ro, es­to tie­ne to­do el sen­ti­do!’, pe­ro es que en Es­pa­ña se­gui­mos ca­len­tan­do la si­lla».

Y aho­ra que a mu­chos ya les ha pi­ca­do el gu­sa­ni­llo, lle­ga la pre­gun­ta del mi­llón: ¿Qué ti­pos de tra­ba­jo ofre­ce Nue­va Ze­lan­da?

«La gran ven­ta­ja de ve­nir a es­te país

«Cuan­do lle­gué me sen­tí en ca­sa por es­ta mez­cla de na­tu­ra­le­za y sen­ci­llez, co­mo la que te­ne­mos en Ga­li­cia»

es que pue­des apren­der in­gles sin des­ca­pi­ta­li­zar­te», co­men­ta. «Aquí es muy fá­cil con­se­guir un tra­ba­jo. Al lle­gar em­pe­za­rás ha­cien­do un al­go po­co ca­li­fi­ca­do que se­gu­ra­men­te no ha­rías en tu país, pe­ro cuan­do em­pie­ces a do­mi­nar más el idio­ma pue­des ir po­nien­do el pie en el tra­ba­jo ca­li­fi­ca­do», ex­pli­ca es­ta em­pren­de­do­ra quien ade­más acla­ra que es­te país no es co­mo Aus­tra­lia don­de es fá­cil tra­ba­jar «de lo que sea» pe­ro ca­da vez más di­fí­cil con­se­guir un vi­sa­do pa­ra un tra­ba­jo «de lo tu­yo». «Aquí el go­bierno es­tá en­can­ta­do en con­ce­der­te el vi­sa­do de tra­ba­jo —acla­ra Noa—. Es por eso que yo ani­mo a to­dos los in­ge­nie­ros, ar­qui­tec­tos, bió­lo­gos e in­for­má­ti­cos que no es­tén con­ten­tos en Es­pa­ña que se ven­gan a Nue­va Ze­lan­da. Aquí hay una gran­de de­man­da de es­te ti­po de mano de obra». Eso sí, pa­ra con­se­guir tra­ba­jos ca­li­fi­ca­dos ha­ce fal­ta un ni­vel de in­glés muy al­to. «Es­ta­rás com­pi­tien­do con na­ti­vos», ad­vier­te Noa.

UNA GE­NE­RA­CIÓN DE MUN­DO

La ga­lle­ga Noa Vei­ga y su proyecto Fain­ders ya han ase­so­ra­do a más de 600 es­pa­ño­les so­bre op­cio­nes de in­mi­gra­ción a Nue­va Ze­lan­da. De es­tos, 70 han aca­ba­do dan­do el pa­so. Es­ta em­pren­de­do­ra cuen­ta que su con­tac­to

con to­das es­tas per­so­nas le ha he­cho en­ten­der mu­chas co­sas so­bre su ge­ne­ra­ción. «Nues­tros pa­dres y abue­los con­si­de­ran que so­mos la ge­ne­ra­ción per­di­da —re­fle­xio­na— pe­ro yo creo que es­tán equi­vo­ca­dos. So­mos una ge­ne­ra­ción con idea­les y prio­ri­da­des di­fe­ren­tes. Te­ne­mos otro con­cep­to de ho­gar, de familia y de lo que que­re­mos pa­ra nues­tras vi­das. So­mos la ge­ne­ra­ción que busca ha­cer reali­dad su sue­ño», opi­na. Es­ta pon­te­ve­dre­sa con­si­de­ra que «ca­da vez hay me­nos per­so­nas que na­cen, por ejem­plo, en Pon­te­ve­dra, y que se van a que­dar ahí to­da su vi­da. So­mos una ge­ne­ra­ción de mun­do», aña­de.

UNA VI­DA TRAN­QUI­LA

El pa­sa­do ve­rano Noa y su equi­po de­ci­die­ron ha­cer una road­trip por el nor­te de Es­pa­ña y Barcelona pa­ra pu­bli­ci­tar su em­pre­sa. «Yo soy ga­le­gui­ña y qui­se em­pe­zar por Ga­li­cia —jus­ti­fi­ca— y la acogida fue bru­tal. Es­tu­vi­mos en va­rias ciu­da­des ga­lle­gas y ve­nían fa­mi­lias en­te­ras a pre­gun­tar­nos por Nue­va Ze­lan­da». Ade­más de cues­tio­nes bu­ro­crá­ti­cas, in­for­ma­ción so­bre vi­sa­dos, cos­te de vi­da, etc, to­dos quie­ren sa­ber lo mis­mo: ¿Có­mo es la vi­da en las an­tí­po­das? Es una vi­da «tran­qui­la» y «na­tu­ral», con­tes­ta Noa. En su ac­tual país de re­si­den­cia la ac­ti­vi­dad em­pie­za a las 6 de la ma­ña­na, se co­me a las 12h y se ce­na a las 17h. La ho­ra ha­bi­tual de ir­se a dor­mir son las 9 de la no­che. El país del Se­ñor de los Ani­llos es

«So­mos la ge­ne­ra­ción que busca ha­cer reali­dad su sue­ño»

tam­bién el nú­me­ro uno pa­ra em­pren­de­do­res. Noa tar­dó dos ho­ras en abrir su em­pre­sa y no le hi­zo fal­ta nin­gún ti­po de ca­pi­tal ini­cial. Em­pe­zó en una me­sa en su ga­ra­je y aho­ra Fain­ders cuen­ta con un equi­po 12 per­so­nas in­clui­dos los «em­ba­ja­do­res» que es­tán dis­tri­bui­dos por las prin­ci­pa­les ciu­da­des neo­ze­lan­de­sas.

«Vol­ver» to­da­vía no es un ver­bo que ron­de la ca­be­za de es­ta neo­ze­lan­de­sa de adop­ción, pe­ro en to­do ca­so hay al­go que tie­ne cla­ro. «No vol­ve­ría a ha­cer una tra­ba­jo de ofi­ci­na —con­fie­sa—. La ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­nal te nu­tre de he­rra­mien­tas que te ha­cen una per­so­na más ca­paz. Si tie­nes idio­mas y do­mi­nas la tec­no­lo­gía no tie­nes por qué es­tar sen­ta­do en una si­lla 12 ho­ras al día. La cla­ve es­tá en em­pren­der».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.