RA­FAEL LÓ­PEZ res­pon­sa­ble del Área de On­co­lo­gía del CHUS «La me­di­ci­na de pre­ci­sión va a dis­mi­nuir la qui­mio­te­ra­pia»

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - ACTUALIDAD - Por Sara Carreira

LÓ­PEZ ES UN ON­CÓ­LO­GO TRAS­LA­CIO­NAL, ES DE­CIR, «TRAS­LA­DA» A LA PRÁC­TI­CA CLÍ­NI­CA LO QUE SE DES­CU­BRE EN LA CIEN­CIA BÁ­SI­CA, LA IN­VES­TI­GA­CIÓN, Y AHO­RA ES­TÁ CEN­TRA­DO EN ANA­LI­ZAR UN TU­MOR A PAR­TIR DE UN SIM­PLE ANÁ­LI­SIS DE SAN­GRE

Pa­so a pa­so, la me­di­ci­na va cer­can­do al cán­cer. Na­die pue­de es­pe­rar a es­tas al­tu­ras que con una va­cu­na se pue­da evi­tar el de­sa­rro­llo de tu­mo­res, ese sue­ño si­gue es­tan­do en el mun­do de la uto­pía, pe­ro en la prác­ti­ca dia­ria de los hos­pi­ta­les las co­sas han me­jo­ra­do mu­chí­si­mo: «Cuan­do en los años 90 se de­tec­ta­ba un cán­cer co­lo­rrec­tal me­tas­tá­si­co [CCRm] la su­per­vi­ven­cia es­pe­ra­da era de 6 me­ses; hoy, su­pera los 40 me­ses», di­ce Ra­fael Ló­pez, je­fe de On­co­lo­gía del com­ple­jo hos­pi­ta­la­rio de Santiago (CHUS) y res­pon­sa­ble del gru­po de On­co­lo­gía Mé­di­ca Tras­la­cio­nal del mis­mo com­ple­jo hos­pi­ta­la­rio, que ha tes­ta­do un nue­vo sis­te­ma, fru­to de la la alian­za en­tre Merck y Sys­mex Inos­tics, que de­tec­ta la gra­ve­dad del tu­mor me­dian­te un sim­ple aná­li­sis de san­gre.

—Ca­da vez es más fre­cuen­te uti­li­zar la san­gre pa­ra ob­te­ner in­for­ma­ción. ¿Qué ven­ta­jas tie­ne en el ca­so del cán­cer co­lo­rrec­tal me­tas­tá­si­co [CCRm]?

—El fu­tu­ro pa­sa por la san­gre. No so­lo por­que ha­cer prue­bas con un aná­li­sis es me­nos cruen­to que las biop­sias tra­di­cio­na­les y tie­ne me­nos efec­tos se­cun­da­rios, y no va­mos a ha­blar de cos­tes, que eso no to­ca aho­ra. Es una re­vo­lu­ción pa­ra la me­di­ci­na, lo que lla­ma­mos me­di­ci­na de pre­ci­sión.

—¿Eso es si­nó­ni­mo de me­di­ci­na per­so­na­li­za­da?

—No se tra­ta de ha­cer un de­ba­te ter­mi­no­ló­gi­co. Pe­ro a los clí­ni­cos eso de la me­di­ci­na per­so­na­li­za­da nos pa­re­ce una qui­me­ra, por­que no se pue­de ha­cer un fár­ma­co pa­ra ca­da pa­cien­te en con­cre­to. La me­di­ci­na de pre­ci­sión, en cam­bio, de­fi­ne bien lo que es­te cam­bio su­po­ne.

—¿Por qué es más pre­ci­so ana­li­zar la san­gre que ha­cer una biop­sia a un tu­mor?

—An­tes pen­sá­ba­mos que un tu­mor era al­go ho­mo­gé­neo, pe­ro ya he­mos des­cu­bier­to que no es así. En una biop­sia co­ges una par­te del tu­mor [y se­ña­la la es­qui­na de su ta­blet] y ves có­mo son las cé­lu­las ahí, pe­ro tal vez aquí [jus­to en el otro ex­tre­mo del dis­po­si­ti­vo] es­tán las cé­lu­las más agre­si­vas, las que nos preo­cu­pan. En cam­bio, con una biop­sia lí­qui­da, que es co­mo se de­no­mi­na a los test en san­gre, esa va­ria­ción no se da, por­que lo que se ana­li­za es el ADN de las cé­lu­las tu­mo­ra­les y ese es siem­pre igual, y si tie­ne la mu­ta­ción X, sa­be­mos que ese tu­mor se­rá más agre­si­vo o res­pon­de­rá me­jor a un tra­ta­mien­to fren­te a otro.

—En el ca­so de es­te test de­tec­ta las mu­ta­cio­nes en los ge­nes RAS (ya sea KRAS o NRAS) en las cé­lu­las del tu­mor. ¿Qué di­fe­ren­cia va a no­tar un pa­cien­te a la ho­ra de la ver­dad?

—Que le fun­cio­ne el tra­ta­mien­to. Si le va­le el fár­ma­co es que es efi­caz. Ade­más, por su­pues­to, va­mos a con­se­guir que ten­ga me­nos to­xi­ci­dad pa­ra el pa­cien­te.

—Se ha­bla de cé­lu­las tu­mo­ra­les cir­cu­lan­tes. Evi­den­te­men­te en el ca­so de un cán­cer que pro­du­ce me­tás­ta­sis, hay cé­lu­las tu­mo­ra­les en el to­rren­te san­guí­neo, que son las que des­pués se «ins­ta­lan» en otro ór­gano. Pe­ro ¿es­te sis­te­ma ser­vi­rá pa­ra es­ta­dios más pre­co­ces del cán­cer?

—En la on­co­lo­gía siem­pre em­pe­za­mos por los es­ta­dios más avan­za­dos y des­pués abri­mos el fo­co. En es­te ca­so, cuan­do una cé­lu­la mue­re, pa­sa al to­rren­te san­guí­neo y así la po­de­mos ana­li­zar, pe­ro lo ma­lo es que las cé­lu­las mue­ren con­ti­nua­men­te y el ADN se de­gra­da en­se­gui­da por­que el am­bien­te es hos­til. Por eso, es más fá­cil en­con­trar­las si hay mu­chas cé­lu­las, pe­ro aho­ra sa­be­mos que un tu­mor de muy po­cas cé­lu­las en un ór­gano ya ge­ne­ra ADN tu­mo­ral cir­cu­lan­te. Con los nue­vos pro­ce­di­mien­tos de aná­li­sis

ca­da vez es más ase­qui­ble.

—Es de­cir, en el fu­tu­ro se po­drá sa­ber con un aná­li­sis de san­gre si una per­so­na tie­ne un tu­mor no me­tas­tá­si­co... ¿den­tro de tres años tal vez?

—Den­tro de tres años, no. Ya nos gus­ta­ría que es­to evo­lu­cio­na­se tan rá­pi­do, pe­ro sí es cier­to que las biop­sias lí­qui­das aca­ba­rán sus­ti­tu­yen­do a los scree­ning [los pro­gra­mas ma­si­vos de de­tec­ción pre­coz, co­mo las ma­mo­gra­fías a mu­je­res de en­tre 50 y 69 años]. Lo que ocu­rre es que el cán­cer es al­go di­ná­mi­co y en unos años po­dre­mos sa­ber si tie­nes esas cé­lu­las, pe­ro tal vez hoy no las ten­gas y den­tro de tres días sí.

—Di­ce que se em­pie­za a com­pren­der có­mo es la en­fer­me­dad tu­mo­ral. ¿Ca­da vez es­tá más cla­ro que la lo­ca­li­za­ción —pul­món, co­lon o ma­ma— no es lo más im­por­tan­te?

—Los tu­mo­res son un con­jun­to de 200

«Aho­ra sa­be­mos que un tu­mor de po­cas cé­lu­las ge­ne­ra ADN tu­mo­ral cir­cu­lan­te en la san­gre»

o 250 en­fer­me­da­des. Al­gu­nos son muy ton­tos y los con­tro­la­mos; otros, en cam­bio, son lis­tí­si­mos, co­mo el de pán­creas o el de pul­món. Y sí, es cier­to que al co­no­cer ca­da vez más de los tu­mo­res y su ge­no­ma nos da­mos cuen­ta de que com­par­ten al­gu­nas mu­ta­cio­nes. Por ejem­plo, al­gu­nos CCR tie­nen mu­ta­cio­nes en el gen BRAF y son sen­si­bles a fár­ma­cos que se sue­len usar en el me­la­no­ma. Pa­sa lo mis­mo con el HER y los cán­ce­res de ma­ma y es­tó­ma­go.

—¿En el fu­tu­ro to­dos los tra­ta­mien­tos se­rán por me­di­ci­na de pre­ci­sión?

—Se usa­rá ca­da vez más y ten­drá apli­ca­cio­nes in­me­dia­tas. Creo que es­te ti­po de diag­nós­ti­co va a ha­cer dis­mi­nuir la qui­mio­te­ra­pia, aun­que la va­mos a ne­ce­si­tar mu­chos años. Pe­ro sin du­da es­ta­mos en un mo­men­to dul­ce en es­te sen­ti­do, hay una pers­pec­ti­va muy bue­na.

—Ha­blan­do de fár­ma­cos, ¿son cier­tas las crí­ti­cas de que la qui­mio­te­ra­pia no ha avan­za­do mu­cho en las úl­ti­mas dé­ca­das? Por­que es­tá cla­ro que el diag­nós­ti­co por ima­gen o la ci­ru­gía han da­do un sal­to es­pec­ta­cu­lar.

—Creo que el ma­yor avan­ce en los úl­ti­mos 15 años ha si­do, pre­ci­sa­men­te, en los tra­ta­mien­to sis­té­mi­cos [qui­mio­te­ra­pia]. En los otros tam­bién se avan­zó mu­cho, pe­ro la ac­tua­ción lo­cal del tu­mor [bien por la ra­dio­te­ra­pia o la ci­ru­gía] su­po­ne un má­xi­mo no su­pe­rior al 50 %. El res­to es la com­bi­na­ción de fár­ma­cos, y má­xi­me aho­ra que te­ne­mos esa me­di­ci­na de pre­ci­sión.

—¿Es­tá Ga­li­cia bien si­tua­da en ese sen­ti­do? ¿Un en­fer­mo ga­lle­go re­ci­be una aten­ción pun­te­ra?

—La si­tua­ción sa­ni­ta­ria de Es­pa­ña es bas­tan­te uni­for­me, aun­que nos que­je­mos. Sí es cier­to que ca­si to­dos los mé­to­dos co­mien­zan a apli­car­se pri­me­ro en Ma­drid o Barcelona, pe­ro es una cues­tión de vo­lu­men. En­se­gui­da se ex­tien­den al res­to. En el ca­so de es­te test no­so­tros so­mos el cuar­to hos­pi­tal en apli­car­lo. Pe­ro in­sis­to en que se tra­ta de una cues­tión de vo­lu­men, eso es muy im­por­tan­te.

—¿Y la es­pe­cia­li­za­ción?

—In­clu­so. Se tien­de a la es­pe­cia­li­za­ción, pe­ro pa­ra ser pun­te­ros en al­go hay que prac­ti­car­lo mu­cho, sin vo­lu­men no hay po­si­bi­li­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.