Un nue­vo ros­tro pa­ra Je­sús de Na­za­ret

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - EN PORTADA - Por Je­sús Flores

La Uni­ver­si­dad de Man­ches­ter pu­bli­ca los re­sul­ta­dos de un ex­haus­ti­vo tra­ba­jo

RI­CHARD NEA­VE, CIEN­TÍ­FI­CO DE LA UNI­VER­SI­DAD DE MAN­CHES­TER, HA DE­DI­CA­DO LOS ÚL­TI­MOS AÑOS A RE­CONS­TRUIR EL ROS­TRO DE JE­SÚS ME­DIAN­TE LA AN­TRO­PO­LO­GÍA FO­REN­SE

Des­de siem­pre, los ni­ños cris­tia­nos oc­ci­den­ta­les han in­terio­ri­za­do en sus men­tes una ima­gen es­tán­dar de Je­sús de Na­za­ret. Ha­bi­tual­men­te ha si­do re­pre­sen­ta­do co­mo un hom­bre del­ga­do y más al­to que sus dis­cí­pu­los, con pelo largo y ma­rrón, bar­ba ca­si siem­pre muy cui­da­da y ojos verdes o azu­les. Sin em­bar­go, es­ta ima­gen tan fa­mi­liar (y ci­ne­ma­to­grá­fi­ca) tie­ne to­das las pro­ba­bi­li­da­des de ser fal­sa. Una per­so­na muy di­fe­ren­te a esa apa­rien­cia de­be­ría ser el au­tén­ti­co Je­sús que vi­vió ha­ce dos mil años y en aque­lla re­gión. En los Evan­ge­lios se­gún San Ma­teo, cuan­do Je­sús fue arres­ta­do en los jar­di­nes de Get­se­ma­ní an­tes de la cru­ci­fi­xión, Ju­das Is­ca­rio­te tu­vo que in­di­car­le a los sol­da­dos quién era Je­sús por­que ellos no eran ca­pa­ces de dis­tin­guir­los de sus dis­cí­pu­los. En el Nue­vo Tes­ta­men­to no hay nin­gu­na des­crip­ción de co­mo era fí­si­ca­men­te Je­sús y tam­po­co exis­ten gra­ba­dos de la épo­ca. Hay un pro­ble­ma adi­cio­nal, pues­to que no cons­ta la exis­ten­cia de al­gún res­to óseo pa­ra ha­cer exá­me­nes de su ADN.

En au­sen­cia de evi­den­cias, las imá­ge­nes que te­ne­mos de Je­sús han que­da­do al al­bur de la ima­gi­na­ción de los ar­tis­tas. Las in­fluen­cias de las épo­cas y tra­di­cio­nes de ca­da épo­ca han mar­ca­do es­tas re­pre­sen­ta­cio­nes, tal y co­mo re­cuer­da Car­los Car­do­za, pro­fe­sor aso­cia­do en Mun­do Cris­tiano en la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia en la re­vis­ta es­ta­dou­ni­den­se Po­pu­lar Me­cha­nics. «Mien­tras la ima­gi­ne­ría oc­ci­den­tal es la do­mi­nan­te en otras par­tes del mun­do con fre­cuen­cia se le ha re­pre­sen­ta­do co­mo ne­gro, ára­be o his­pano», re­cuer­da Car­do­za.

Es­ta pu­bli­ca­ción co­la­bo­ró con Ri­chard Nea­ve pa­ra rea­li­zar una ima­gen de Je­sús más adap­ta­da a la reali­dad. El cien­tí­fi­co con­tó con tres crá­neos del si­glo I bien con­ser­va­dos que ha­bían si­do ha­lla­dos en Israel. A par­tir de ellos, Nea­ve uti­li­zó la téc­ni­ca de la to­mo­gra­fía compu­tari­za­da pa­ra ob­te­ner has­ta el más mí­ni­mo de­ta­lle. No es la pri­me­ra vez que el ca­te­drá­ti­co rea­li­za un tra­ba­jo de es­te ti­po, an­te­rior­men­te ha­bía re­cons­trui­do la ca­ra de otras fi­gu­ras his­tó­ri­cas muy po­pu­la­res, co­mo Fi­li­po II de Ma­ce­do­nia (pa­dre de Ale­jan­dro Magno) y el Rey Mi­das. Fren­te al as­pec­to cau­cá­si­co de las imá­ge­nes clá­si­cas, Ri­chard Nea­ve y sus co­la­bo­ra­do­res creen que el co­lor de su piel era el pro­pio de una per­so­na de ra­za ne­gra, con una na­riz gran­de y un as­pec­to más cor­pu­len­to que el que ha mos­tra­do el ar­te o el ci­ne los cien­tí­fi­cos creen que es­ta re­crea­ción de Je­sús po­dría ser la más exac­ta que se ha rea­li­za­do has­ta la fe­cha. Se­gún Ali­son Ga­llo­way, pro­fe­sor de an­tro­po­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia «pro­ba­ble­men­te sea más fiel a la reali­dad que el tra­ba­jo de mu­chos gran­des maes­tros de la pin­tu­ra».

Asi­mis­mo, tras exa­mi­nar los res­tos óseos ha­lla­dos en ex­pe­di­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas se lle­gó a la con­clu­sión de que, aun­que fuer­te, pro­ba­ble­men­te Je­sús era de ba­ja es­ta­tu­ra, me­día al­re­de­dor de 1,50 me­tros y pre­sen­ta­ba una mus­cu­la­tu­ra desa­rro­lla­da, pro­pia de quien ha­bía tra­ba­ja­do co­mo car­pin­te­ro has­ta los trein­ta años. Es­te no es el pri­mer in­ten­to de des­ve­lar có­mo ha­bría si­do el ros­tro ori­gi­nal de Je­sús. En ma­yo de es­te año, un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res uti­li­zó una téc­ni­ca in­ver­sa de en­ve­je­ci­mien­to ba­san­do sus es­tu­dio en la Sá­ba­na San­ta de Tu­rín, lo­gran­do una ima­gen cer­ca­na a có­mo se hu­bie­se vis­to a los 12 años.

«Es­ta ima­gen es más real que la de mu­chos gran­des ge­nios de la pin­tu­ra»

OTROS ROS­TROS.

So­bre es­tas lí­neas, el ya fa­mo­so Ec­ce Ho­mo de Borja: «an­tes y des­pués».

EL PELO Y EL CO­LOR DE SUS OJOS. Tras un tra­ba­jo ex­haus­ti­vo de in­ves­ti­ga­ción, que in­clu­yó gra­ba­dos de la épo­ca, lec­tu­ras de­ta­lla­das de Nue­vo Tes­ta­men­to y es­tu­dios de res­tos óseos en Israel, Nea­ve y su equi­po de­ter­mi­na­ron que Je­sús te­nía el pelo ne­gro y los ojos os­cu­ros

NO TE­NÍA ME­LE­NA. En la ima­gen, una es­ce­na de La Pa­sión se­gún Je­su­cris­to y Ca­mi­lo Ses­to en Je­su­cris­to Superstar. Nea­ve ha de­ter­mi­na­do que en reali­dad Je­sús te­nía el pelo cor­to. Y re­cuer­da que el após­tol Pa­blo cri­ti­có en el Nue­vo Tes­ta­men­to a los hom­bres de pelo largo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.