¿Tie­nes más de die­ci­séis años?

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - ACTUALIDAD - Por Cé­sar Ro­drí­guez

LAS RE­DES ES­TÁN EN EL FO­CO DE DE­BA­TE. LA AGRE­SIÓN A RA­JOY POR PAR­TE DE UN MENOR PRO­VO­CÓ UNA IN­TEN­SA BÚS­QUE­DA DE LA HUE­LLA DI­GI­TAL DEL JO­VEN. EL RE­TRA­TO IN­CLUÍA TUITS AME­NA­ZAN­TES, FO­TOS PO­LÉ­MI­CAS Y MEN­SA­JES OFEN­SI­VOS DE WHAT­SAPP. Y TO­DO CUAN­DO BRU­SE­LAS ANUN­CIA­BA ME­DI­DAS SO­BRE EL AC­CE­SO DE JÓ­VE­NES A IN­TER­NET

El mar­tes, en ple­na re­sa­ca del bron­co ca­ra a ca­ra en­tre Ma­riano Ra­joy y Pe­dro Sánchez, lle­gó una noticia de al­can­ce des­de Bru­se­las. Tras tres años de ne­go­cia­cio­nes, el Par­la­men­to Europeo y el Con­se­jo Europeo ha­bían lle­ga­do a un acuer­do so­bre la pro­pues­ta de la ter­ce­ra gran pa­ta de las ins­ti­tu­cio­nes co­mu­ni­ta­rias, la Co­mi­sión, pa­ra re­for­mar la po­lí­ti­ca de pro­tec­ción de da­tos. Ter­mi­na­ban tres años de ar­duas ne­go­cia­cio­nes. Y la pre­si­den­cia de turno de la UE, ejer­ci­da por Lu­xem­bur­go, lo ca­li­fi­ca­ba co­mo al­go «his­tó­ri­co», co­mo un pa­so ade­lan­te en la re­gu­la­ción de la pri­va­ci­dad en la era di­gi­tal. Y co­mo un tex­to «equi­li­bra­do», que (se­gún Bru­se­las) por un la­do per­mi­ti­rá a las per­so­nas be­ne­fi­ciar­se de un ma­yor con­trol de sus da­tos per­so­na­les en la Red, y por el otro fi­ja re­glas cla­ras pa­ra que las em­pre­sas ga­ran­ti­cen la pri­va­ci­dad de la in­for­ma­ción per­so­nal que ges­tio­nan y al­ma­ce­nan. Hay po­lé­mi­ca so­bre es­te úl­ti­mo pun­to. Pe­ro la aten­ción de la opi­nión pú­bli­ca y los me­dios es­ta­ba cen­tra­da en la ca­rre­ra ha­cia las ur­nas que fi­na­li­za hoy, con la jor­na­da elec­to­ral, y pa­só ca­si inad­ver­ti­da.

La nue­va nor­ma­ti­va, aún pendiente de su apro­ba­ción de­fi­ni­ti­va, y que po­dría es­tar vi­gen­te pa­ra el año 2018, sus­ti­tui­rá a las le­gis­la­cio­nes par­ti­cu­la­res de los paí­ses de la Unión. E in­clu­ye un ar­tícu­lo que ha le­van­ta­do mu­cha con­tro­ver­sia a am­bos la­dos del océano Atlán­ti­co: mi­llo­nes de ado­les­cen­tes eu­ro­peos ten­drán que con­tar con un per­mi­so ex­plí­ci­to de sus pa­dres pa­ra po­der te­ner una cuen­ta en In­ter­net y usar re­des so­cia­les tan pre­sen­tes en la vi­da co­ti­dia­na co­mo Twit­ter o Fa­ce­book, What­sApp o Ins­ta­gram.

Par­te del de­ba­te de la po­lí­ti­ca de pro­tec­ción de da­tos gi­ró so­bre la pro­tec­ción de los me­no­res en In­ter­net. Hu­bo quién plan­teó ex­cluir a to­dos los que no tu­vie­ran 16 años de los ser­vi­cios di­gi­ta­les. Pe­ro es un he­cho que so­lo en el ám­bi­to europeo hay mi­llo­nes de usua­rios de esas eda­des ac­ti­vos hoy en día en di­fe­ren­tes pla­ta­for­mas. Y que ha­cen un uso muy in­ten­so de re­des y ser­vi­cios co­mo Snap­chat, Vi­ne o Youtu­be, pro­pie­dad de Goo­gle. Pe­ro el tex­to le­gal no lle­gó tan le­jos.

La nor­ma­ti­va sí con­di­cio­na el ac­ce­so a los ser­vi­cios di­gi­ta­les a un con­sen­ti­mien­to ex­plí­ci­to —efec­tua­do a tra­vés de al­gu­na ac­ción on­li­ne— por par­te de los pa­dres. Fi­ja una edad mí­ni­ma de ac­ce­so li­bre di­fe­ren­te a la vi­gen­te en Es­ta­dos Uni­dos. Al otro la­do del char­co el lí­mi­te es­tá en los 13 años. En Bru­se­las hu­bo quién de­fen­dió usar ese mis­mo um­bral, pe­ro no hu­bo acuer­do. Se que­da fi­ja­do en los 16. Aun­que los Es­ta­dos po­drán ba­jar­lo, esa de­ci­sión ha ge­ne­ra­do mu­cha con­tro­ver­sia.

¿Có­mo con­tro­lar de for­ma efi­caz el ac­ce­so de un menor a un ser­vi­cio? ¿En­vian­do una au­to­ri­za­ción es­cri­ta y una fo­to­co­pia del DNI? ¿Con un for­mu­la­rio en lí­nea? ¿Crean­do un re­gis­tro uni­ver­sal? La tec­no­lo­gía ten­drá que dar res­pues­ta. Pe­ro pa­re­ce muy di­fí­cil po­ner­le puer­tas al cam­po y evi­tar a los na­ti­vos di­gi­ta­les que se mue­van por el eco­sis­te­ma en el que se han cria­do. Y que pro­mue­ve la so­cie­dad de la In­for­ma­ción. Aho­ra mis­mo nu­me­ro­sas re­des tie­nen fi­ja­do un lí­mi­te de edad de 14 años. Pe­ro ese da­to no sue­le re­que­rir ve­ri­fi­ca­ción, sino una de­cla­ra­ción de bue­na vo­lun­tad. Pue­de ser al­te­ra­do. Y sue­le ser­lo.

Se­gún los da­tos de IAB, la pa­tro­nal de la pu­bli­ci­dad di­gi­tal, en Es­pa­ña el 82 % de los in­ter­nau­tas de en­tre 18 y 55 años uti­li­zan re­des. Fa­ce­book es la más uti­li­za­da, se­gui­da por Youtu­be y por Twit­ter. Los da­tos re­la­ti­vos al gru­po de edad de en­tre 14 y 17 años mues­tran co­mo el por­cen­ta­je de los que usan re­des lle­ga has­ta el 97 %. ¿Se pue­de con­di­cio­nar su ac­ce­so a esos ser­vi­cios o a otros ma­yo­ri­ta­rios co­mo Ins­ta­gram o Snap­chat? ¿Y qué le preo­cu­pa a los pa­dres? Se­gún un es­tu­dio del Go­bierno so­bre «Há­bi­tos de uso y se­gu­ri­dad de In­ter­net de me­no­res y jó­ve­nes», los pa­dres te­men que sus hi­jos «sean con­tac­ta­dos por ex­tra­ños», que vean «ma­te­rial inapro­pia­do», que pue­dan co­me­ter­se de­li­tos con­tra sus hi­jos» y/o que sean ellos quie­nes los co­me­ten. El es­tu­dio tam­bién re­co­ge las ac­cio­nes que nun­ca su­per­vi­san los pa­dres y las que sí con­tro­lan de for­ma es­tric­ta. Se­gún la en­cues­ta, hay muy po­co con­trol del uso de men­sa­je­ría co­mo What­sApp, del vi­sio­na­do de ví­deos o de la na­ve­ga­ción. Hay di­vi­sión de opi­nio­nes so­bre el con­sen­ti­mien­to pre­vio a la ho­ra de crear una cuen­ta en una red so­cial. Y que­da cla­ro que el me­ca­nis­mo de su­per­vi­sión más fé­rreo se ejer­ce so­bre las com­pras en lí­nea y so­bre la in­for­ma­ción que so­bre sí mis­mos ofre­cen en In­ter­net. Los pa­dres di­cen en el es­tu­dio que se creen ca­pa­ci­ta­dos pa­ra ayu­dar a su hi­jo si se me­te en un lío en la Red. Pe­ro tam­bién re­co­no­cen que des­co­no­ce si ha na­ve­ga­do por si­tios don­de se alien­te el sui­ci­dio, la bu­li­mia, se na­rren ex­pe­rien­cias con dro­gas, se in­ci­te al odio o se ha­ble so­bre pe­leas.

Los pa­dres des­co­no­cen, en gran me­di­da, qué per­fi­les tie­nen sus hi­jos y qué pá­gi­nas vi­si­tan. De igual for­ma, no uti­li­zan me­ca­nis­mos o soft­wa­re de con­trol pa­ren­tal. ¿Tie­nen tiem­po y ca­pa­ci­dad pa­ra vi­gi­lar a sus hi­jos?

DE FOR­MA EX­PLÍ­CI­TA. La nor­ma­ti­va con­di­cio­na el ac­ce­so a un con­sen­ti­mien­to ex­pli­ci­to de los pa­dres

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.