Bos­man, con él em­pe­zó to­do

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - REPORTAJE - Por Mi­guel Ál­va­rez

DESAFIÓ A LOS PO­DE­RO­SOS DEL FÚT­BOL Y PRO­PI­CIÓ QUE LOS JU­GA­DO­RES DE LA UNIÓN EU­RO­PEA PU­DIE­SEN CIR­CU­LAR LI­BRE­MEN­TE POR EL VIE­JO CON­TI­NEN­TE. MU­CHOS COM­PA­ÑE­ROS SE EN­RI­QUE­CIE­RON GRA­CIAS A SU VA­LEN­TÍA, MIEN­TRAS ÉL SO­POR­TÓ UNA CAÍ­DA BRU­TAL EN LA QUE CON­VI­VIÓ CON LA RUI­NA, LA DE­PRE­SIÓN Y EL AL­COHO­LIS­MO

El ba­lom­pié no vol­vió a ser el mis­mo des­de 1995. Has­ta en­ton­ces, los equi­pos es­pa­ño­les, por ejem­plo, te­nían que cu­brir sus plan­ti­llas con un nú­me­ro má­xi­mo de ex­tran­je­ros. Pe­ro el sis­te­ma sal­tó por los ai­res. Un fut­bo­lis­ta de se­gun­da fi­la lla­ma­do Jean Marc Bos­man desafió a los po­de­ro­sos y ga­nó. Con su osa­do pa­so ade­lan­te, hi­zo tem­blar los ci­mien­tos de un de­por­te en el que las eco­no­mías fue­ron más tar­de es­ti­ra­das al má­xi­mo. Los equi­pos perdieron ro­man­ti­cis­mo y los po­de­ro­sos se trans­for­ma­ron en tri­tu­ra­do­ras de fi­cha­jes. Mien­tras mu­chos de sus an­ti­guos com­pa­ñe­ros se en­ri­que­cie­ron gra­cias a la Ley Bos­man, el me­dia­pun­ta bel­ga se per­dió en el ano­ni­ma­to. En la ac­tua­li­dad, mal­vi­ve en Lie­ja. La glo­ria se la que­da­ron los que vi­nie­ron de­trás.

El lío fue en­gen­dra­do cuan­do Bos­man, na­ci­do en 1964 en Bél­gi­ca, deseó aban­do­nar el RFC Lie­ja en 1990. Su con­tra­to ha­bía ex­pi­ra­do y qui­so mar­char­se al Dun­ker­que. Sin em­bar­go, el club de ori­gen le pi­dió unas 500.000 li­bras es­ter­li­nas a los fran­ce­ses por de­jar li­bre al de­por­tis­ta. El cam­bio de ai­res fue abor­ta­do y se desató un caos mo­rro­co­tu­do.

Me­ti­do en jui­cios y con clu­bes del vie­jo con­ti­nen­te bra­man­do an­te los cam­bios que se ave­ci­na­ban, uno de los da­ños co­la­te­ra­les de su in­tré­pi­da ini­cia­ti­va lo re­ci­bió el pro­pio Bos­man. El ju­ga­dor vio trun­ca­das sus mo­des­tas as­pi­ra­cio­nes de­por­ti­vas mien­tras pa­sea­ba acom­pa­ña­do de sus abo­ga­dos.

Tras una ba­ta­lla le­gal que se pro­lon­gó du­ran­te un lus­tro, fi­nal­men­te sa­lió a la luz la Ley Bos­man. Es­ta per­mi­te la li­bre cir­cu­la­ción de ju­ga­do­res en la Unión Eu­ro­pea. Un pa­no­ra­ma que, pa­sa­das dos dé­ca­das, ha be­ne­fi­cia­do a los po­de­ro­sos y ha en­ri­que­ci­do a mu­chos fut­bo­lis­tas. Ade­más, ha ensanchado las grie­tas en­tre los equi­pos pu­dien­tes y los más mo­des­tos. Aho­ra re­sul­ta im­pen­sa­ble que un con­jun­to de la ca­te­go­ría que po­seía, por ejem­plo, el Not­ting­ham Fo­rest a fi­na­les de los se­ten­ta, sea ca­paz de ga­nar dos co­pas de Eu­ro­pa de ma­ne­ra con­se­cu­ti­va.

INI­CIOS PRO­ME­TE­DO­RES

Bos­man des­ta­có en ca­te­go­rías de ba­se, en las que lle­gó a ser in­ter­na­cio­nal. Pe­ro, una vez al­can­za­da la edad sé­nior, su ca­rre­ra no ex­plo­tó. Tras cin­co cam- pa­ñas en el Stan­dard de Lie­ja, cam­bió de ai­res a otro equi­po de la mis­ma ciu­dad. Más tar­de, cuan­do qui­so es­ca­par­se a Fran­cia, ge­ne­ró una tor­men­ta que cam­bió el pa­no­ra­ma del fút­bol.

El 15 de di­ciem­bre de 1995, los tri­bu­na­les le die­ron la ra­zón a Bos­man. Así, se aco­tó el po­der de los clu­bes. En In­gla­te­rra, por ejem­plo, los ju­ga­do­res de­bían so­li­ci­tar por es­cri­to el per­mi­so pa­ra mar­char­se in­clu­so des­pués de que su con­tra­to hu­bie­se con­clui­do. Es­te sis­te­ma im­pe­día que los gran­des aglu­ti­na­sen a las es­tre­llas y, ade­más, per­mi­tía man­te­ner un con­trol so­bre los suel­dos.

Sin em­bar­go, a Bos­man, ga­na­dor de un cu­le­brón que cam­bió el mun­do del ba­lom­pié, las co­sas no le sa­lie­ron co­mo ima­gi­na­ba. Col­gó las bo­tas en 1996. In­ten­tó po­ner en mar­cha una ini­cia­ti­va con la ven­ta de unas ca­mi­se­tas que lu­cían el le­ma «Who’s the boz» (quién es el je­fe). So­lo ven­dió una y el com­pra­dor fue el hi­jo de su abo­ga­do.

Pos­te­rior­men­te, lle­gó la ban­ca­rro­ta, el al­coho­lis­mo y el ol­vi­do por par­te de mu­chos fut­bo­lis­tas que se en­ri­que­cie­ron mer­ced a la ley que im­pul­só Bos­man. En 2011, fue con­de­na­do por agre­dir a su no­via e in­clu­so fue sen­ten­cia­do a un año de cár­cel en 2013. Un sin­di­ca­to de ju­ga­do­res ha acu­di­do a su res­ca­te, pe­ro el hom­bre que cam­bió el fút­bol guar­da ci­ca­tri­ces que ja­más se bo­rra­rán.

EL MA­PA ES­PA­ÑOL

Los ju­ga­do­res de la Unión Eu­ro­pea pu­die­ron des­pla­zar­se li­bre­men­te des­de la cam­pa­ña 1996-1997. En Es­pa­ña, el Real Ma­drid de Fa­bio Ca­pe­llo se hi­zo con el tí­tu­lo con una plan­ti­lla muy re­no­va­da. Un año an­tes, los cua­tro ex­tran­je­ros de los me­ren­gues eran Freddy Rin­cón, Za­mo­rano, Lau­drup y Pet­ko­vic —con Re­don­do y Juan Eduar­do Es­nái­der con pa­sa­por­te es­pa­ñol pe­se a ha­ber na­ci­do en Ar­gen­ti­na—. El si­guien­te cur­so, la nó­mi­na se am­plió os­ten­si­ble­men­te: Ill­gner, Pa­nuc­ci, Se­cre­ta­rio, Ro­ber­to Car­los, Zé Ro­ber­to, See­dorf, Mi­ja­to­vic, Su­ker...

El De­por­ti­vo de Len­do­iro tam­bién qui­so sa­car pro­ve­cho de la Ley Bos­man. En la tem­po­ra­da 1998-1999, has­ta die­ci­nue­ve ex­tran­je­ros for­ma­ron par­te del plan­tel blan­quia­zul: Son­go’o, Ru­fai, Nuno, Kou­ba, Nay­bet, Schu­rrer, Hel­der, Bon­ni­sel, Mau­ro Sil­va, Fla­vio Con­ceiçao, Sca­lo­ni, Zia­ni, Had­ji, Bas­sir, Man­te­ca Mar­tí­nez, Djal­min­ha, Pau­le­ta, Tu­ru Flores y Rad­chen­ko. Fue­ron sex­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.