Bill Cosby con­tra­ata­ca

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - ACTUALIDAD - Vic­to­ria To­ro

LA VI­DA DE BILL COSBY ES UN IN­FIERNO DES­DE EL OTO­ÑO DE 2014 CUAN­DO HAS­TA 50 MU­JE­RES CO­MEN­ZA­RON A ACU­SAR­LE DE AGRE­SIO­NES SE­XUA­LES. ES­TA SE­MA­NA LOS ABO­GA­DOS DE BILL COSBY PRE­SEN­TA­RON UNA DE­MAN­DA, POR DI­FA­MA­CIÓN, CON­TRA AL­GU­NAS DE ELLAS.

Co­rres­pon­sal en Nue­va York

Pe­ro to­da es­ta his­to­ria que ha lle­na­do mi­les de pá­gi­nas de pe­rió­di­cos y cien­tos de ho­ras de te­le­vi­sión en Es­ta­dos Uni­dos es com­pli­ca­da por mu­chos mo­ti­vos. El pri­me­ro es lo que re­pre­sen­ta, o re­pre­sen­ta­ba, Bill Cosby pa­ra los es­ta­dou­ni­den­ses, y des­pués, to­do lo que en­vuel­ve ge­ne­ral­men­te a las acu­sa­cio­nes de vio­la­ción. Pa­ra en­ten­der­la bien hay que ir al prin­ci­pio. Y el prin­ci­pio es que los ru­mo­res so­bre los pre­sun­tos aco­sos se­xua­les por par­te de Cosby no son nue­vos. Du­ran­te mu­chos años cir­cu­la­ron, pri­me­ro en el mun­do del es­pec­tácu­lo, pe­ro des­de ha­ce unos años tam­bién en­tre la opi­nión pú­bli­ca. Es­to su­ce­dió a par­tir del año 2005 cuan­do una ca­na­dien­se, An­drea Cons­tand, le de­nun­ció por ha­ber­la dro­ga­do y ha­ber abu­sa­do de ella. El fis­cal de­ter­mi­nó que no ha­bía prue­bas que lo de­mos­tra­ran y des­es­ti­mó el ca­so. Pe­ro Cons­tand re­cu­rrió a la vía ci­vil y su abo­ga­do hi­zo pú­bli­co que con­ta­ban con el testimonio de otras tre­ce mu­je­res que afir­ma­ban que el ac­tor les ha­bía he­cho eso mis­mo. Bill Cosby ne­go­ció en­ton­ces con Cons­tand pa­ra que re­ti­ra­ra la de­man­da. Se des­co­no­ce cuál fue la can­ti­dad de di­ne­ro que Cosby pa­gó a Cons­tand por ello pe­ro sí se sa­be que el acuer­do obli­ga­ba a la mu­jer a no re­ve­lar ese da­to y a no vol­ver a ha­blar de la pre­sun­ta agre­sión.

UN MO­NÓ­LO­GO VI­RAL

Des­de en­ton­ces fue­ron mu­chas otras las mu­je­res que acu­sa­ron al ac­tor de lo mis­mo. Pe­ro el ca­so to­mó fuer­za en el oto­ño de 2014. En oc­tu­bre, un ac­tor de co­me­dia en Fi­la­del­fia, la ciu­dad na­tal de Cosby, in­tro­du­jo en su mo­nó­lo­go la acu­sa­ción de vio­la­dor con­tra Cosby. El mo­nó­lo­go se hi­zo vi­ral y ac­tuó co­mo un de­to­na­dor. A par­tir de en­ton­ces, de­ce­nas de mu­je­res apa­re­cie­ron en pú­bli­co re­la­tan­do su ca­so. Y en to­dos ellos ha­bía as­pec­tos co­mu­nes, ca­si to­das con­ta­ban que el ac­tor las ha­bía dro­ga­do y des­pués ha­bía abu­sa­do de ellas. Mu­chas de las acu­sa­cio­nes se re­mon­ta­ban a los años se­sen­ta y otras se re­fe­rían a las dé­ca­das de los se­ten­ta y los ochen­ta. Nin­gu­na de ellas lle­gó a plas­mar­se en una de­man­da ju­di­cial. Y eso ha si­do así por­que aun­que fue­ran cier­tos, los de­li­tos ha­brían pres­cri­to. La res­pues­ta de Bill Cosby has­ta es­ta se­ma­na fue siem­pre la mis­ma, ne­gar­lo. Con­ta­ba con un im­por­tan­te equi­po le­gal y una co­no­ci­dí­si­ma em­pre­sa de re­la­cio­nes pú­bli­cas que se en­car­ga­ron de ne­gar las acu­sa­cio­nes.

IMA­GEN DES­TRUI­DA

Pe­ro, y aún sin nin­gu­na con­de­na ju­di­cial e in­clu­so sin nin­gu­na de­man­da en los tri­bu­na­les, la fi­gu­ra de Bill Cosby ha que­da­do des­trui­da. Lo úl­ti­mo, es­ta mis­ma se­ma­na cuan­do la uni­ver­si­dad de Bos­ton le re­ti­ró el doc­to­ra­do ho­no­ris cau­sa, pe­ro an­tes ha­bían he­cho eso mis­mo las uni­ver­si­da­des de Brown, Mar­quet­te y Ford­ham. Un gru­po de per­so­nas ha pe­di­do a la Ca­sa Blan­ca que le re­ti­ren la Me­da­lla de la Li­ber­tad; mu­chos de sus an­ti­guos com­pa­ñe­ros en los pla­tós han ro­to su amis­tad con él y su fi­gu­ra es en la ac­tua­li­dad la de un pa­ria so­cial. El pa­sa­do ju­lio, An­drea Cons­tand, la ca­na­dien­se a la que pa­gó pa­ra que re­ti­ra­ra la de­man­da ci­vil por vio­la­ción, pre­sen­tó an­te un juez una ale­ga­ción pa­ra rom­per la con­fi­den­cia­li­dad de su acuer­do con Cosby. El juez lo per­mi­tió.

Y en­ton­ces se hi­zo pú­bli­ca una de­cla­ra­ción que al ac­tor ha­bía he­cho an­te el tri­bu­nal an­tes de lle­gar al acuer­do. En esa de­cla­ra­ción ad­mi­tía que ha­bía es­ta­do en po­se­sión de dro­gas pa­ra anu­lar la vo­lun­tad y que las ha­bía usa­do pa­ra te­ner re­la­cio­nes se­xua­les con, al me­nos, una mu­jer sin su con­sen­ti­mien­to. Po­co des­pués diez de las mu­je­res que acu­sa­ban a Cosby de ha­ber­las agre­di­do le de­nun­cia­ron por di­fa­ma­ción. Ar­gu­men­ta­ron que al ne­gar sus acu­sa­cio­nes, el ac­tor y sus abo­ga­dos y re­la­cio­nes pú­bli­cas las ha­bían lla­ma­do men­ti­ro­sas.

Y de­fen­die­ron que al ha­ber pres­cri­to el de­li­to de agre­sión se­xual es­ta era su úni­ca al­ter­na­ti­va pa­ra de­mos­trar que lo que es­ta­ban con­tan­do so­bre el ac­tor era cier­to. Sie­te de esas mu­je­res se unie­ron en una de­man­da con­jun­ta y las otras tres lo de­nun­cia­ron de for­ma se­pa­ra­da.

El ac­tor ha reac­cio­na­do de­nun­cian­do a su vez a esas sie­te mu­je­res por di­fa­ma­ción. Sus abo­ga­dos no han acla­ra­do aún si tam­bién de­nun­cia­rá a las otras tres. Los tra­pos su­cios se la­va­rán, aho­ra sí, en los tri­bu­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.