GA­LO SAL­VA­DOR di­rec­tor mé­di­co de La­bo­ra­to­rios Merck «Hay que lle­gar con el me­di­ca­men­to ade­cua­do al pa­cien­te co­rrec­to»

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - SALUD - Por Ana Lo­ren­zo

La con­vic­ción con la que ha­bla Ga­lo Sal­va­dor so­bre la cu­ra de en­fer­me­da­des co­mo el cán­cer ha­ce que pa­rez­ca una me­ta al­can­za­ble a cor­to pla­zo. El di­rec­tor mé­di­co en Es­pa­ña de la com­pa­ñía far­ma­céu­ti­ca Merck con­si­de­ra que los avan­ces en in­ves­ti­ga­ción han da­do pa­sos de gi­gan­te en es­te te­ma, y la de­no­mi­na­da me­di­ci­na de pre­ci­sión se es­tá con­vir­tien­do en el me­jor alia­do pa­ra ga­nar la ba­ta­lla a los tu­mo­res.

—¿Qué es exac­ta­men­te la me­di­ci­na de pre­ci­sión?

—Me­di­ci­na de pre­ci­sión es te­ner el me­di­ca­men­to co­rrec­to pa­ra el pa­cien­te co­rrec­to. En me­di­ci­na, cuan­do tie­nes un do­lor de ca­be­za vas a una far­ma­cia te dan cual­quier anal­gé­si­co y te va a ir bien, o tam­bién pue­de que no. La me­di­ci­na de pre­ci­sión se ba­sa en con­se­guir el me­di­ca­men­to más ade­cua­do pa­ra ti, pa­ra que cau­se el efec­to es­pe­ra­do. El ob­je­ti­vo es lle­gar con el me­di­ca­men­to pre­ci­so al pa­cien­te co­rrec­to. Ob­via­men­te, cuan­do ha­bla­mos de te­ra­pias com­ple­jas, co­mo cán­ce­res o en­fer­me­da­des de in­mu­ni­dad, es­to es real­men­te im­por­tan­te, por­que se pue­de es­tar afec­tan­do a to­do el sis­te­ma y a la ca­li­dad de vi­da del pa­cien­te por­que pue­de no es­tar re­ci­bien­do el me­di­ca­men­to ade­cua­do.

—¿Cuá­les son los pa­sos pa­ra lle­gar a ese me­di­ca­men­to ade­cua­do?

—Hay una se­rie de he­rra­mien­tas pa­ra con­se­guir­lo, en­tre las que es­tá el diag­nós­ti­co por bio­mar­ca­do­res que se rea­li­za a tra­vés de la biop­sia de te­ji­dos o la biop­sia lí­qui­da, y que te per­mi­te co­no­cer si el pa­cien­te tie­ne ge­nes mu­ta­dos que van a de­ter­mi­nar si el me­di­ca­men­to es o no es pa­ra el pa­cien­te.

—¿Qué di­fe­ren­cia hay en­tre un biop­sia de te­ji­dos y una lí­qui­da?

—La biop­sia lí­qui­da es una tec­no­lo­gía que rea­li­za un aná­li­sis ge­né­ti­co de la san­gre. Es un ba­rri­do ge­né­ti­co de san­gre en el que se de­tec­tan las tra­zas del tu­mor que es­tán co­rrien­do por la san­gre.

Ha­ce ape­nas cin­co años se des­cu­brió que los tu­mo­res de­jan tra­zas ge­né­ti­cas en la san­gre y es­tán en el to­rren­te cir­cu­la­to­rio. No es­toy ha­blan­do de me­tás­ta­sis, sino de ge­nes del tu­mor co­mo tal que es­tán cir­cu­lan­do por la san­gre. Con una mues­tra pe­que­ña de san­gre se pue­de ha­cer un ba­rri­do y en­con­trar es­tos re­ta­zos de ge­no­ma, y ha­cer una mo­di­fi­ca­ción de es­te ge­no­ma, que con­sis­te en co­ger lo po­qui­to que se en­cuen­tra y ha­cer­lo más gran­de pa­ra po­der ver­lo me­jor y de­ter­mi­nar qué ti­po de ge­né­ti­ca tie­ne ese tu­mor. Se ha lla­ma­do biop­sia lí­qui­da por­que vie­ne a ser un análo­go me­jo­ra­do de la biop­sia de te­ji­do.

—¿Es me­jor, más cer­te­ra?

—El ni­vel de pre­ci­sión de­be­ría ser ma­yor, y se­gui­mos in­ves­ti­gan­do en esa lí­nea. Pe­ro so­bre to­do es mu­cho me­nos in­va­si­va, por­que es una mues­tra de san­gre co­mún y co­rrien­te que pa­sa un pro­ce­so de am­pli­fi­ca­ción y es­ca­neo de ge­nes.

—¿Có­mo se es­tá apli­can­do la me­di­ci­na de pre­ci­sión? ¿Pue­de evi­tar la ra­dio­te­ra­pia y la qui­mio­te­ra­pia?

—A día de hoy, no exis­te una mo­no­te­ra­pia pa­ra el cán­cer. Hay que dar tra­ta­mien­tos de in­duc­ción, de man­te­ni­mien­to, ir es­ca­lo­nan­do la te­ra­pia, y al fi­nal pue­des te­ner un mo­no­fár­ma­co, pe­ro al prin­ci­pio siem­pre es un con­jun­to de va­rios tra­ta­mien­tos y te­ra­pias adi­cio­na­les, e in­clu­so con ci­ru­gía cuan­do es per­ti­nen­te.

—¿Qué en­fer­me­da­des son más ade­cua­das pa­ra lle­var a ca­bo es­ta me­di­ci­na de pre­ci­sión?

—To­da te­ra­pia on­co­ló­gi­ca que ne­ce­si­te de un bio­mar­ca­dor pa­ra me­jo­rar la ta­sa de res­pues­ta es me­di­ci­na de pre­ci­sión. Ya se es­tá uti­li­zan­do es­te ti­po de me­di­ci­na pa­ra cán­cer de ma­ma, de pul­món y, en nues­tro ca­so, el co­lo­rrec­tal me­tas­tá­si­co. Hay otros tu­mo­res que no re­quie­ren o no se han des­cu­bier­to esos bio­mar­ca­do­res es­pe­cí­fi­cos pa­ra el uso de un me­di­ca­men­to de pre­ci­sión, co­mo es el cán­cer de ca­be­za y cue­llo. La cien­cia mé­di­ca es­tá evo­lu­cio­nan­do en es­to, y creo que, en los pró­xi­mos 10 o 15 años, to­dos los ti­pos de cán­ce­res es­ta­rán ma­pea­dos ge­né­ti­ca­men­te y mo­le­cu­lar­men­te, y se va a sa­ber exac­ta­men­te qué bio­mar­ca­dor es es­pe­cí­fi­co pa­ra ca­da me­di­ca­men­to del tu­mor que es­ta­mos in­ten­tan­do tra­tar.

—¿Qué re­tos hay a cor­to pla­zo?

—Yo creo que el fu­tu­ro que es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na es el diag­nós­ti­co de de­tec­ción tem­pra­na de ries­go de cán­cer; no de­tec­tar el cán­cer, sino el ries­go que tie­ne una per­so­na de desa­rro­llar un cán­cer a la lar­ga. Y es­to va a ser tan sim­ple co­mo ha­cer­se una mues­tra pa­ra el azú­car en san­gre.

Yo creo que en 20 años se po­drá com­prar un test en las farmacias y con una prue­ba muy sen­ci­lla que se po­drá ha­cer en tu pro­pia ca­sa, una per­so­na se pin­cha­rá y con una ba­rri­ta le di­rá los cán­ce­res que tie­ne ries­go a desa­rro­llar, y que ya pue­de em­pe­zar a pre­ve­nir su de­sa­rro­llo. Más que cu­rar el cán­cer (ya se tra­tan con éxi­to más del 50 %), el ob­je­ti­vo es de­tec­tar­lo an­tes de que el tu­mor se desa­rro­lle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.