Cui­da­dos cu­ba­nos pa­ra di­fun­tos ga­lle­gos

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - REPORTAJE - Por Juan Car­los Mar­tí­nez

UN HA­BA­NE­RO DE OCHEN­TA AÑOS ES EL MAN­TE­NE­DOR DEL PAN­TEÓN DE LA SO­CIE­DAD DE BE­NE­FI­CEN­CIA NA­TU­RA­LES DE GA­LI­CIA, EL MÁS MO­NU­MEN­TAL DE LOS 58 PAN­TEO­NES DE ASO­CIA­CIO­NES GA­LLE­GAS EN EL CE­MEN­TE­RIO CO­LÓN

En la mi­to­lo­gía cél­ti­ca, allá don­de se po­ne el sol es­ta­ba la tie­rra en la que re­po­sa­ban fe­li­ces los di­fun­tos. Pa­só el tiem­po de las le­yen­das y lle­gó el de la emi­gra­ción. En la otra ori­lla del Atlán­ti­co re­po­san los res­tos de mi­les de ga­lle­gos que emi­gra­ron a las Amé­ri­cas. Su pre­sen­cia es vi­si­ble so­bre to­do en dos ce­men­te­rios: Cha­ca­ri­ta, en Bue­nos Ai­res, y Co­lón, en La Habana. Es­te úl­ti­mo es el más ex­ten­so de to­da Amé­ri­ca con sus 56 hec­tá­reas de su­per­fi­cie y su vin­cu­la­ción ga­lle­ga le vie­ne de ori­gen: fue di­se­ña­do por el ar­qui­tec­to ga­lle­go Ca­lix­to de Loi­ra y Car­do­so, en 1870.

Pe­dro Ro­drí­guez, ha­ba­ne­ro de ochen­ta años de edad, lle­va vein­te cui­dan­do de los di­fun­tos ga­lle­gos in­hu­ma­dos en el mo­nu­men­tal pan­teón de la So­cie­dad Na­tu­ra­les de Ga­li­cia en el ce­men­te­rio Co­lón, un edi­fi­cio de es­ti­lo art dé­co de trein­ta me­tros de lon­gi­tud por 15 de an­cho y 15 de al­to, que en­cie­rra 480 tum­bas y un mi­llar largo de ce­ni­ce­ros. «Es un mo­nu­men­to muy be­llo —di­ce el ve­te­rano cui­da­dor—, cons­trui­do con gra­ni­to ne­gro de Noruega, már­mol de Ca­rra­ra y gra­ni­to del país». Allí re­po­san los res­tos, en­tre otros, de An­to­nio do Cam­po, aca­dé­mi­co co­rres­pon­dien­te de la RAG, y de Fu­co Gó­mez, pe­rio­dis­ta y fun­da­dor del mo­vi­mien­to arre­dis­ta. Y allí fue, ha­ce aho­ra dos años, el pre­si­den­te de la Xun­ta, Alberto Nú­ñez Fei­joo, pa­ra ha­cer una ofren­da flo­ral a la emi­gra­ción ga­lle­ga en Cu­ba.

PA­RRO­QUIAS DE DI­FUN­TOS

Ha ha­bi­do siem­pre em­plea­dos ga­lle­gos en el ce­men­te­rio, pe­ro no es el ca­so de Pe­dro. «Yo no ten­go as­cen­den­cia en Es­pa­ña, pe­ro sí mi mu­jer, que era as­tu­ria­na de pro­ce­den­cia, de una familia que se ra­di­có en Hol­guín. Se lla­ma­ba Né­li­da, y mu­rió ha­ce dos años, des­pués de pa­sar más de me­dio si­glo jun­tos». «Pe­ro, sí, mi hi­jo Pe­ter tie­ne más re­la­ción con Ga­li­cia, y ha es­ta­do en la di­rec­ti­va de la So­cie­dad; en un mo­men­to de­ter­mi­na­do ne­ce­si­ta­ron un hom­bre que hi­cie­se el man­te­ni­mien­to del pan­teón, yo me ofre­cí, y aquí si­go, des­pués de vein­te años, ya con ochen­ta, pe­ro bien de sa­lud».

Hay na­da me­nos que 58 pan­teo­nes de so­cie­da­des ga­lle­gas, «de aso­cia­cio­nes de municipios y de co­mar­cas —con­ti­núa Pe­dro—, que tie­nen una con­no­ta­ción ar­tís­ti­ca y sen­ti­men­tal muy gran­de». La aso­cia­ción por pro­ce­den­cias que dio a los emi­gran­tes fa­ci­li­da­des de tra­ba­jo, de edu­ca­ción y de pro­tec­ción so­cial en vi­da qui­sie­ron man­te­ner­la tras la muer­te, así que la ne­cró­po­lis cons­ti­tu­ye un ma­pa de­ta­lla­do de Ga­li­cia.

El Go­bierno de­cla­ró el ce­men­te­rio mo­nu­men­to na­cio­nal en 1987 y des­de en­ton­ces se ha con­ver­ti­do en una de las vi­si­tas obli­ga­das pa­ra el tu­ris­mo cul­tu­ral. Apar­te de los ho­no­res a los hé­roes cu­ba­nos, allí se pe­re­gri­na pa­ra ren­dir ho­me­na­je a es­cri­to­res co­mo Ni­co­lás Gui­llén, Ale­jo Car­pen­tier o José Le­za­ma Li­ma, o a mú­si­cos co­mo Chano Pozo, Ru­bén Gon­zá­lez e Ibrahim Fe­rrer. La en­tra­da prin­ci­pal, una por­ta­da con tres ar­cos que imi­tan los pór­ti­cos de las ca­te­dra­les ro­má­ni­cas, es­tá a un pa­so de la cé­le­bre es­qui­na de 12 y 23, don­de tra­di­cio­nal­men­te los ha­ba­ne­ros que­dan pa­ra pa­sear por el ba­rrio del Ve­da­do y don­de Fi­del Cas­tro de­cla­ró en 1962, a la sa­li­da de un en­tie­rro, que la re­vo­lu­ción cu­ba­na era so­cia­lis­ta.

En­tre to­dos los gru­pos es­cul­tó­ri­cos de la ne­cró­po­lis des­ta­ca el de Na­tu­ra­les de Ga­li­cia. Pe­dro Ro­drí­guez re­ma­ta, con iro­nía cu­ba­na: «Es­te pan­teón es muy bo­ni­to, pre­cio­so, pe­ro aún así na­die quie­re ve­nir a que­dar­se...»

MO­NU­MEN­TA­LI­DAD. El ce­men­te­rio Cris­tó­bal Co­lón de La Habana es un jar­dín mo­nu­men­tal en el co­ra­zón de la ca­pi­tal cu­ba­na. Arri­ba, Pe­dro Ro­drí­guez, cui­da­dor de uno de los pan­teo­nes más her­mo­sos, el de la So­cie­dad de Be­ne­fi­cen­cia Na­tu­ra­les de Ga­li­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.