El año en que los re­ga­los se vuel­ven «in­te­li­gen­tes»

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - EN PORTADA - Por Je­sús Flores

SI SE CUMPLEN LAS PRE­VI­SIO­NES DE LA EM­PRE­SA HO­LAMOBI LA MI­TAD DE LOS PA­DRES GA­LLE­GOS RE­GA­LA­RÁN ES­TAS NA­VI­DA­DES A SUS HI­JOS UN TE­LÉ­FONO O UNA TA­BLE­TA. LAS «TE­LES IN­TE­LI­GEN­TES», LAS AS­PI­RA­DO­RAS RO­BÓ­TI­CAS Y LOS BA­FLES INALÁM­BRI­COS TAM­BIÉN VIA­JA­RÁN EN CA­ME­LLO

Aun­que lo del ca­me­llo po­dría que­dar pron­to en la ca­be­za de los más ro­mán­ti­cos, pues­to que la mul­ti­na­cio­nal ame­ri­ca­na Ama­zon ya ex­pe­ri­men­ta el re­par­to con dro­nes. Pe­ro, más allá de es­pe­cu­la­cio­nes, un da­to in­di­ca cla­ra­men­te por dón­de van los ti­ros: el úl­ti­mo año, la fac­tu­ra­ción de las prin­ci­pa­les em­pre­sas de re­lo­jes sui­zos al­can­zó los 19.000 mi­llo­nes de eu­ros. Es­ta es sim­ple­men­te la cifra que in­vier­ten tan so­lo en I+D los gi­gan­tes Ap­ple, Sam­sung y Goo­gle jun­tos, pre­ci­sa­men­te los fa­bri­can­tes de los mo­de­los de smart­watch más desea­dos. Se­gún un es­tu­dio de De­loit­te, ca­si la mi­tad de los re­lo­je­ros hel­vé­ti­cos creen que tie­nen que en­trar ya en la era del re­loj in­te­li­gen­te.

Y a pie de ca­lle sir­va es­ta anéc­do­ta pa­ra mos­trar la fie­bre tec­no­ló­gi­ca que in­va­de a nues­tra so­cie­dad: es­ta mis­ma se­ma­na, en un cen­tro co­mer­cial ga­lle­go un pa­dre em­pu­ja­ba a sus hi­jas de unos on­ce o do­ce años ha­cia la zo­na de ju­gue­tes, pe­ro ellas lo arrin­co­na­ban fren­te a los mos­tra­do­res don­de Ap­ple ex­hi­be sus úl­ti­mos por­tá­ti­les ex­tra­fi­nos: ¡Quie­ro ese!, ex­cla­ma­ba una de las crías, se­ña­lan­do un co­que­to mo­de­lo que su­pe­ra­ba los 1.400 eu­ros mien­tras el pa­dre lo mi­ra­ba con ca­ra de es­tar pen­san­do: «An­te el vi­cio de pe­dir, la vir­tud de no dar...». Una fra­se que des­de lue­go sus­cri­be el psi­có­lo­go Ma­nuel La­ge. «La tec­no­lo­gía cal­ma, en un pri­mer ins­tan­te, nues­tras an­sias in­na­tas de vi­vir me­jor, pe­ro mu­chas ve­ces es­te con­su­mo es co­mo aquel vie­jo di­cho de ‘co­mer con los ojos’: ca­si siem­pre so­ña­mos con lo que real­men­te no ne­ce­si­ta­mos, hay que te­ner un pun­to de me­su­ra», re­cuer­da es­te es­pe­cia­lis­ta, que po­ne un es­pe­cial acen­to en los re­ga­los que con­ce­de­mos a los más pe­que­ños de la ca­sa. Las ci­fras, des­de lue­go, no mues­tran de­ma­sia­da con­ten­ción: se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca, ca­si 90.000 ni­ños ga­lle­gos, con eda­des com­pren­di­das en­tre los 10 y los 15 años, dis­po­nen ya de un te­lé­fono mó­vil, que en mu­chos ca­sos se­rá re­no­va­do es­tos días con la dis­cul­pa de los re­ga­los na­vi­de­ños.

La te­le­vi­sión es otro de los pro­duc­tos que se en­cuen­tra en ple­na fa­se de re­cam­bio. Pe­ro ya no se tra­ta de arrin­co­nar el vie­jo apa­ra­to de tu­bo por uno plano, sino de ha­cer­se con uno de alta de­fi­ni­ción HD (so­lo el 40 % de los ho­ga­res es­pa­ño­les es­tán do­ta­dos ac­tual­men­te pa­ra es­te ti­po de emi­sio­nes, que en al­gu­nas ca­de­nas nue­vas de TDT ya son ex­clu­si­vas). O de ad­qui­rir al­gún mo­de­lo de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, in­ten­tan­do adi­vi­nar cuál se­rá la op­ción de fu­tu­ro más co­rrec­ta. Por­que la tec­no­lo­gía de con­su­mo cam­bia pro­fun­da­men­te de un año pa­ra otro y ya re­sul­ta com­pli­ca­do sa­ber qué pro­duc­tos son una moda pa­sa­je­ra y cuá­les han ve­ni­do pa­ra que­dar­se. El pa­sa­do ve­rano, en la fe­ria de Ber­lín se sen­ta­ron las ba­ses del fu­tu­ro in­me­dia­to, que con­vie­ne te­ner en cuen­ta a la ho­ra de de­ci­dir si com­pra­mos un de­ter­mi­na­do pro­duc­to en es­tas fe­chas o es­pe­ra­mos a que lle­gue su ver­sión más avan­za­da. Así, Sony y Sam­sung ame­na­zan con vol­ver lo­cos a los tec­noa­dic­tos en los pró­xi­mos me­ses. Los ni­po­nes es­tán lan­zan­do ya una ba­te­ría de seis pro­duc­tos, en­ca­be­za­da por su nue­vo ter­mi­nal estrella, el Xpe­ria Z3, que ac­tua­li­za su di­se­ño y lle­va nue­va cá­ma­ra, pro­ba­ble­men­te la me­jor del uni­ver­so An­droid. Tam­bién in­clu­yen en su ca­tá­lo­go la ver­sión com­pac­ta de es­te mo­de­lo, que se en­co­ge des­de las 5,2 has­ta las 4,7 pul­ga­das; y una ta­ble­ta de 8 pul­ga­das. Y es­te oto­ño pu­sie­ron en cir­cu­la­ción en los mer­ca­dos más sol­ven­tes un nue­vo re­loj con la so­lu­ción de Goo­gle pa­ra la lla­ma­da «tec­no­lo­gía de ves­tir». Sam­sung, por su par­te, apues­ta fuer­te por su No­te 4. Y es­tá sor­pren­dien­do con el No­te Ed­ge, una pha­blet (a ca­ba­llo en­tre el te­lé­fono y la ta­ble­ta) que cuen­ta con una pan­ta­lla que en­vuel­ve uno de los bor­des del te­lé­fono crean­do una zo­na des­de don­de se pue­de ma­ne­jar no­ti­fi­ca­cio­nes y ac­ce­sos de una ma­ne­ra in­de­pen­dien­te. Pe­ro la estrella de su fu­tu­ro in­me­dia­to es el re­loj Gear S, con tar­je­ta SIM in­cor­po­ra­da, por lo que no ten­drá que es­tar em­pa­re­ja­do a un smartp­ho­ne. El ex­per­to Da­vid Se­ran­tes nos po­ne un po­co al día de lo que se cue­ce en es­te uni­ver­so.

EL AÑO DE LOS «SMART­WATCH».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.