Li­bros

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - EN PORTADA - Por Xe­sús Fra­ga

Los obre­ros del remo con los que Hitler no pu­do: una apa­sio­nan­te his­to­ria

ERAN HI­JOS DE LE­ÑA­DO­RES Y DE GRAN­JE­ROS. PE­RO LOS RE­ME­ROS DE LA UNI­VER­SI­DAD DE WAS­HING­TON NO SO­LO SA­CA­RON EL DE­POR­TE DE LAS ELI­TIS­TAS AGUAS DE LOS CEN­TROS DE LA IVY LEA­GUE, SINO QUE TRIUN­FA­RON EN LOS JUE­GOS OLÍM­PI­COS DE BER­LÍN DE 1936.

El pri­mer nom­bre que sue­le ve­nir a la men­te cuan­do se ci­tan los Jue­gos Olím­pi­cos de Ber­lín sue­le ser Jes­se Owens: el su­pues­to des­dén de Hitler con el atle­ta afro­ame­ri­cano re­sis­te tan­to co­mo la lla­ma olím­pi­ca; más tan­gi­bles son sus cua­tro me­da­llas de oro, un hi­to que tar­da­ría ca­si cin­cuen­ta años en ser igua­la­dos. Pe­ro Es­ta­dos Uni­dos vi­vió en 1936 otra ges­ta, qui­zá me­nos re­cor­da­da aho­ra, pe­ro do­ta­da de la mis­ma épi­ca con la que el de­por­te pre­mia las his­to­rias de te­na­ci­dad y su­pera­ción. Se tra­ta del equi­po de remo, nue­ve jó­ve­nes de ori­gen más que hu­mil­de que se im­pu­sie­ron en la mo­da­li­dad de ocho con ti­mo­nel, y que im­pi­die­ron la ca­si to­tal he­ge­mo­nía de los re­pre­sen­tan­tes ale­ma­nes en es­te de­por­te. Nue­ve jó­ve­nes que ape­nas tres años an­tes ini­cia­ban sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios en Seattle, en el es­ta­do de Was­hing­ton, que com­bi­na­ron con los du­ros en­tre­na­mien­tos con los que con­si­guie­ron ven­cer a otros cen­tros de su país, in­clui­dos los muy eli­tis­tas de la cos­ta es­te, y así ga­nar­se el pa­sa­je a Eu­ro­pa. Su his­to­ria ha si­do con­ta­da aho­ra por Da­niel Ja­mes Brown (Ca­li­for­nia, 1951) en el li­bro Re­man­do co­mo un so­lo hom­bre (Nør­di­ca-Ca­pi­tán Swing), un mi­nu­cio­so re­cuen­to de las cir­cuns­tan­cias que lle­va­ron a es­te equi­po de jó­ve­nes y sus en­tre­na­do­res a con­quis­tar la dis­tin­ción más pre­cia­da por un de­por­tis­ta, el oro olím­pi­co.

Brown na­rra una epo­pe­ya co­lec­ti­va: re­crea las di­fi­cul­ta­des de un país su­frien­do to­da­vía los efec­tos de la Gran De­pre­sión —su his­to­ria arran­ca en 1933— no ya pa­ra prac­ti­car de­por­te, sino pa­ra lle­var una vi­da mí­ni­ma- men­te dig­na. Pe­ro el au­tor acier­ta al co­lo­car el pe­so del li­bro so­bre los hom­bros de uno de los re­me­ros, Joe Rantz, quien en­car­na a la per­fec­ción el ca­rác­ter del cu­rran­te con ma­de­ra de hé­roe. En­tre que de­jó el ins­ti­tu­to y se ma­tri­cu­ló en la Uni­ver­si­dad de Was­hing­ton, Rantz tu­vo que tra­ba­jar to­do un año pa­ra aho­rrar lo su­fi­cien­te pa­ra cos­tear­se los es­tu­dios. Aun así, pa­ra él en­trar en el equi­po de remo era una cues­tión de su­per­vi­ven­cia: si no lo ha­cía no po­dría ac­ce­der a los tra­ba­jos por ho­ra cu­yas re­mu­ne­ra­cio­nes le ase­gu­ra­rían la es­tan­cia en el cam­pus. E in­clu­so cuan­do ya es­ta­ba a las ór­de­nes de los en­tre­na­do­res Tom Bo­lles y Al Ul­brick­son, mu­chos de sus com­pa­ñe­ros de reían de que al aca­bar sus abun­dan­tes ra­cio­nes en el

co­me­dor uni­ver­si­ta­rio apro­ve­cha­se las so­bras de otros: al con­tra­rio de Rantz, no ha­bían pa­sa­do ham­bre.

Pe­ro es­te eli­tis­mo no era na­da com­pa­ra­do con el de ver­dad, el que do­mi­na­ba en el remo en­tre los equi­pos de las uni­ver­si­da­des de la Ivy Lea­gue de la cos­ta es­te, que se con­si­de­ra­ban con­ti­nua­do­res di­rec­tos de una tra­di­ción que ema­na­ba di­rec­ta­men­te de In­gla­te­rra —Ya­le y Har­vard se en­fren­ta­ron por pri­me­ra vez en 1852, y los se­gun­dos perdieron con­tra Ox­ford en 1869—, y que no es­ta­ban dis­pues­tos a que una ban­da de pa­le­tos les dispu­tasen el pri­vi­le­gio de re­pre­sen­tar a su país en las Olim­pia­das. Pe­ro en ju­lio de 1936 Rantz y los su­yos ven­cie­ron có­mo­da­men­te y se ga­na­ron el pa­sa­je en el va­por Man­hat­tan rum­bo a Eu­ro­pa. Ga­nar en lo de­por­ti­vo, cla­ro, por­que los Es­ta­dos Uni­dos de la re­ce­sión no po­dían cos­tear­se el via­je de sus atle­tas. Seattle se mo­vi­li­zó y lo­gró con cues­ta­cio­nes po­pu­la­res el di­ne­ro ne­ce­sa­rio.

El equi­po lle­gó a un Ber­lín que pa­re­cía un de­co­ra­do di­se­ña­do por el mi­nis­tro de Pro­pa­gan­da na­zi, Jo­seph Goeb­bels, y la ci­neas­ta Le­ni Rie­fens­tahl, pa­ra mos­trar al mun­do la «nue­va Ale­ma­nia». Los jue­gos iban a ser fil­ma­dos des­de to­dos los án­gu­los pa­ra la pe­lí­cu­la Olym­pia, que se es­tre­na­ría dos años des­pués. El pro­pio Goeb­bels acom­pa­ñó en la tri­bu­na a Hitler pa­ra pre­sen­ciar las com­pe­ti­cio­nes de remo en Grü­nau, en­ton­ces se­gun­das en po­pu­la­ri­dad, su­pe­ra­das so­lo por el atletismo. Brown na­rra la des­con­cen­tra­ción de los de­por­tis­tas en los días pre­vios a la gran prue­ba, pe­ro su re­la­to vi­bra con la des­crip­ción de la gran re­ga­ta fi­nal, con el mis­mo ner­vio y brío de una re­trans­mi­sión en di­rec­to. Ale­ma­nia se ha­bía lle­va­do el oro en las cin­co prue­bas an­te­rio­res, pe­ro la mo­da­li­dad de a ocho con ti­mo­nel era la más pres­ti­gio­sa y los na­zis es­pe­ra­ban que sus mu­cha­chos im­pe­ca­ble­men­te adies­tra­dos cum­plie­sen su mi­sión. Pe­ro la emo­cio­nan­te y re­ñi­da com­pe­ti­ción aca­bó fi­nal­men­te de la­do de los ame­ri­ca­nos.

Los miem­bros del equi­po vol­vie­ron a sus vi­das. Rantz se gra­duó co­mo in­ge­nie­ro y tra­ba­jó pa­ra Boing. Fue el pe­núl­ti­mo en mo­rir de aque­llos atle­tas de otra épo­ca: sus re­tra­tos tie­nen una cua­li­dad hu­ma­na mu­chas ve­ces au­sen­tes en es­tos tiem­pos de de­por­tis­tas que ade­más de sus ha­bi­li­da­des ven­den su ima­gen. De su ges­ta que­da esa in­tan­gi­bi­li­dad del ho­nor y el es­fuer­zo, y tam­bién, en un mu­seo, el bo­te de su proeza, el Husky Clip­per.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.