DE VI­GO A TUR­QUÍA

UNA RED HU­MA­NI­TA­RIA FOR­MA­DA POR RE­FU­GIA­DOS QUE HAN LLE­GA­DO A EU­RO­PA RE­CI­BE ASIS­TEN­CIA DES­DE GA­LI­CIA A TRA­VÉS DE LAS RE­DES SO­CIA­LES. ES­TE SO­POR­TE HA IM­PE­DI­DO EM­BAR­QUES SUI­CI­DAS CON OLAS DE SIE­TE ME­TROS, DE­NUN­CIA A LOS PI­RA­TAS Y ALER­TA A LAS GUAR­DIAS COS­TER

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - PORTADA - Por Ro­dri Gar­cía

Una red hu­ma­ni­ta­ria que ayu­da a los re­fu­gia­dos des­de Ga­li­cia de­nun­cia a los pi­ra­tas y aler­ta a las guar­das cos­te­ras de Tur­quía y Gre­cia

Son las diez de la no­che. En al­gún lu­gar de la cos­ta tur­ca, por una si­nuo­sa ca­rre­te­ra cir­cu­la una fur­go­ne­ta ati­bo­rra­da de re­fu­gia­dos. Lle­va 30 adul­tos y cin­co ni­ños. En­tre los ma­yo­res van tres chi­cas y dos chi­cos de unos 25 años que han ter­mi­na­do sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, con más­ter in­clui­do en al­gún ca­so. Una de ellas, cris­tia­na, di­jo en su tra­ba­jo que se iba unos días de va­ca­cio­nes a Tur­quía. Des­de Ale­ma­nia, el ca­pi­tán de la ma­ri­na mer­can­te Moham­med, re­fu­gia­do si­rio que lle­va cin­co años sin ver a sus tres hi­jos que si­guen en el país, co­no­ce las in­ten­cio­nes del gru­po por­que le han pre­gun­ta­do cual es el me­jor mo­men­to pa­ra cru­zar. En Vi­go Án­ge­les de An­drés re­ci­be in­for­ma­ción di­rec­ta de los via­je­ros a tra­vés de un re­du­ci­do gru­po de Fa­ce­book. Hay otro gru­po más am­plio, unas cien per­so­nas, que for­man el co­lec­ti­vo que pres­ta so­por­te hu­ma­ni­ta­rio a es­tos re­fu­gia­dos. «Ca­da una de esas per­so­nas tie­ne a su vez otro gru­po al que en­tran so­lo si tie­nen a al­guien co­no­ci­do», ex­pli­ca es­ta vi­gue­sa que im­pul­só la aso­cia­ción Re­fu­gees Wel­co­me Ga­li­cia. La en­ti­dad em­pe­zó re­co­gien­do un con­te­ne­dor de ro­pa que en­via­ron, jun­to con los re­co­gi­dos en otros pun­tos de Es­pa­ña, a Les­bos. Aque­llo fue el co­mien­zo. Lo si­guien­te fue, ha­ce ca­si tres me­ses, la pues­ta en mar­cha de es­ta red de ayu­da. «Te­ne­mos muy cla­ro que no estamos ayu­dan­do a los pi­ra­tas, estamos sal­van­do vi­das, in­for­man­do a las guar­dias cos­te­ras de Tur­quía o de Gre­cia en el mo­men­to en el que re­ci­bi­mos la aler­ta de una em­bar­ca­ción que es­tá en pe­li­gro, por­que los náu­fra­gos no son ca­pa­ces de avi­sar, ni sa­ben a dón­de tie­nen que lla­mar cuan­do en­tran en pá­ni­co», ex­pli­ca De An­drés. E in­sis­te: «Les da­mos in­for­ma­ción que no les dan los pi­ra­tas, como que hay tem­po­ral con olas de sie­te me­tros y por lo tan­to es un sui­ci­dio intentar cru­zar». El es­ta­do del mar es al­go so­bre lo que los pi­ra­tas no in­for­man «o mien­ten pa­ra se­guir ven­dien­do pa­sa­jes». El mal tiem­po ha si­do lo ha­bi­tual du­ran­te es­tos úl­ti­mos días.

Otro pi­lar de es­ta red hu­ma­ni­ta­ria es­tá en Bél­gi­ca, se lla­ma Ah­med y es un in­for­má­ti­co ira­quí que ha per­di­do a to­da su fa­mi­lia. Es­tá a la es­pe­ra de que le con­ce­dan asi­lo «que al no te­ner fa­mi­lia le tar­de el do­ble de tiem­po», in­di­ca Án­ge­les de An­drés so­bre es­te jo­ven de 25 años que se ha plan­tea­do un ob­je­ti­vo cla­ro con es­ta nue­va si­tua­ción vi­tal: ayu­dar a los re­fu­gia­dos y «des­en­mas­ca­rar a los tra­fi­can­tes: cuan­do des­cu­bre a uno lo po­ne en las re­des so­cia­les pa­ra que to­do el mundo se­pa quién es, ade­más de tras­la­dar es­ta in­for­ma­ción a la po­li­cía». La pren­sa ale­ma­na le ha de­di­ca­do un am­plio reportaje a es­te in­for­má­ti­co. Su co­no­ci­mien­to del idio­ma (lo ha­bi­tual en la red es en­ten­der­se en in­glés) fa­ci­li­ta su co­mu­ni­ca­ción con la gen­te que su­be a los bo­tes «que a ve­ces son del in­te­rior y al­gu­nos

Moham­med, ma­rino si­rio re­fu­gia­do en Ale­ma­nia, les orien­ta en la tra­ve­sía y Ah­med, des­de Bél­gi­ca, los si­gue por las re­des so­cia­les

Son mi­les los re­fu­gia­dos que han re­ci­bi­do ayu­da pe­ro Re­fu­gees Wel­co­me Ga­li­cia de­man­da in­for­má­ti­cos pa­ra se­guir con es­ta red hu­ma­ni­ta­ria

de ellos no ha­bían vis­to nun­ca el mar», ex­pli­ca. De­ta­lla asi­mis­mo como es la me­cá­ni­ca ha­bi­tual de los que in­ten­tan huir de la gue­rra, em­pe­zan­do por el mo­men­to en el que pa­gan en­tre 1.200 y 1.300 eu­ros a los tra­fi­can­tes. Es­to les da de­re­cho has­ta a tres in­ten­tos pa­ra cru­zar si, por ejem­plo, son cap­tu­ra­dos y los de­vuel­ven a Tur­quía.

En oca­sio­nes el acuer­do in­clu­ye el tras­la­do has­ta la cos­ta. Ocu­rrió con la ex­pe­di­ción de la men­cio­na­da fur­go­ne­ta: Sa­lie­ron a las sie­te de la tar­de de un ho­tel, tras mos­trar­les la fo­to de un bar­co «que pa­re­ce gran­de», ex­pli­ca­ba De An­drés. Du­ran­te ho­ras, las cin­co de la ma­ña­na (ho­ra es­pa­ño­la) cir­cu­la­ron por ca­rre­te­ras se­cun­da­rias. Lle­ga­ron a un oli­var don­de es­tu­vie­ron sen­ta­dos otras cua­tro ho­ras y fi­nal­men­te lle­gó un bus que los lle­vó de nue­vo de re­gre­so: la gen­dar­me­ría tur­ca es­ta­ba cer­ca de di­cho oli­var y en el mar ha­bía fuer­te tem­po­ral. «La pró­xi­ma semana lo vol­ve­rán a intentar; la bue­na no­ti­cia es que les de­vol­vie­ron el di­ne­ro», des­ta­ca De An­drés, tras se­ña­lar que uno de los uni­ver­si­ta­rios es mé­di­co, mu­sul­mán y una de las chi­cas de­ja a sus pa­dres en el país, jun­to con una her­ma­na, mien­tras que en Ale­ma­nia le es­pe­ra otro her­mano que es pre­ci­sa­men­te el que co­mu­ni­ca to­da la in­for­ma­ción al res­to de com­po­nen­tes de es­ta red hu­ma­ni­ta­ria.

TI­MO­NEL, EL MÁS ES­PA­BI­LA­DO

Los re­fu­gia­dos em­bar­can en bo­tes de go­ma, en ya­tes «que la gen­te ri­ca los ven­dió pa­ra el des­gua­ce y los pi­ra­tas los com­pran por 5.000 o 6.000 eu­ros; son bar­cos que como les en­tre una vía de agua en dos mi­nu­tos es­tán en el fon­do», de­ta­lla De An­drés. Pa­ra ca­da uno de di­chos ya­tes, los tra­fi­can­tes ven­den unas 60 pla­zas a 1.200 eu­ros ca­da una. Un buen ne­go­cio.

En el mo­men­to en el que una em­bar­ca­ción es­tá lis­ta pa­ra ha­cer­se a la mar, los due­ños de la mis­ma eli­gen en­tre los re­fu­gia­dos al que con­si­de­ran más es­pa­bi­la­do y lo po­nen de pi­lo­to, des­pués de fi­jar el rum­bo. «Al prin­ci­pio tu­vi­mos pro­ble­mas con va­rias em­bar­ca­cio­nes que lle­van motor fue­ra­bor­da: a los cin­co mi­nu­tos de sa­lir se ave­ria­ba. Ocu­rrió has­ta que Moham­med, el ca­pi­tán, nos ex­pli­có que eran una vál­vu­la que te­nía que ir des­ta­pa­da y se lo ex­pli­ca­mos a ba­se de fo­to­gra­fías».

En los bo­tes, las mu­je­res y los ni­ños van en el cen­tro y aba­jo, con lo que si el agua en­tra son los pri­me­ros en aho­gar­se. Mu­chas ve­ces el prin­ci­pal so­por­te que les pres­ta la red de apo­yo ára­be es­pa­ño­la es la tran­qui­li­dad a tra­vés del te­lé­fono de uno de los que van en la em­bar­ca­ción. Es así tam­bién como los tie­nen lo­ca­li­za­dos. «El cua­tro de enero cuan­do mu­rie­ron 38 fue du­rí­si­mo por­que se oían los gri­tos y da igual que sean en ára­be eran im­pre­sio­nan­tes; aque­llo fue muy du­ro». En la red tie­nen la fo­to­gra­fía de una de las ni­ñas que mu­rió en­ton­ces. Una tía su­ya es­tá en Ara­bia Sau­dí y des­de en­ton­ces ha em­pe­za­do a co­la­bo­rar con es­ta red de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria.

En es­tos mo­men­tos, hay en sue­lo tur­co unos dos mi­llo­nes de re­fu­gia­dos. El pa­so ha­cia Gre­cia es una sa­li­da, pe­ro lue­go in­ten­tan se­guir ha­cia otros paí­ses europeos. Las es­ti­ma­cio­nes ci­fran en unas dos mil per­so­nas las que atra­vie­san dia­ria­men­te de uno a otro país. En los días de tem­po­ral di­cha ci­fra se re­du­ce a la mi­tad a pe­sar del pe­li­gro que su­po­ne y que es­ta mis­ma semana ha ter­mi­na­do una mu­jer y su hi­ja muer­tas por hi­po­ter­mia al lle­gar a la cos­ta griega.

En los ca­si tres me­ses que lle­van fun­cio­nan­do la men­cio­na­da red hu­ma­ni­ta­ria han si­do mi­les de per­so­nas las que re­ci­bie­ron in­for­ma­ción, no so­lo en la tra­ve­sía, sino en el se­gui­mien­to pos­te­rior: dón­de es­tán los pa­sos fron­te­ri­zos abier­tos, los pun­tos de aten­ción a los re­fu­gia­dos, lu­ga­res don­de hay co­me­do­res...

De todos mo­dos, no es la úni­ca red de es­te ti­po: «Es­ta­ba aten­dien­do una bal­sa y me en­tró un men­sa­je por pri­va­do pa­ra dar­me otras coor­de­na­das dis­tin­tas a las que me de­cían ellos; son unas ame­ri­ca­nas que mon­ta­ron lo mis­mo des­de Te­xas, se lla­man Uni­ted Res­cues, pe­ro lo tie­nen mu­cho más or­ga­ni­za­do e in­clu­so im­par­ten un cur­so pre­vio de en­tre­na­mien­to, pe­ro no­so­tros no te­ne­mos tiem­po pa­ra po­ner­nos a ha­cer un en­tre­na­mien­to de res­ca­te...», ex­pli­ca Án­ge­les de An­drés. Y es que el es­fuer­zo se es­tá em­pe­zan­do a no­tar, con el se­gui­mien­to de em­bar­ca­cio­nes has­ta al­tas ho­ras de la ma­dru­ga­da. Por ello pi­de la co­la­bo­ra­ción de pro­fe­sio­na­les que pue­dan co­la­bo­rar en la aten­ción de las re­des so­cia­les (tlf 658101278) y se­guir dan­do in­for­ma­ción a esos mi­les de re­fu­gia­dos que pa­ra atra­ve­sar de Tur­quía a Gre­cia bus­can da­tos en Vi­go.

| FIR­MA FO­TO: XOÁN CAR­LOS GIL

PIE DE FO SAD AS DSADSADDSTO. CoA­quam laut mag­nist laut ve­li­tat arum­qui aut la­tus, sunt in es co­rrum sunt lli­bu apie­ni­maio que co­res et re­pu­dio et dent la sed quen

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.