«Bom­bar­dear al Es­ta­do Is­lá­mi­co en Si­ria es una cau­sa jus­ta»

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - LA ENTREVISTA - Por En­ri­que Cle­men­te

FRANÇOIS HO­LLAN­DE DE­CLA­RÓ LA GUE­RRA AL ES­TA­DO IS­LÁ­MI­CO TRAS LOS ATEN­TA­DOS DE PA­RÍS Y ES­TA SEMANA HA ANUN­CIA­DO QUE LOS ALIA­DOS VAN A ACE­LE­RAR LOS BOM­BAR­DEOS CON­TRA LOS TE­RRO­RIS­TAS EN SI­RIA. ¿SER­VI­RÁN PA­RA AL­GO LOS ATA­QUES AÉ­REOS? ¿ES­TÁN JUS­TI­FI­CA­DOS? EL REPU­TADO EX­PER­TO ALEX J. BE­LLAMY DA LAS RES­PUES­TAS

Es una au­to­ri­dad mun­dial en pro­tec­ción hu­ma­ni­ta­ria, pre­ven­ción del ge­no­ci­dio, uso de la fuer­za mi­li­tar, man­te­ni­mien­to de la paz y ha acu­ña­do el tér­mino res­pon­sa­bi­li­dad de pro­te­ger. Pro­fe­sor de Es­tu­dios so­bre la Paz y el Con­flic­to de la Uni­ver­si­dad de Queens­land (Aus­tra­lia) y di­rec­tor del Cen­tro Asia-Pa­cí­fi­co pa­ra la Res­pon­sa­bi­li­dad de Pro­te­ger, Alex J. Be­llamy es au­tor de li­bros como Gue­rras jus­tas. De Ci­ce­rón a Irak (Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca) o Res­pon­sa­bi­li­dad de pro­te­ger. En es­ta en­tre­vis­ta ex­clu­si­va ana­li­za la res­pues­ta que se de­be dar al Es­ta­do Is­lá­mi­co y la si­tua­ción en Si­ria. —¿Es una gue­rra jus­ta bom­bar­dear al Es­ta­do Is­lá­mi­co en Si­ria? ¿Por qué? —Sí, yo creo que bom­bar­dear al Es­ta­do Is­lá­mi­co en Si­ria es­tá jus­ti­fi­ca­do. En pri­mer lu­gar, estamos ha­blan­do sim­ple­men­te de ex­ten­der las ope­ra­cio­nes exis­ten­tes en Irak a Si­ria, ya que el Es­ta­do Is­lá­mi­co no res­pe­ta las fron­te­ras y ha uti­li­za­do sus ba­ses en Si­ria pa­ra ata­car Irak. Hay mu­chas ra­zo­nes pa­ra pen­sar que se tra­ta de una cau­sa jus­ta: el Es­ta­do Is­lá­mi­co ha co­me­ti­do nu­me­ro­sos crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad, en­tre ellos po­si­ble­men­te ge­no­ci­dio con­tra el pue­blo ya­zi­di. Ha ma­sa­cra­do a pri­sio­ne­ros y ci­vi­les, per­pe­tra­do vio­la­cio­nes ma­si­vas y con­ver­ti­do a mi­les de mu­je­res y ni­ñas en es­cla­vas se­xua­les. No hay es­pe­ran­za de ne­go­ciar una so­lu­ción con ellos, por­que quie­ren na­da me­nos que la eli­mi­na­ción de sus enemi­gos. El bom­bar­deo tam­bién es­tá au­to­ri­za­do por el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU, que ha pe­di­do a los es­ta­dos a uti­li­zar «todos los me­dios ne­ce­sa­rios» pa­ra aca­bar con el te­rro­ris­mo del Es­ta­do Is­lá­mi­co. —¿Cuá­les de­be­rían ser los ob­je­ti­vos de los bom­bar­deos? —El ob­je­ti­vo fi­nal de­be ser la de­rro­ta del Es­ta­do Is­lá­mi­co y la ins­tau­ra­ción de go­bier­nos le­gí­ti­mos en to­do el te­rri­to­rio de Irak y Si­ria. Eso es ob­via­men­te más fá­cil en Irak que en Si­ria, pe­ro in­clu­so en Irak exi­gi­rá más re­for­mas in­ter­nas pa­ra ase­gu­rar que el go­bierno es ade­cua­da­men­te in­clu­si­vo y ple­na­men­te le­gí­ti­mo. La pre­gun­ta es cuál es la me­jor ma­ne­ra de lo­grar esos ob­je­ti­vos. ¿De­be­ría Oc­ci­den­te, por ejem­plo, en­viar fuer­zas te­rres­tres so­bre el te­rreno? Mi sen­sa­ción es que una in­ter­ven­ción a gran es­ca­la es­tá pla­ga­da de di­fi­cul­ta­des y de­be ser el úl­ti­mo re­cur­so. Mien­tras tan­to, creo que la es­tra­te­gia de bom­bar­deos tie­ne sen­ti­do. Su ob­je­ti­vo es de­gra­dar la ca­pa­ci­dad del Es­ta­do Is­lá­mi­co pa­ra ga­nar y man­te­ner te­rri­to­rio me­dian­te el de­bi­li­ta­mien­to de su ca­pa­ci­dad mi­li­tar, la re­duc­ción de su ca­pa­ci­dad fi­nan­cie­ra y la in­hi­bi­ción de su ca­pa­ci­dad pa­ra mo­ver­se en­tre ciu­da­des. Es­to per­mi­te a los gru­pos ar­ma­dos lo­ca­les lle­var la ba­ta­lla con­tra el Es­ta­do Is­lá­mi­co so­bre el te­rreno. A la lar­ga, se­ría ven­ta­jo­so que los ira­quíes y los pro­pios si­rios ga­na­ran la ba­ta­lla. Ob­via­men­te, en Si­ria la opo­si­ción mo­de­ra­da ha si­do gol­pea­da por todos la­dos y aho­ra es bas­tan­te dé­bil, pe­ro ata­car al Es­ta­do Is­lá­mi­co des­de el ai­re pue­de dar­le un res­pi­ro pa­ra re­or­ga­ni­zar­se. Pe­ro no po­de­mos ga­nar con ata­ques aé­reos por sí so­los. Los bom­bar­deos de­ben ser­vir pa­ra apo­yar a fuer­zas te­rres­tres creí­bles. Si es­to no se ma­te­ria­li­za en un pla­zo de tiem­po de­ter­mi­na­do, se­ría ne­ce­sa­rio vol­ver a eva­luar la es­tra­te­gia, como se ha­ce en to­das las gue­rras. —¿Có­mo de­be com­ba­tir Oc­ci­den­te al Es­ta­do Is­lá­mi­co y el yiha­dis­mo en ge­ne­ral? —La lu­cha con­tra el yiha­dis­mo vio­len­to de­be te­ner va­rios com­po­nen­tes. Uno de ellos es el mi­li­tar, del que he­mos ha­bla­do. Otro es el com­po­nen­te de la in­te­li­gen­cia, ya que ne­ce­si­ta­mos de­te­ner el flu­jo de com­ba­tien­tes ex­tran­je­ros ha­cia Si­ria e Irak y, no me­nos im­por­tan­te, de­te­ner a los com­ba­tien­tes que re­gre­san a Oc­ci­den­te pa­ra sem­brar las

, se­mi­llas del te­rro­ris­mo. Pe­ro te­ne­mos que ase­gu­rar­nos de que es­tos ele­men­tos de se­gu­ri­dad no exa­cer­ben las ten­sio­nes o mar­gi­nen a otros. Es­to se con­si­gue ga­ran­ti­zan­do que nues­tras prác­ti­cas se mantienen de lleno den­tro de la ley y que los de­re­chos hu­ma­nos fun­da­men­ta­les es­tán pro­te­gi­dos. Tam­bién te­ne­mos que pro­te­ger­nos con­tra el dis­cur­so del odio. Otro com­po­nen­te im­por­tan­te es la pre­ven­ción, que ne­ce­si­ta­mos pa­ra ayu­dar a las co­mu­ni­da­des a pre­ve­nir la ra­di­ca­li­za­ción me­dian­te el fo­men­to de la in­te­gra­ción, el apo­yo a la edu­ca­ción y ha­cien­do fren­te a las cau­sas fun­da­men­ta­les de la vio­len­cia ex­tre­mis­ta. —¿Exis­te una so­lu­ción po­lí­ti­ca? —Creo que el Es­ta­do Is­lá­mi­co ten­drá que ser de­rro­ta­do mi­li­tar­men­te. Es una or­ga­ni­za­ción ex­tre­mis­ta vio­len­ta cu­ya ideo­lo­gía y am­bi­cio­nes po­lí­ti­cas son tan ex­tre­mas que es di­fí­cil ver có­mo se pue­de ne­go­ciar con ellos. Di­cho es­to, la re­for­ma po­lí­ti­ca en Irak, que ya ha co­men­za­do, es muy ne­ce­sa­ria. Irak ne­ce­si­ta un go­bierno in­clu­si­vo de todos los ira­quíes y un Es­ta­do que pro­te­ja los de­re­chos de todos, su­níes, chiíes y kur­dos. Ob­via­men­te, so­lo una so­lu­ción po­lí­ti­ca ter­mi­na­rá con el su­fri­mien­to en Si­ria. Se es­tá avan­zan­do en es­ta vía en Vie­na, pe­ro creo que estamos muy le­jos de lle­gar a una so­lu­ción. En úl­ti­ma ins­tan­cia, sin em­bar­go, in­de­pen­dien­te­men­te de cuán­to tiem­po du­re la gue­rra y de cuán­tas per­so­nas mue­ran al­gún día ha­brá que sen­tar­se a ne­go­ciar y de­fi­nir una fu­tu­ra Si­ria. Al igual que Irak, cual­quier go­bierno fu­tu­ro de­be ser in­clu­si­vo, de­mo­crá­ti­co y ga­ran­ti­zar los de­re­chos bá­si­cos de todos. —¿Có­mo de­be­rían ac­tuar las gran­des po­ten­cias pa­ra bus­car una so­lu­ción a la gue­rra de Si­ria? —En pri­mer lu­gar de­ben en­con­trar un te­rreno co­mún. So­lo cuan­do la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal ha­ble como una so­la voz los gru­pos ar­ma­dos so­bre el te­rreno le pres­ta­rán aten­ción. Una de las co­sas que han im­pul­sa­do el con­flic­to ha si­do la res­pues­ta di­vi­di­da de las gran­des po­ten­cias. Es una tris­te reali­dad que ca­da uno de los prin­ci­pa­les gru­pos ar­ma­dos en Si­ria, in­clu­yen­do el Go­bierno, tie­ne un par­ti­da­rio ex­te­rior que le pro­por­cio­na ar­mas y di­ne­ro. Es como echar ga­so­li­na al fue­go. Es­to tie­ne que pa­rar. Te­ne­mos que po­nér­se­lo más di­fí­cil a las par­tes que com­ba­ten. Eso de­be­ría sig­ni­fi­car en pri­mer lu­gar la im­po­si­ción de un em­bar­go de ar­mas y en se­gun­do lu­gar la re­mi­sión de la si­tua­ción a la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal pa­ra que los res­pon­sa­bles de atro­ci­da­des te­rri­bles rin­dan cuen­tas. Es­tas dos me­di­das ha­rían un po­co más di­fí­cil que las par­tes co­me­tan atro­ci­da­des, pe­ro re­quie­re una po­si­ción co­mún de las gran­des po­ten­cias que has­ta aho­ra no tie­nen. —¿La so­lu­ción de­be pa­sar ne­ce­sa­ria­men­te por la mar­cha del pre­si­den­te Bas­har al As­sad? —As­sad tie­ne que desem­pe­ñar un

«De­be­mos ga­ran­ti­zar la pro­tec­ción de los de­re­chos hu­ma­nos fun­da­men­ta­les y tam­bién pro­te­ger­nos con­tra

el dis­cur­so del odio» «Nos preo­cu­pa­mos con razón por la sus­pen­sión de al­gu­nas li­ber­ta­des pa­ra com­ba­tir el te­rro­ris­mo, pe­ro a ve­ces es ne­ce­sa­rio»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.