Gue­rra al fun­cio­na­rio va­go en Ita­lia

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - ACTUALIDAD - Por Ma­ría Signo Ro­ma. Co­rres­pon­sal

TRAS LOS ES­CÁN­DA­LOS DES­TA­PA­DOS EN VA­RIAS INS­TI­TU­CIO­NES PÚ­BLI­CAS EN LAS QUE LOS TRA­BA­JA­DO­RES FI­CHA­BAN Y SE IBAN, EL GO­BIERNO APRUE­BA EL DES­PI­DO EX­PRÉS EN LOS CA­SOS DE AU­SEN­CIAS IN­JUS­TI­FI­CA­DAS

La ima­gen de Al­ber­to Mu­ra­glia, el po­li­cía mu­ni­ci­pal de San­re­mo que fi­cha­ba so­lo ves­ti­do con una ca­mi­se­ta y unos cal­zon­ci­llos, que­da­rá como sím­bo­lo del ab­sen­tis­mo la­bo­ral in­jus­ti­fi­ca­do con­tra el que aho­ra el pre­si­den­te del go­bierno, Mat­teo Ren­zi, ha lan­za­do to­da su ar­ti­lle­ría. El de­cre­to le­gis­la­ti­vo apro­ba­do por el Con­se­jo de Mi­nis­tros la pa­sa­da semana que es­ta­ble­ce que el fun­cio­na­rio que no acu­da a su pues­to de tra­ba­jo in­jus­ti­fi­ca­da­men­te po­drá ser des­pe­di­do en tan so­lo 48 ho­ras, es con­se­cuen­cia de los di­ver­sos es­cán­da­los que han ocu­pa­do las por­ta­das de todos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ita­lia­nos en los úl­ti­mos me­ses.

La re­da­da de oc­tu­bre en el ayun­ta­mien­to de San­re­mo cuan­do fue­ron arres­ta­das 35 per­so­nas, 7 obli­ga­das a pre­sen­tar­se a la po­li­cía y otras 70 in­ves­ti­ga­das, se ha co­bra­do las pri­me­ras 4 víc­ti­mas que ya han si­do des­pe­di­das. Los arres­tos fue­ron la con­se­cuen­cia de dos años de in­ves­ti­ga­ción por par­te de la Guar­dia de Fi­nan­za que pu­so va­rias cá­ma­ras ocul­tas pa­ra fil­mar a los fun­cio­na­rios fan­nu­llo­ni (hol­ga­za­nes) que han he­cho de to­do pa­ra jus­ti­fi­car lo in­jus­ti­fi­ca­ble, como se lee en uno de los ex­pe­dien­tes de ex­pul­sión: «ha­cía­mos otras co­sas por­que ha­bía po­co tra­ba­jo», con­fie­sa Clau­dio Cas­tag­na, em­plea­do en la ofi­ci­na de no­ti­fi­ca­cio­nes, pa­ra jus­ti­fi­car su au­sen­cia en el pues­to de tra­ba­jo. Pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res el prin­ci­pal res­pon­sa­ble era el pro­pio je­fe del de­par­ta­men­to, Marco Nor­ber­ti, que «re­co­men­da­ba a los em­plea­dos no apa­re­cer por la ofi­ci­na pa­ra no dar en ojo del po­co tra­ba­jo que te­nían».

El po­li­cía Mu­ra­glia, que tam­bién ha si­do des­pe­di­do, se ex­cu­só por su atuen­do «in­for­mal» di­cien­do que, como su vi­vien­da es­tá en­ci­ma del mer­ca­do que te­nía que vi­gi­lar, ha­bía ve­ces que se le ol­vi­da­ba fi­char a la sa­li­da y así «pa­ra no te­ner que ves­tir­me de nue­vo, al­gu­na vez ba­jé en pi­ja­ma». Ade­más, y eso no lo di­ce a la Guar­dia de Fi­nan­za que in­ves­ti­gó el ca­so, otras ve­ces man­da­ba a tim­brar a su mu­jer, ves­ti­da tam­bién en ba­ta de ca­sa, o a su hi­ja me­nor de edad que, pa­ra no equi­vo­car­se, pa­sa­ba la tar­je­ta has­ta do­ce ve­ces se­gui­das. Otros fun­cio­na­rios del ayun­ta­mien­to de­di­ca­ban sus ho­ras de tra­ba­jo a las más va­ria­das ac­ti­vi­da­des como a na­ve­gar en ca­noa, no ocul­tán­do­se a na­die ya que las fo­tos apa­re­cen en su pá­gi­na de Fa­ce­boock, a pa­sear al pe­rro o a ha­cer com­pras por los su­per­mer­ca­dos de la ciu­dad a bor­do de una Ves­pa de ser­vi­cio. Muy pa­re­ci­do era lo que ocu­rría en­tre los em­plea­dos del Mu­seo Na­zio­na­le delle ar­ti e delle tra­di­zio­ni po­pu­la­ri en el ba­rrio ro­mano del EUR. Una de­nun­cia abrió una in­ves­ti­ga­ción de los Ca­ra­bi­nie­ri que pri­me­ro fil­ma­ron a los fun­cio­na­rios que tim­bra­ban y aban­do­na­ban el mu­seo, y des­pués los si­guie­ron pa­ra fo­to­gra­fiar­los en di­ver­sas ocu­pa­cio­nes. En las imá­ge­nes que se die­ron a co­no­cer el pa­sa­do 9 de enero, se ve como uno de los tra­ba­ja­do­res del mu­seo se va a una ofi­ci­na de apues­tas mien­tras su co­le­ga pa­sa las ho­ras de tra­ba­jo en la fru­te­ría del ma­ri­do ayu­dán­do­lo a ser­vir a los clien­tes. La prác­ti­ca más di­fun­di­da en­tre los tra­ba­ja­do­res era la de tim­brar por los com­pa­ñe­ros au­sen­tes.

Son si­tua­cio­nes que con­fir­man la ex­ten­sión de un problema que ya an­tes de Ren­zi in­ten­tó com­ba­tir el go­bierno de Sil­vio Ber­lus­co­ni en 2008, obli­gan­do in­clu­so a pre­sen­tar un cer­ti­fi­ca­do mé­di­co des­de el pri­mer día de en­fer­me­dad, y es­ta­ble­cien­do ya la po­si­bi­li­dad de sus­pen­der in­me­dia­ta­men­te de em­pleo al fun­cio­na­rio ab­sen­tis­ta. Es a es­te de­cre­to al que alu­den los sin­di­ca­tos que acu­san a Ren­zi de «elec­to­ra­lis­mo» cuan­do anun­cia que agi­li­za­rá el des­pi­do. Di­cen que lo que en reali­dad fal­ta es la vo­lun­tad de los res­pon­sa­bles de los de­par­ta­men­tos de abrir in­ves­ti­ga­cio­nes y cas­ti­gar a los em­plea­dos hol­ga­za­nes. Las ci­fras ha­blan de más de sie­te mil ex­pe­dien­tes abier­tos el pa­sa­do año, de los que 200 tu­vie­ron como re­sul­ta­do el des­pi­do del fun­cio­na­rio, aunque de ellos so­lo la mi­tad a cau­sa del ab­sen­tis­mo la­bo­ral. Un frau­de que cos­tó al es­ta­do 11.189 mi­llo­nes de eu­ros en 2014.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.